Es­ti­los y mue­bles que vie­nen se­gún In­dia Mah­da­vi, la de­co­ra­do­ra más im­por­tan­te del mun­do, en su pa­so por Bue­nos Ai­res.

In­dia Mah­da­vi es la di­se­ña­do­ra y de­co­ra­do­ra más im­por­tan­te del mun­do. La fran­ce­sa vi­si­tó Bue­nos Ai­res y ha­bló de su pa­sión por los di­bu­jos ani­ma­dos y có­mo la mul­tit­cul­tu­ra­li­dad que lle­va en su san­gre in­va­de to­dos los as­pec­tos de su vi­da.

Break - - FAST -

Ape­sar de ha­ber via­ja­do y tra­ba­ja­do -y de­ja­do su le­ga­do, por su­pues­to- en mu­chí­si­mos rin­co­nes del mun­do, es­ta es la pri­me­ra vez que vi­si­ta Bue­nos Ai­res. Po­co co­no­ce de la cul­tu­ra ar­gen­ti­na, so­la­men­te a los ar­tis­tas Luis La­pla­ce y a Ri­car­do Paz, quie­nes la im­pre­sio­na­ron la pri­me­ra vez que co­no­ció sus obras. “Vi­ne a en­ten­der có­mo es la es­ce­na del ar­te, di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra en es­te país. Es­te es sin du­das un via­je de apren­di­za­je. Us­te­des tie­nen una na­ción muy ex­ten­sa y eso me ge­ne­ra cu­rio­si­dad, la es­pa­cia­li­dad per­mi­te pen­sar en gran­de y no te­ner lí­mi­tes”, cuen­ta In­dia Mah­da­vi, la ar­qui­tec­ta que es­te año se lle­vó el pre­mio a la me­jor di­se­ña­do­ra The De­sign Pri­ze 2018 en Mi­lán, Ita­lia, re­ci­bió por par­te del go­bierno de Fran­cia la Or­den del Ar­te y las Le­tras y re­di­se­ñó el res­tau­ran­te más “ins­ta­gra­mea­do” del mun­do: The Ga­llery en Lon­dres. Si bien es hi­ja de ira­níes y egip­cios, na­ció y vi­vió to­da su vi­da en la cam­pi­ña fran­ce­sa. Es­tu­dió Ar­qui­tec­tu­ra en Pa­rís y lue­go Di­se­ño In­dus­trial, Di­se­ño Grá­fi­co y de mue­bles en Nue­va York. A pe­sar de esa elec­ción de vi­da con­fie­sa que siem­pre qui­so ser di­rec­to­ra de ci­ne. “Cuan­do yo era jo­ven no ha­bía en Pa­rís una es­cue­la de fá­cil ac­ce­so, en­ton­ces de­ci­dí ins­cri­bir­me en Ar­qui­tec­tu­ra por­que creo que los ar­qui­tec­tos so­mos bue­nos ci­neas­tas”, ex­pli­ca y aco­ta in­me­dia­ta­men­te en­tre ri­sas: “Soñaba con di­se­ñar sets pa­ra gran­des pe­lí­cu­las co­mo Ja­mes Bond, pe­ro lue­go me di cuen­ta que en Fran­cia no se ha­cen esas sú­per pro­duc­cio­nes, sino que el hin­ca­pié es­tá siem­pre pues­to en la his­to­ria y los per­so­na­jes. A pe­sar de esa desilusión sien­to que mi ma­ne­ra de tra­ba­jar es muy si­mi­lar a la de un di­rec­tor: creo es­pa­cios pa­ra que sean vi­vi­dos, en­ton­ces cuan­do me los ima­gino

ar­mo per­so­na­jes e ins­pi­ra­da por ellos y su for­ma de vi­da pon­go ma­nos a la obra. Creo y cuen­to mi pro­pia his­to­ria en ca­da obra que em­pren­do”.

In­dia -que vino al país pa­ra dar una char­la y pre­sen­ciar el en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal de di­se­ño or­ga­ni­za­do por DA­RA ( Di­se­ña­do­res de In­te­rio­res Ar­gen­ti­nos Aso­cia­dos)- ha­ce obras de gran am­pli­tud co­mo res­tau­ran­tes, ho­te­les y lo­ca­les, pe­ro tam­bién pe­que­ñas pie­zas co­mo lám­pa­ras, al­go de jo­ye­ría y cáp­su­las Nes­pres­so ( lan­za una lí­nea in­ter­ve­ni­da por ella a fin de es­te año). En­tre lo más des­ta­ca­do que lle­vó a ca­bo en es­te úl­ti­mo tiem­po es­tán: va­rias su­cur­sa­les de fir­mas co­mo Red Va­len­tino, Louis Vuit­ton, Guer­lain y Givenchy, la re­no­va­ción de la tra­di­cio­nal con­fi­te­ría La­du­rée en Los An­ge­les y ho­te­les y re­si­den­cias co­mo APT en Nue­va York, Ca­fé Ger­main en Pa­rís y The Cla­rid­ge´s en Lon­dres. Ella re­su­me su es­ti­lo en tres pa­la­bras: co­lo­ri­do, ale­gre y pop. Y, por su­pues­to no se equi­vo­ca, ya que los to­nos vi­bran­tes y la mez­cla de los mis­mos di­cen pre­sen­te en ca­da una de sus obras. “Los co­lo­res sig­ni­fi­can dos co­sas pa­ra mí: pri­me­ro me dan ale­gría y traen fe­li­ci­dad a los am­bien­tes. Por otro la­do, mi ori­gen mul­ti­cul­tu­ral me exi­ge ver siem­pre el sol -por­que es mi ho­gar es­té en dón­de es­té- y los co­lo­res me lo traen y otor­gan la ener­gía que ne­ce­si­to pa­ra ins­pi­rar­me. Cre­cí en los Es­ta­dos Uni­dos a mi­tad de los años 60 y ten­go mis re­cuer­do en tech­ni­co­lor, mi­ra­ba di­bu­ji­tos ani­ma­dos co­mo Bugs Bunny... y eso es fan­tás­ti­co, ale­gre. Siem­pre que­re­mos vol­ver a la in­fan­cia por lo me­nos des­de lo emo­cio­nal”, afir­ma. Co­mo cual­quier ar­tis­ta apa­sio­na­do por su tra­ba­jo Mah­da­vi cuen­ta que no pue­do se­pa­rar su tra­ba­jo del tiem­po li­bre. Y fiel a su es­pí­ri­tu ale­gre de­ta­lla que apar­te via­jar, leer y ver mu­cho ci­ne le en­can­ta ha­cer en­cuen­tros en su ca­sa. “Co­mo no le ten­go mie­do a los co­lo­res, tam­po­co le te­mo a la mez­cla. El mix and match es lo mío. Cuan­do in­vi­to gen­te a co­mer pro­cu­ro que los co­men­sa­les no sean del mis­mo ru­bro ni na­cio­na­li­dad ni edad. Me abu­rro sino. Es­tar en un am­bien­te di­fe­ren­te y ecléc­ti­co me di­vier­te”, con­fie­sa quien tra­ba­ja en su es­tu­dio en Pa­rís con un equi­po de más de 15 na­cio­na­li­da­des. “Creo que ro­dear­se de gen­te di­ver­sa y nun­ca per­der la cu­rio­si­dad por lo que es­tá su­ce­dien­do en el mun­do son las claves pa­ra es­tar siem­pre ac­tua­li­za­do y con ga­nas de ex­plo­rar y tra­ba­jar. Ese es mi gran con­se­jo pa­ra al­guien que ten­ga ga­nas de crear”, fi­na­li­za. ❖

Por Fer­nan­do Go­mez Dos­se­na. Fo­tos: gen­ti­le­za Da­ra - Ce­doc Per­fil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.