MV Agusta F4 LH44 la mo­to sú­per de­por­ti­va de Le­wis Ha­mil­ton.

Tam­bién las dos rue­das se­du­cen las in­quie­tu­des de ve­lo­ci­dad de Le­wis Ha­mil­ton. Por eso, es­ta ver­sión especial lle­va sus ini­cia­les y el nú­me­ro del au­to con el que com­pi­te en la F1.

Break - - Break Fast - Por Wal­ter Tog­ne­ri *

La úl­ti­ma par­te del Si­glo XIX y la pri­me­ra del XX fue­ron épo­cas de pleno desa­rro­llo pa­ra la in­dus­tria de los mo­to­res. Va­rias com­pa­ñías, que se afian­za­ban en­fo­ca­das en los au­to­mó­vi­les, abrie­ron el jue­go y se vol­ca­ron tam­bién a la pro­duc­ción de pro­pul­so­res pa­ra avio­nes. En Ale­ma­nia, BMW hi­zo pun­ta, mien­tras que en Gran Bre­ta­ña Rolls-roy­ce tam­bién se aven­tu­ra­ba por ese ca­mino. Y en Ita­lia fue Agusta la que se ocu­pó de ini­ciar la pro­duc­ción ae­ro­náu­ti­ca a par­tir de 1907 cuan­do Gio­va­ni Agusta fun­dó la com­pa­ñía que lle­va su nom­bre en Cas­ci­na Cos­ta, pe­que­ña lo­ca­li­dad de la re­gión de Lom­bar­día.

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue cla­ve pa­ra el desa­rro­llo de la com­pa­ñía. Agusta fue pro­vee­dor de la Avia­ción de Gue­rra ita­lia­na, con­si­de­ra­do uno de los pri­me­ros cuer­pos de su ti­po de la his­to­ria, ini­cian­do su ac­ti­vi­dad en 1911 du­ran­te la gue­rra ita­lo-tur­ca.

Pe­ro fue en 1927 cuan­do la pa­la­bra mo­to­ci­cle­ta in­gre­sa en la his­to­ria de es­ta mar­ca ita­lia­na. Tras la muer­te de su fun­da­dor en ese año, los he­re­de­ros de­ci­den di­ver­si­fi­car la ac­ti­vi­dad e in­cor­po­rar la pro­duc­ción de mo­tos, pen­san­do en sal­var a la em­pre­sa de la cri­sis que azo­ta­ba al país, se­gu­ra­men­te sin sa­ber que, con los años, sus mo­de­los se trans­for­ma­rían en si­nó­ni­mo de ca­li­dad y al­tas pres­ta­cio­nes.

La Se­gun­da Gue­rra Mun­dial in­te­rrum­pió el tra­ba­jo de la com­pa­ñía. En 1943 Cas­ci­na Cos­ta fue ocu­pa­da por el ejér­ci­to ale­mán, si­tua­ción que em­pu­jó a Do­me­ni­co Agusta (hi­jo del fun­da­dor) a crear Mec­ca­ni­ca Verg­he­ra, em­pre­sa que se de­di­ca­rá ex­clu­si­va­men­te a las dos rue­das y cu­yas ini­cia­les for­ma­rán par­te del nom­bre que se trans­for­ma­ría en mi­to.

Los resultados de­por­ti­vos con­se­gui­dos por MV Agusta a par­tir de 1945 fue­ron la ba­se que la lle­vó a la fa­ma y los que afian­za­ron su re­nom­bre. Pa­ra­le­la­men­te, los desa­rro­llos me­cá­ni­cos ori­gi­na­les y de avan­za­da que la com­pa­ñía fue crean­do re­for­za­ron los éxi­tos

de­por­ti­vos y la ubi­ca­ron co­mo cla­ro re­fe­ren­te en el universo de las dos rue­das. Sin em­bar­go, al­gu­nos al­ti­ba­jos eco­nó­mi­cos sa­cu­die­ron su des­tino y la em­pre­sa fun­da­da por el con­de Agusta fue ad­qui­ri­da en di­fe­ren­tes épo­cas por otras em­pre­sas de gran pres­ti­gio en el ám­bi­to de­por­ti­vo. Así, MV Agusta es­tu­vo en ma­nos de Ca­gi­va (otros de los gran­des re­fe­ren­tes del mo­to­ci­clis­mo de­por­ti­vo) y de Mer­ce­des-amg, la di­vi­sión que se ocu­pa de los mo­de­los de com­pe­ti­ción de la ter­mi­nal ale­ma­na, en­tre ellos los de Fór­mu­la 1, tre­men­do ca­pri­cho del des­tino pa­ra una mar­ca que, por ca­li­dad y pres­ta­cio­nes es con­si­de­ra­da co­mo la Fe­rra­ri de las mo­tos.

En ma­nos de Le­wis

La re­la­ción en­tre Mer­ce­des-amg y MV Agusta lle­gó a su fin en 2017 cuan­do la ca­sa ita­lia­na re­cu­pe­ró el 25 por cien­to de sus ac­cio­nes que es­ta­ban en ma­nos de la ale­ma­na. Sin em­bar­go, to­da­vía sub­ya­ce una especial re­la­ción en­tre MV Agusta y Mer­ce­des-amg de la que son protagonistas los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes de ca­da com­pa­ñía: la F4, la mo­to más po­ten­te de la ca­sa de Cas­ci­na Cos­ta (215 CV) y Le­wis Ha­mil­ton, pi­lo­to bri­tá­ni­co, cua­tro ve­ces cam­peón mun­dial de F1 y ac­tual de­fen­sor de la co­ro­na. En­tre am­bos na­ció la MV Agusta F4 LH44.

Se tra­ta de un pro­duc­to desa­rro­lla­do con la más al­ta tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble en el mo­to­ci­clis­mo, pe­ro pa­ra ser uti­li­za­da tam­bién en el ám­bi­to ur­bano. To­ma co­mo ba­se la F4, es de­cir que dis­po­ne de cua­dro fa­bri­ca­do con ace­ro al cro­mo-mo­lib­deno so­bre el que se ha ins­ta­la­do una ca­rro­ce­ría de fi­bra de car­bono

MV AGUSTA HA LO­GRA­DO TAL NI­VEL DE CA­LI­DAD Y AL­TAS PRES­TA­CIO­NES QUE SEHA GA­NA­DO EL MO­TE DE “LA FE­RRA­RI DE LAS MO­TOS”.

y plás­ti­cos es­pe­cia­les, cu­yo di­se­ño es­tá per­so­na­li­za­do con detalles es­pe­cí­fi­cos apli­ca­dos por su­ge­ren­cia del pi­lo­to in­glés. En­tre otros ele­men­tos su­ma un kit de­por­ti­vo con la sa­li­da de es­ca­pe de ti­ta­nio, asien­to del pa­sa­je­ro de fi­bra de car­bono, car­ca­za de re­tro­vi­so­res de alu­mi­nio anodi­za­do y una fun­da pa­ra pro­te­ger la mo­to per­so­na­li­za­da.

El mo­tor es una de las cla­ves de es­te mo­de­lo. Em­plea un pro­pul­sor de cua­tro ci­lin­dros (de cua­tro tiem­pos), de 998 cm3, con do­ble ár­bol de le­vas a la ca­be­za y 16 vál­vu­las, con un desa­rro­llo es­pe­cí­fi­co en el que apa­re­cen, ci­güe­ñal, pis­to­nes y bie­las ali­via­na­dos, ta­pa de ci­lin­dros con nue­vos con­duc­tos de ad­mi­sión, ta­pas de mo­tor de mag­ne­sio, y tor­ni­llos y an­cla­jes de ti­ta­nio, detalles que le per­mi­ten ge­ne­rar 215 CV de po­ten­cia a 13.600 rpm y así im­pul­sar los 175 kg de pe­so de la F4 has­ta al­can­zar los 302 km/h. Va­le acla­rar que es­ta ve­lo­ci­dad es la de­cla­ra­da por el fa­bri­can­te co­mo resultados de prue­bas en pis­ta, ya que es de su­po­ner que, da­da la re­la­ción pe­so/po­ten­cia (1,25 CV por ca­da kg), esa mar­ca má­xi­ma po­dría ser ma­yor. Lle­van el par has­ta el pi­so neu­má­ti­cos es­pe­cia­les ( Pirelli Dia­blo Su­per­cor­sa) en me­di­da 120/70 ZR ade­lan­te y 200/55 ZR 17, atrás, calzadas en llan­tas for­ja­das de alea­ción de alu­mi­nio en la que tam­bién van an­cla­dos los fre­nos a dis­co, (do­ble el de­lan­te­ro), asis­ti­dos por ABS. La sus­pen­sión de­lan­te­ra es­tá a car­go de una hor­qui­lla hi­dráu­li­ca Öh­lins re­gu­la­ble en ex­ten­sión y com­pre­sión y la tra­se­ra, con un bas­cu­lan­te mo­no­bra­zo tam­bién ajus­ta­ble.

Ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas de­fi­nen un pro­duc­to úni­co, una pie­za de co­lec­ción que, sin du­da, es­tá a la al­tu­ra del gran cam­peón in­glés de F1. Pro­ba­ble­men­te “la úni­ca Fe­rra­ri” que le da sa­tis­fac­cio­nes. ❖

El asien­to del pa­sa­je­ro es­tá re­for­za­do con bra de car­bono. Tan­to los fre­nos de­lan­te­ros co­mo los tra­se­ros (con ABS) u li­zan cá­li­per de cua­tro pis­to­nes. El ta­ble­ro es di­gi­tal y la ta­pa del tan­que de com­bus ble, de­por va.

El desem­pe­ño en la pis­ta es una de las gran­des cua­li­da­des de la F4. Es­ta ver­sión, con mo­tor ajus­ta­do se­gún es­pe­ci ca­cio­nes ex­clu­si­vas, al­can­za los 302 km/h.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.