Ri­car­do Alfieri (h), el con­ti­nua­dor de una di­nas­tía que lle­vó a lo más al­to la fo­to­gra­fía de­por­ti­va. Imá­ge­nes y anéc­do­tas.

“A LA FO­TO TE­NÉS QUE VER­LA AN­TES DE SA­CAR­LA”

Break - - FAST - Por Ja­vier Ma­nes. Cu­ra­dor: Car­los Al­do Lung­hi.

He­re­de­ro de un ape­lli­do que es si­nó­ni­mo de pres­ti­gio, ver­da­de­ra mar­ca re­gis­tra­da de la fo­to­gra­fía de­por­ti­va. Des­de las cla­ses ma­gis­tra­les arri­ba de un co­lec­ti­vo has­ta hoy cuan­do, a los 68 años, de­ci­dió cam­biar vér­ti­go por cal­ma. Los me­jo­res pa­sa­ron por su cá­ma­ra.

Fi­nes de los ’50. Sa­lom y Ca­li­for­nia. Ba­rra­cas. Ba­rrio con cla­se. Pe­ro más me­dia ba­ja que me­dia al­ta. Lu­gar don­de la aus­te­ri­dad en­cuen­tra su me­jor de­fi­ni­ción. Ca­sa cho­ri­zo con ba­ño com­par­ti­do. Va­ca­cio­nes que cam­bian el mar por una pe­lo­ta en la ve­re­da. Y en la puer­ta, Ri­car­do cree que es un ju­ga­dor de In­de­pen­dien­te. Es hi­jo de otro Ri­car­do, aquel que fue­ra uno de los me­jo­res fo­tó­gra­fos del pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo ar­gen­tino. Pe­ro él to­da­vía no lo sa­be. To­da­vía fal­tan ape­nas unos años pa­ra to­mar con­cien­cia de quién es aquel hom­bre que le agre­gó una hache en­tre pa­rén­te­sis a su nom­bre pa­ra siem­pre. Una ma­ne­ra de dis­tin­guir ca­li­da­des de­trás de un click.

Ri­car­do Alfieri ( h), cuen­ta. Con de­ta­lle y co­lor. Co­mo si ca­da una de sus fra­ses fue­ra una fo­to. “Ten­dría unos 8 años cuan­do mi pa­dre co­men­zó a lle­var­me a al­gu­nas de las no­tas que ha­cía pa­ra la Edi­to­rial Atlán­ti­da. Así co­no­cí a Ga­ti­ca, a Luis San­dri­ni, que te­nía una pis­ci­na es­pec­ta­cu­lar. Yo la mi­ra­ba, la mi­ra­ba… has­ta que San­dri­ni me di­jo que me me­tie­ra. Lo hi­ce en cal­zon­ci­llos por­que no te­nía ma­lla. Así co­no­cí lo que era una pi­le­ta de na­ta­ción.”

Su co­ra­zón, des­de siem­pre Ro­jo, com­pi­tió con su ca­rre­ra co­mo mar­ca­dor cen­tral pu­ra­men­te ra­cin­guis­ta. Com­pa­ñe­ro de fu­tu­ros cracks co­mo Juan Do­min­go Roc­chia y Os­val­do Ba­to­clet­ti, su­ma­do al he­cho de que la ima­gen que con­se­guía en el Joa­quín V. Gon­zá­lez de Mon­tes de Oca y Aus­tra­lia era ape­nas se­pia, lo guia­ron ha­cia su des­tino ca­si es­cri­to: la fo­to­gra­fía.

“Se­guía en el co­le­gio, pe­ro al mis­mo tiem­po mi pa­pá con­si­guió que me de­ja­ran ha­cer un en­tre­na­mien­to fo­to- grá­fi­co en Atlán­ti­da. Em­pe­cé en el la­bo­ra­to­rio re­ve­lan­do blan­co y ne­gro. Es­ta­ba al la­do de los me­jo­res fo­tó­gra­fos del país. Era apren­der, apren­der, apren­der. Es­ta­ba en el Har­vard de la fo­to­gra­fía”.

La pri­me­ra fo­to re­sul­tó ser la de la vi­si­ta de un co­le­gio a la edi­to­rial. Pe­ro des­pués fue el fút­bol el que lo re­ci­bió en las can­chas nue­va­men­te, cla­ro que con pan­ta­lo­nes lar­gos y una cá­ma­ra por ojos. “En­ton­ces los par­ti­dos no se te­le­vi­sa­ban y no que­da­ba más al­ter­na­ti­va que es­cu­char los re­la­tos del Gor­do Mu­ñoz y ver las pri­me­ras imá­ge­nes en El Grá­fi­co. Mu­chas eran mías y có­mo se­guía yen­do a cla­ses, en el co­le era co­mo una es­pe­cie de ído­lo. Me ayu­da­ban con las no­tas y más de una vez el ce­la­dor me pu­so pre­sen­te aun­que sa­bía que es­ta­ba cu­brien­do al­gún par­ti­do afue­ra del país…”

“Mi­rá qué lin­da pa­red…”

Las me­jo­res cla­ses que re­ci­bió no fue­ron en el au­la ni en el la­bo­ra­to­rio. Don Ri­car­do se las da­ba arri­ba del co­lec­ti­vo que los lle­va­ba des­de Ba­rra­cas has­ta la edi­to­rial. “Mi pa­pá me en­se­ñó a ha­cer fo­tos sin cá­ma­ra. Íba­mos sen­ta­dos y por la ven­ta­ni­lla mi­ra­ba y me de­cía: ‘Mi­rá qué lin­da pa­red pa­ra po­ner a una mo­de­lo con un tra­je blan­co…’. ‘Mi­rá qué buen em­pe­dra­do pa­ra ubi­car a un ar­tis­ta, vos te subís a una es­ca­le­ra y le sa­cás la fo­to des­de arri­ba pa­ra una do­ble pá­gi­na…’, Me

ha­cía ima­gi­nar si­tua­cio­nes, me abría la men­te, me da­ba ideas, me ha­cía ver fo­tos don­de no las ha­bía; y así to­dos los días. Fue un maes­tro ex­cep­cio­nal. A tal pun­to que, hoy en día, ha­go fo­tos sin sa­car fo­tos. Es de­cir, veo fo­tos de for­ma per­ma­nen­te.”

-Mau­ro, tu hi­jo, tam­bién es fo­tó­gra­fo. ¿Có­mo le en­se­ñas­te?

-Le di­je: ‘Mau­ro pa­ra ser el me­jor ci­ru­jano cardiovascular pri­me­ro te­nés que sa­ber apli­car in­yec­cio­nes’. Eran los años ‘80. Le prohi­bí el au­to­fo­cus, le en­se­ñé a en­fo­car ma­nual­men­te -co­mo apren­dí yo- y a re­ve­lar. Su abue­lo era su ído­lo… Gra­cias a sa­ber in­glés en tiem­pos en los que no era tan usual co­men­zó una re­co­rri­da por el mun­do que ig­no­ra rin­co­nes. Fue en el Mun­dial de Ale­ma­nia ’74 – el pri­me­ro de los diez que cu­brió has­ta Su­dá­fri­ca 2010, un ca­so ex­cep­cio­nal­cuan­do se acep­tó así mis­mo co­mo un fo­tó­gra­fo con pe­so pro­pio. Atlán­ti­da, Edi­to­rial Per­fil, Cla­rín, me­dios ja­po­ne­ses, Con­me­bol y FI­FA hi­cie­ron de su ape­lli­do ca­si una mar­ca. Sa­ba­ti­ni, Mon­zón, Vi­las, Ma­ra­do­na, Adol­fo Cam­bia­so, Mes­si, y tam­bién Fa­va­lo­ro, Mils­tein y Bor­ges en­tre otros, sa­lie­ron co­mo eran, pe­ro con ese bo­nus track de dis­tin­ción que en­ce­rra­ba ca­da dis­pa­ro de Alfieri Ju­nior.

-El Abra­zo del Al­ma es a la fo­to­gra a de­por va el equi­va­len­te al se­gun­do de Ma­ra­do­na con­tra los in­gle­ses pa­ra los go­les. Tu pa­pá te­nía 66 años cuan­do la sa­có, ape­nas dos me­nos de los que vos te­nés hoy...

-Es ver­dad. Re­cuer­do que cuan­do ter­mi­nó la fi­nal con­tra Ho­lan­da en el ’78, to­dos los fo­tó­gra­fos sa­li­mos co­rrien­do pa­ra re­gis­trar los fes­te­jos de los ju­ga­do­res. Cla­ro, a él las pier­nas no le da­ban pa­ra co­rrer… Iba con su gran an­gu­lar y apli­có lo que me en­se­ñó to­da la vi­da: ver la fo­to. El vio a Fillol arro­di­lla­do con Ta­ran­ti­ni y a ese chi­co sin bra­zos que se acer­ca con las man­gas de su pu­ló­ver al vien­to…

-¿Qué pa­só al lle­gar a la re­dac­ción?

-En ese mo­men­to na­da. Te­nía­mos la ca­be­za en el cie­rre de la edi­ción de Ar­gen­ti­na cam­peón. Al día si­guien­te nos pi­die­ron que eli­gié­ra­mos imá­ge­nes pa­ra ha­cer el li­bro de las gran­des fo­tos del Mun­dial. Mi pa­pá di­jo: “A mí me gus­ta es­ta”. “Don Ri­car­do, es­to es bár­ba­ro”, coin­ci­die­ron to­dos sus com­pa­ñe­ros. Er­nes­to Cher­quis Bia­lo la bau­ti­zó El Abra­zo del Al­ma. Fue la ta­pa del li­bro y des­de ahí ex­plo­tó a ni­vel mun­dial, has­ta hoy…

La fo­to de la ver­dad

Ri­car­do hi­jo tam­bién tie­ne su fo­to­gra­fía de re­per­cu­sión mun­dial. Fue aque­lla en la que de­mos­tró el frau­de co­me­ti­do por Roberto Ro­jas, ar­que­ro chi­leno que, an­te Bra­sil por las eli­mi­na­to­rias pa­ra Ita­lia ’90, si­mu­ló un cor­te en la ca­ra a raíz de la caí­da de una ben­ga­la des­de la tri­bu­na, bus­can­do la eli­mi­na­ción bra­si­le­ña y la cla­si­fi­ca­ción pa­ra Chi­le. Ma­ra­ca­ná a fulll. Cien­tos de fo­tó­gra­fos. De­ce­nas de cá­ma­ras de te­vé. Pe­ro la ver­dad só­lo es­ta­ba en su len­te.

“Sa­qué la se­cuen­cia de la ben­ga­la que ca­yó a dos me­tros del ar­que­ro. Cuan­do se fue el hu­mo, Ro­jas apa­re­ció san­gran­do. Es­cán­da­lo y fi­nal del par­ti­do. No apa­re­cían imá­ge­nes del he­cho por nin­gún la­do. Y yo, que di­go ‘pa­ra mí no le pe­gó, pe­ro es con­tra­dic­to­rio por­que es­tá to­do san­gra­do’. Pa­ra qué. Tu­ve que re­ve­lar los ro­llos de ur­gen­cia por “su­ge­ren­cia” de las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas. Y así se pu­do com­pro­bar el in­ten­to de frau­de. Años más tar­de, en la te­le­vi­sión chi­le­na, Ro­jas con­fe­só que ha­bía in­gre­sa­do a la can­cha con un es­ti­le­te pa­ra cor­tar­se a la pri­me­ra de cam­bio que se die­ra una si­tua­ción con­flic­ti­va.”

-¿Qué bus­cás cuan­do sa­cás una fo­to?

-Que im­pac­te. Una fo­to es­ta lo­gra­da cuan­do el que la ve te di­ce “Che, ¡qué bue­na!”. Pa­ra ha­cer fo­tos de­por­ti­vas bue­nas te­nés que co­no­cer el jue­go que vas a fo­to­gra­fiar. Y des­pués es­tá eso de ver­la an­tes, ¿no? Es­toy con­ven­ci­do de que a la fo­to hay que ver­la an­tes de sa­car­la. Te­nés que ima­gi­nár­te­la pu­bli­ca­da, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de per­so­na­jes. La ac­ción de­por­ti­va te pide mu­cha con­cen­tra­ción. Fui muy exi­gen­te con­mi­go mis­mo. Y creo que me dio re­sul­ta­do.

-¿Y esa au­to­exi­gen­cia te cos­tó ca­ro?

-Creo que viví una vi­da fan­tás­ti­ca, pe­ro gra­cias al sa­cri­fi­cio de Ma­ría Ame­lia, mi mu­jer, que se que­da­ba so­la con Mau­ro y Pao­la mien­tras yo via­ja­ba du­ran­te me­ses. Me pa­sa­ron co­sas, qué sé yo…vol­ver de un via­je y ver que tu hi­ja em­pe­zó a ca­mi­nar y te lo per­dis­te, o lo que me pa­só con mi pa­pá…

-¿Qué te pa­só?

-Es­ta­ba cu­brien­do el Mun­dial del ’94 en los Es­ta­dos Uni­dos. Iría­mos por la mi­tad de la com­pe­ten­cia. Por en­ton­ces ha­blar por te­lé­fono era co­mo cru­zar la cor­di­lle­ra ca­mi­nan­do… Pa­pá no es­ta­ba bien. Co­sas de la edad. Mi mu­jer me te­nía al tan­to, me iba pre­pa­ran­do por­que el pa­no­ra­ma no era bueno. Y yo allá… Ima­gi­na­te lo que fue­ron los úl­ti­mos diez días… Ape­nas lle­gué me fui a Ba­rra­cas, a ver­lo. Lo en­con­tré ca­si en co­ma, en un es­ta­do de som­no­len­cia. Le aga­rré la mano. “Ho­la pa­pá”. “¿Lle­gas­te? ¿Qué tal? ¿To­do bien?”, me con­tes­tó. “Sí, sí, hi­ce un buen tra­ba­jo…” A las cua­tro ho­ras fa­lle­ció. Me es­pe­ró. Es­pe­ró que lle­ga­ra… ❖

Re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal. La fo­to de Al eri hi­jo, de­mos­tran­do el en­ga­ño del ar­que­ro chi­leno y la de Al eri pa­dre con la icó­ni­ca “El Abra­zo del Al­ma”. Am­bas re­co­rrie­ron el mun­do. Cues ón de he­ren­cia: Los dos Ri­car­do, en em­pos de en­se­ñan­za y apren­di­za­je y con Mau­ro, su hi­jo y con nua­dor de la di­nas a.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.