“Mi pa­sión por la as­tro­no­mía co­men­zó a los 16 años cuan­do vi por pri­me­ra vez un te­les­co­pio”

Break - - Placeres - Por Os­val­do San­to­ro*

Fue un 29 de oc­tu­bre del año 2005, Mar­te y nues­tro pla­ne­ta se en­con­tra­ron a una dis­tan­cia geo­cén­tri­ca de 69.422.386 ki­ló­me­tros. En Bue­nos Ai­res era una no­che se­re­na, ape­nas fres­ca y, si bien la lu­na bri­lla­ba con in­ten­si­dad, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, no al­can­za­ba a opa­car la ex­tra­ña pe­ro agra­da­ble sen­sa­ción de hor­mi­gueo en mi es­tó­ma­go. La ima­gen en mi Mea­de­ca­ta­diop­tri­co de 90 mm era im­pe­ca­ble y aun­que mis ojos es­ta­ban in­ten­tan­do cap­tar al­go más que un pe­que­ño dis­co ro­sa­do, mi es­pí­ri­tu, má­gi­ca­men­te, co­men­za­ba a deam­bu­lar por las imá­ge­nes y los re­cuer­dos que es­te cer­cano pla­ne­ta ha­bía pro­vo­ca­do des­de chi­co en mi co­ra­zón.

Re­cor­da­ba a Ray Brad­bury y sus “Cró­ni­cas Mar­cia­nas”, es­pe­cial­men­te cuan­do se re­fe­ría a Fo­bos y Dei­mos pla­tean­do el sue­lo ro­jo. O a Olaff Sta­ple­don y su “Ha­ce­dor de Es­tre­llas”, en ese via­je in­ter­es­pa­cial de la men­te. Tam­bién ve­nían a mi me­mo­ria las tra­ge­dias de Es­qui­lo, Só­fo­cles y más cer­ca del mis­mí­si­mo Sha­kes­pea­re pa­ra el cual, el dios, Mar­te, era siem­pre una es­pe­cie de tes­ti­go cruel en su obra. Mien­tras la no­che avan­za­ba y la tem­pe­ra­tu­ra des­cen­día, creía ver, des­de mi le­tar­go tras­no­cha­do, los cas­que­tes po­la­res e in­clu­so al­gu­na tor­men­ta de pol­vo al­te­ran­do el bri­llo del al­be­do. Sa­bía que mi te­les­co­pio no te­nía el su­fi­cien­te al­can­ce pa­ra eso, pe­ro la ima­gi­na­ción lo pue­de to­do. La tem­pe­ra­tu­ra des­cen­día y allí ins­ta­la­do sur­gió la pre­gun­ta que, sin res­pues­ta, me acom­pa­ñó to­da la ob­ser­va­ción. ¿Cuál era el ver­da­de­ro mo­ti­vo que me man­te­nía cer­ca del te­les­co­pio, ho­ra tras ho­ra, mien­tras mi fa­mi­lia co­men­za­ba con el ri­tual noc­turno del des­can­so? Aho­ra lo sé, era mi pa­sión. Co­men­zó a los 16 años , en­ton­ces vi por pri­me­ra vez un te­les­co­pio cuan­do un ami­go del pa­dre de mi me­jor ami­go, que era in­ge­nie­ro, te­nía que arre­glar el de la Aso­cia­ción Ami­gos de la As­tro­no­mía de Par­que Cen­te­na­rio y nos in­vi­tó a acom­pa­ñar­lo pa­ra co­no­cer el lu­gar. Fue esa tar­de cuan­do sen­tí por pri­me­ra vez esa emo­ción, cuan­do la cu­rio­si­dad fue tan fuer­te que en­se­gui­da su­pe que iba a vol­ver por más. Tu­ve un des­cu­bri­mien­to muy fuer­te aden­tro mío. Es­ta afición, a lo lar­go de mi vi­da, tu­vo sus vai­ve­nes. Ha­ce unos 15 años vol­ví nue­va­men­te a ella, co­mo quién re­to­ma la re­la­ción que al­gu­na vez lo hi­zo muy fe­liz. Es di­fí­cil pa­ra el que no es­tá in­terio­ri­za­do con la as­tro­no­mía en­ten­der de qué se tra­ta. Re­cuer­do ha­ber lle­va­do a mi ami­ga Cris­ti­na Ba­ne­gas a ver el co­me­ta Ha­lley que, por su­pues­to, se veía ape­nas co­mo una nu­be­ci­ta, y ella sin­tió cier­ta de­silu­sión por­que, co­mo la ma­yo­ría de las per­so­nas, cre­yó que iba a ver al­go fan­tás­ti­co en el cie­lo.

Cuan­do es­ta­ba ha­cien­do la obra de tea­tro La Prue­ba con Ga­brie­la Tos­cano, Pa­blo Ra­go y Ca­ro­la Rei­na, mi per­so­na­je (el pa­dre cien­tí­fi­co de Ga­brie­la) te­nía, en me­dio de la obra, un rato bas­tan­te lar­go sin apa­re­cer, en­ton­ces yo le pe­dí a Car­los Rot­tem­berg, que era el pro­duc­tor, que me pu­sie­ra en mi ca­ma­rín un si­llón y una lám­pa­ra pa­ra po­der leer. Ca­si to­dos los días com­pra­ba en las li­bre­rías de la ca­lle Co­rrien­tes, de ca­mino al tea­tro, li­bros de as­tro­no­mía que iba leyendo en esos ra­tos que no ac­tua­ba y de a po­co se ace­le­ra­ron mis co­no­ci­mien­tos. Qui­zás el ri­tual de la ob- ser­va­ción as­tro­nó­mi­ca ha si­do el mo­ti­vo pri­me­ro que me pro­du­jo pla­cer, su­peran­do las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras de una ma­dru­ga­da de in­vierno o los mo­les­tos mos­qui­tos de una no­che de ve­rano, mien­tras sue­na una be­lla música.

Pri­me­ro, con­cen­trar­se en ali­near el te­les­co­pio -que re­quie­re de ex­tre­ma pa­cien­cia-, lue­go ele­gir el ob­je­to a ver: cú­mu­lo es­te­lar, es­tre­lla o pla­ne­ta. Uno co­mien­za a apli­car los ru­di­men­ta­rios co­no­ci­mien­tos que tie­ne pa­ra ir apre­cian­do de a po­co sus ca­rac­te­rís­ti­cas e in­ter­nán­do­se en las pre­gun­tas esen­cia­les inevi­ta­bles que la so­la ob­ser­va­ción del cie­lo genera. Com­pren­der le­yes eter­nas que as­tró­no­mos des­de si­glos re­mo­tos han es­tu­dia­do y trans­mi­ti­do a nues­tras ge­ne­ra­cio­nes, más los avan­ces en as­tro­fí­si­ca, nue­vos im­ple­men­tos tec­no­ló­gi­cos, te­les­co­pios sa­te­li­ta­les…, me per­mi­ten hoy dis­fru­tar aún más sin per­der la cu­rio­si­dad so­bre el mis­te­rio más pri­ma­rio de los se­res hu­ma­nos, quie­nes so­mos y que ha­ce­mos en es­te pla­ne­ta que cir­cun­da a un sol or­di­na­rio de me­dia­na edad ubi­ca­do en un bra­zo de la Vía Lác­tea. Mien­tras es­pe­ro que su­ce­da el má­gi­co even­to que me man­tie­ne des­pier­to, leo al­gún li­bro téc­ni­co o sim­ple­men­te eli­jo una fic­ción re­fe­ri­da al he­cho. A ca­si to­das las he leí­do mu­chas ve­ces. No im­por­ta, es muy agra­da­ble vol­ver a esas his­to­rias. Mi hi­ja vie­ne a ver qué me man­tie­ne le­van­ta­do, le mues­tro una es­tre­lla. Se ríe. Di­ce que es lo mis­mo que ve en el cie­lo sin te­les­co­pio. Nos reí­mos jun­tos.

*Ac­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.