“Has­ta los 13 años la mú­si­ca fue al­go se­cun­da­rio en mi vi­da. El fút­bol era mi pa­sión”.

Break - - PLACERES - *Pe­rio­dis­ta y mé­di­co

Co­men­cé a es­tu­diar mú­si­ca a los 10 años. Fue un co­mien­zo va­ci­lan­te. Me ha­bían re­ga­la­do una gui­ta­rra pa­ra mi pri­me­ra co­mu­nión y fue mi ma­má, El­sa, quien to­mó la de­ci­sión de ano­tar­me en un con­ser­va­to­rio de ba­rrio, el Con­ser­va­to­rio Im­brog­giano, que que­da­ba en San Mar­tín, el lu­gar don­de na­cí. Su di­rec­tor, Ro­ber­to Im­brog­giano, y su es­po­sa re­sul­ta­ron ser pro­fe­so­res y per­so­nas de pri­me­ra. Ama­ban lo que ha­cían. Has­ta los 13 años la mú­si­ca fue al­go se­cun­da­rio en mi vi­da. El fút­bol era mi pa­sión. Lle­gué a pro­bar­me con al­guno de esos téc­ni­cos que re­co­rren los ba­rrios bus­can­do chi­cos con fu­tu­ro. No ha­ce fal­ta de­cir que ese no fue mi ca­so. Pe­ro to­do cam­bió lue­go de asis­tir por pri­me­ra vez a un con­cier­to. No fue en el Tea­tro Co­lón sino en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na. Me acuer­do que aque­lla tar­de de abril lle­gué al lu­gar mo­vi­do por la cu­rio­si­dad de co­no­cer la Fa­cul­tad. Te­nía 13 años y ya anida­ba en mí una de­ci­sión: es­tu­diar me­di­ci­na y pe­rio­dis­mo. Ac­tua­ba la Or­ques­ta Ju­ve­nil de Ra­dio Na­cio­nal ba­jo la ba­tu­ta del maes­tro Teodoro Fuchs, un gran di­rec­tor. La mú­si­ca que es­cu­ché me con­mo­vió. Era mú­si­ca que nun­ca ha­bía es­cu­cha­do. La úl­ti­ma obra del pro­gra­ma fue la Sin­fo­nía Nº 40 en Sol me­nor de Mo­zart. Me acuer­do ha­ber vuel­to a mi ca­sa en el co­lec­ti­vo 111 sil­bán­do­la ba­ji­to y sin pa­rar. Pe­ro no só­lo me ha­bía im­pac­ta­do lo que ha­bía es­cu­cha­do. Tam­bién me ha­bía fas­ci­na­do lo que ha­bía vis­to: el ar­te del di­rec­tor de or­ques­ta –Fuchs te­nía una ges­tua­li­dad que trans­mi­tía pre­ci­sión y sen­ti­mien­to-, y la com­ple­ja di­ná­mi­ca de la or­ques­ta sin­fó­ni­ca. Des­de ese día, la mú­si­ca pa­só a ser al­go esen­cial en mi vi­da. Se trans­for­mó en una pa­sión. Pa­sé a es­tu­diar mú­si­ca 2 a 3 ho­ras por día; los fi­nes de se­ma­na me po­día pa­sar 5 o 6 ho­ras con la gui­ta­rra. Así fue co­mo a los 15 años me re­ci­bí de pro­fe­sor de gui­ta­rra y co­men­cé a dar con­cier­tos. En­tre los 15 y 17 años di unos diez con­cier­tos, cuatro de ellos en ra­dio: dos en Ra­dio Mu­ni­ci­pal y dos en Ra­dio Na­cio­nal. Aho­ra la gui­ta­rra es­tá en un pe­río­do de pro­lon­ga­do des­can­so. Ha­ce die­ci­ocho años co­men­cé a es­tu­diar piano. Tu­ve un gran maes­tro: Ariel Az­cá­ra­te, des­ta­ca­do y ta­len­to­so pia­nis­ta con gran vo­ca­ción do­cen­te. En la al­gún lu­gar de la web an­da dan­do vuel­tas una in­ter­pre­ta­ción mía del Pre­lu­dio Nº 1 del Pri­mer Li­bro del Cla­ve Bien Tem­pe­ra­do de Bach y un desopi­lan­te dúo que hi­ci­mos con Ro­ber­to Pet­ti­na­to al sa­xo ha­cien­do “El hom­bre que amo” de Gersh­win.

Es­tu­dié tam­bién con Fe­rruc­cio­mar­zán, otro gran mú­si­co y maes­tro que fue­ra di­rec­tor mu­si­cal de la inol­vi­da­ble Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ra­dio El Mun­do, quien me en­se­ñó los ru­di­men­tos de la di­rec­ción or­ques­tal. Tan­to me sub­yu­ga la di­rec­ción or­ques­tal que es­tu­ve a pun­to de in­gre­sar al Ins­ti­tu­to Su­pe­rior del Tea­tro Co­lón pa­ra seguir la ca­rre­ra. La or­ques­ta sin­fó­ni­ca re­pre­sen­ta una ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca que po­see, ade­más, un gran va­lor psi­co­so­cio­ló­gi­co. Eso es­tá muy bien re­tra­ta­do por Fe­de­ri­co Fe­lli­ni en su pe­lí­cu­la “Pro­vad’or­ches­tra”. Es una pa­ro­dia, cla­ro, pe­ro ha­bla de lo que sig­ni­fi­ca te­ner a un cen­te­nar de per­so­nas que, con sus di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas, cul­tu­ra­les, so­cia­les de­ben abo­car­se a un objetivo: que to­do sue­ne co­mo el com­po­si­tor lo ideó. Y pa­ra ello de­ben es­tar aten­tos a las in­di­ca­cio­nes de un lí­der que es quien los con­du­ci­rá –por eso en in­glés al di­rec­tor se le lla­ma “con­duc­tor”- in­di­cán­do­les el tiem­po, las en­tra­das, los pla­nos so­no­ros y la ex­pre­si­vi­dad con la cual de­ben eje­cu­tar sus par­tes.

Me en­can­ta asis­tir a los en­sa­yos de las or­ques­tas. Apren­do mu­cho cuan­do pue­do ir a los del maes­tro Da­niel Ba­ren­boim ca­da vez que bien a Bue­nos Ai­resy so­bre to­do cuan­do di­ri­ge a la or­ques­ta West– Eas­tern Di­van ( WEDO), por­que se apre­cia su ca­paci­dad do­cen­te que los jó­ve­nes de esa ma­ra­vi­llo­sa agru­pa­ción va­lo­ran co­mo el oro. La WEDO la in­te­gran jó­ve­nes is­rae­liés, pa­les­ti­nos, si­rios, li­ba­ne­ses, egip­cios e ira­níes.

Una de las ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles e im­pac­tan­tes que me de­pa­ró mi ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca tie­ne que ver con la mú­si­ca. En 2005, Ba­ren­boim hi­zo la pri­me­ra su­da­me­ri­ca­na con esa la WEDO y tu­ve el pri­vi­le­gio de es­tar a car­go de la con­duc­ción de la trans­mi­sión de ese de­but que se hi­zo por TN. Jun­to con la emi­sión del con­cier­to hi­ci­mos un pro­gra­ma es­pe­cial con en­tre­vis­tas a los mú­si­cos. Y allí co­no­cí una his­to­ria con­mo­ve­do­ra. En la ter­ce­ra fi­la de los pri­me­ros vio­li­nes se sen­ta­ban jun­tos un jo­ven is­rae­lí de 16 años y un chi­co pa­les­tino de 14. A Ba­ren­boim le ha­bía cos­ta­do mu­cho que los pa­dres de am­bos acep­ta­ran la pro­pues­ta. Cuan­do al fin acep­ta­ron, lo hi­cie­ron dan­do a sus hi­jos un con­se­jo. “Cui­da­do con los pa­les­ti­nos por­que son to­dos te­rro­ris­tas”, fue la ad­ver­ten­cia que re­ci­bió el jo­ven is­rae­lí. “Cui­da­te de los is­rae­líes por­que son to­dos ase­si­nos”, fue la aler­ta al jo­ven pa­les­tino. Pa­ra ha­cer la his­to­ria cor­ta; cuan­do am­bos se sen­ta­ron en la or­ques­ta y se pu­sie­ron a to­car, se die­ron cuen­ta que los dos eran jó­ve­nes con un mis­mo ideal y una mis­ma pa­sión: ser muy bue­nos mú­si­cos. Y a par­tir de ahí -han pa­sa­do ya 13 años- sé que se hi­cie­ron ami­gos in­se­pa­ra­bles. Pa­ra­fra­sean­do a Sha­kes­pea­re di­ría: “Don­de mue­ren las pa­la­bras co­mien­za la mú­si­ca; y don­de co­mien­za la mú­si­ca, rei­na la paz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.