Phi­lip­pe Starck, el per l de uno de los di­se­ña­do­res in­dus­tria­les más im­por­tan­tes del mun­do.

AMBIENTADOR, AR­QUI­TEC­TO, PINTOR, CE­LE­BRITY, AR­TIS­TA.. TO­DO ESO DE­FI­NE A UNO DE LOS CREA­DO­RES MÁS ORI­GI­NA­LES DE SU GE­NE­RA­CIÓN.

Break - - Break Fast -

De muy chi­co te­nía pa­sión por los avio­nes, los que du­ran­te dé­ca­das gra­cias a su tra­ba­jo se trans­for­ma­ron prác­ti­ca­men­te en su se­gun­do ho­gar. Su pa­dre, en Pa­rís, di­se­ña­ba es­tas enor­mes má­qui­nas y él se crió en han­ga­res y gal­po­nes de pro­duc­ción. Con­fie­sa que de ahí sa­có su es­pí­ri­tu in­no­va­dor e ima­gi­na­ti­vo pa­ra co­men­zar a crear. Na­ció en la ca­pi­tal fran­ce­sa un 18 de enero de 1949 y a los 19 años -y sin ha­ber­se re­ci­bi­do- fun­dó su pri­me­ra em­pre­sa lla­ma­da Starck Pro­dut. Al año si­guien­te en­tró a tra­ba­jar na­da más y na­da me­nos que al equi­po crea­ti­vo de la fir­ma Pierre Car­din. Unos me­ses des­pués fue ele­gi­do pa­ra re­crear los nue­vos de­par­ta­men­tos gu­ber­na­men­ta­les del otro­ra pre­si­den­te Fra­nçoi­se Mit­te­rrand y a par­tir de ese mo­men­to se lo em­pe­zó a co­no­cer co­mo al pre­cur­sor del di­se­ño emo­cio­nal. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­te concepto? To­das las obras re­mi­ten di­rec­ta­men­te a las emo­cio­nes de las per­so­nas, ex­pre­san sen­ti­mien­tos di­rec­tos y se con­cen­tran más que na­da en la be­lle­za y la fun­cio­na­li­dad. Con es­te es­pí­ri­tu de li­ber­tad, de­ci­dió abrir su es­pec­tro ha­cia mon­to­nes de ru­bros co­mo la per­fu­me­ría, mue­ble­ría, ac­ce­so­rios de mo­da, pá­gi­nas web, ofi­ci­nas y edi­fi­cios a gran es­ca­la. Se ani­mó a abrir lo­ca­les noc­tur­nos y has­ta di­se­ñar bi­ci­cle­tas con su in­con­fun­di­ble im­pron­ta ele­gan­te y fan­ta­sio­sa. A fi­na­les de los años 90 la ca­de­na de ho­te­les Ian Schra­ger lo con­tra­tó y se trans­for­mó en uno de los de­co­ra­do­res de in­te­rio­res más bus­ca­dos del mun­do. Tal es así que fue el en­car­ga­do de dar­le ese to­que tan sin­gu­lar al ho­tel Fae­na de Bue­nos Ai­res y al que se inau­gu­ró el año pa­sa­do en Mia­mi Beach. En­tre los ob­je­tos más des­ta­ca­dos de su pro­duc­ción se en­cuen­tran la si­lla Cos­tes, el ex­pri­mi­dor Juicy Sa­lif y la an­tor­cha olím­pi­ca de los Jue­gos de in­vierno. Su país lo ga­lar­do­nó en va­rias oca­sio­nes co­mo Co­men­da­dor de las Ar­tes y las Le­tras y con la Legión de Ho­nor. “Só­lo soy un ti­po que in­ten­ta me­re­cer exis­tir y que tie­ne una en­fer­me­dad lla­ma­da crea­ti­vi­dad. Por­que a mi ni­vel, y por mi vo­lu­men de tra­ba­jo, creo que se po­dría ca­li­fi­car co­mo en­fer­me­dad mental”, co­men­tó al­gu­na vez acer­ca de su ver­sa­ti­li­dad y es­pí­ri­tu de wor­koho­lic. Tan ecléc­ti­co es Phi­lip­pe que hoy a los 69 años vi­ve su cuar­to ma­tri­mo­nio. Es­tá ca­sa­do con la ar­tis­ta Jas­mi­ne Ab­de­lla­tif, con quien re­si­de en For­men­te­ra (Es­pa­ña). Ade­más es pa­dre de 5 hi­jos, el úl­ti­mo lo tu­vo con su ac­tual es­po­sa. Se­gún cuen­ta se le­van­tan re­li­gio­sa­men­te a las 7 de la ma­ña­na y tra­ba­jan has­ta las 17, con una ho­ra de sies­ta al me­dio­día que por na­da en el mun­do sal­tean. Por te­ner tan­to tra­ba­jo, con­fie­sa que prac­ti­ca­men­te no sa­le y de­bi­do a eso se cons­tru­yó una ca­sa enor­me pa­ra po­der dis­fru­tar­la al má­xi­mo. “No quie­ro es­tar más de va­ca­cio­nes, ya que via­jé mu­cho en mi vi­da. Mu­cho más de lo que hu­bie­ra ima­gi­na­do mi papá. Mi gran pla­cer hoy es es­tar en mi ca­sa y ver el mar. Así pien­so ter­mi­nar mis días”, sen­ten­cia. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.