La Gio­con­da

UN RO­BO, UNA MIS­TE­RIO­SA MO­DE­LO Y UNA TÉC­NI­CA DE PIN­TU­RA SIN­GU­LAR CON­VIR­TIE­RON A ES­TE CUA­DRO DE DA VIN­CI EN UN ÍCONO MUN­DIAL.

Break - - PERFIL -

Es sin du­das el cua­dro más fa­mo­so y fo­to­gra­fia­do del mun­do. No se sa­be con exac­ti­tud cuán­do fue rea­li­za­do, pe­ro se cal­cu­la que el gran Leo­nar­do Da Vin­ci lo pin­tó cer­ca de 1512. Esa mu­jer de inigua­la­ble e in­des­ci­fra­ble son­ri­sa es un gran mis­te­rio que, in­clu­so, se trans­for­mó en pe­lí­cu­la. To­dos re­cor­da­mos a la be­llí­si­ma Ju­lia Ro­berts en La son­ri­sa de Mo­na­li­sa. To­da su fi­gu­ra fue pro­ta­go­nis­ta de dis­tin­tas pro­duc­cio­nes cul­tu­ra­les. Fue un per­so­na­je de Los Sim­psons, el per­so­na­je prin­ci­pal de una sa­ga de li­bros y una mu­sa pa­ra el ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se pop Andy War­hol. Aun­que no fue el úni­co que osó re­pli­car­la a su ma­ne­ra: tam­bién lo in­ten­ta­ron Salvador Da­lí, Fer­nan­do Bo­te­ro y Mar­cel Du­champ. Pe­ro... ¿Quién es es­ta mu­jer? ¿Por qué se con­vir­tió en un mi­to? La Gio­con­da sig­ni­fi­ca La ale­gre en ita­liano y se cree que fue la es­po­sa de Fran­ces­co Bar­to­lomeo de Gio­con­do, Li­sa Ghe­rar­di­ni (de ahí pro­vie­ne Mo­na -se­ño­ra- Li­sa) que po­só pa­ra el gran Da Vin­ci. Otros, sin em­bar­go, ase­gu­ran que la mo­de­lo fue una ve­ci­na de Leo­nar­do y que ha­bría ele­gi­do ser re­tra­ta­da por el ar­tis­ta por­que es­ta­ba en el sex­to mes de em­ba­ra­zo. Las hi­pó­te­sis no ter­mi­nan ahí: en es­tu­dio­so es­pa­ñol ase­ve­ra que la mu­jer te­nía bru­xis­mo, alo­pe­cía y que su­fría mal de Par­kin­son; mien­tras que los más dis­pa­ra­ta­dos se ani­ma­ron a re­ve­lar que, en reali­dad era una aman­te del pin­tor o un hom­bre dis­fra­za­do de se­ño­ra, del cual Da Vin­ci es­ta­ba enamo­ra­do. Co­mo es­tas se re­pli­can de­ce­nas de his­to­rias que acre­cien­tan el mi­to de la obra. La gran obra maes­tra es­tá bien cus­to­dia­da en el Mu­seo del Lou­vre (Pa­rís), de­trás de una vi­tri­na que la cui­da de la hu­me­dad, la luz, el ca­lor y los po­si­bles actos de van­da­lis­mo. En cuan­to a las dis­tin­tas hi­pó­te­sis que ro­dean su his­to­ria, los ex­per­tos fran­ce­ses no acre­di­tan nin­gu­na. Pe­ro es­te cua­dro no so­lo es fa­mo­so por el mi­to al­re­de­dor de él, tam­bién por la téc­ni­ca que uti­li­zó Da Vin­ci pa­ra rea­li­zar­la. Con una cla­ra be­lle­za re­na­cen­tis­ta, Leo­nar­do la es­bo­zó en un pa­pel pa­ra lue­go pin­tar­la con una téc­ni­ca co­no­ci­da co­mo el sfu­ma­to, que pres­cin­de de los con­tor­nos y le otor­ga una es­pe­cie de sen­sa­ción tri­di­men­sio­nal, es por es­te mo­ti­vo que pa­re­ce que la mu­jer re­tra­ta­da mi­ra fi­ja­men­te al ob­ser­va­dor des­de to­dos los án­gu­los. El cua­dro per­te­ne­ció pri­me­ro al rey Fran­cis­co I de Fran­cia y des­de su muer­te que­dó en ma­nos del go­bierno fran­cés y des­can­sa en el mu­seo pa­ri­sino. So­la­men­te es­tu­vo en ma­nos de otra per­so­na el 21 de agos­to de 1911 cuan­do un em­plea­do del Lou­vre, Vi­cen­te Pe­rug­gia, en­tró por la ma­ña­na, des­col­gó el cua­dro y se lo lle­vó es­con­di­do en­tre su ro­pa. Dos años des­pués, la obra fue re­cu­pe­ra­da cuan­do se arres­tó al la­drón que in­ten­ta­ba ven­der­la a la ga­le­ría de los Uf­fiz­zi en Flo­ren­cia. La obra de Leo­nar­do fue pro­lí­fi­ca co­mo la de po­cos ar­tis­tas. Du­ran­te su vi­da lle­gó a rea­li­zar cien­tos de in­ven­tos, pin­tu­ras y es­cul­tu­ras. Sin em­bar­go, fue una mis­te­rio­sa mu­jer y aquel tra­zo bo­rro­so que lo con­vir­tie­ron en un ge­nio ad­mi­ra­do por siem­pre.

Quién no se acuer­da de las breaks, las ver­sio­nes fa­mi­lia­res de au­tos con ma­yor ca­paci­dad de car­ga? Hoy, los SUV (Sport Uti­lity Vehi­cle) son la me­jor re­pre­sen­ta­ción de aque­llos mo­de­los. El Peugeot 2008 ofre­ce una per­fec­ta com­bi­na­ción de vir­tu­des que lo des­ta­can den­tro del seg­men­to. Di­se­ña­do pa­ra brin­dar sen­sa­ción de ro­bus­tez, ofre­ce una ha­bi­ta­bi­li­dad úni­ca y es­pa­cio de car­ga ge­ne­ro­so. Ha­cia los la­te­ra­les apa­re­cen los fa­ros de pro­fun­di­dad en­vuel­tos en los boo­me­rangs, un se­llo del es­ti­lo de la mar­ca. La su­per­fi­cie vi­dria­da, con la con­ti­nui­dad del pa­ra­bri­sas y el te­cho cie­lo, se com­bi­na con el es­ti­lo en­vol­ven­te de las ba­rras de te­cho. En la vis­ta la­te­ral, la sus­pen­sión real­za­da, la zo­na in­fe­rior bien pro­te­gi­da y las for­mas de los pa­sa­rue­das ha­cen re­fe­ren­cia a un uni­ver­so out­door. El am­plio por­tón tra­se­ro se com­ple­men­ta con el pi­so del baúl plano y la bo­ca de car­ga ba­ja que fa­ci­li­ta su ac­ce­so. Tam­bién cuen­ta con el te­cho cie­lo pa­no­rá­mi­co, que pro­por­cio­na óp­ti­ma lu­mi­no­si­dad in­ter­na y am­plia sen­sa­ción de es­pa­cio en el ha­bi­tácu­lo. Quien lo con­du­ce vi­ve una ex­pe­rien­cia de ma­ne­jo di­fe­ren­te. El con­cep­to de dri­ving ex­pe­rien­ce es uno de los ejes es­tra­té­gi­cos de Peugeot y re­mi­te al con­fort y a una con­duc­ción ri­ca en sen­sa­cio­nes. La po­si­ción de ma­ne­jo i-cock­pit con­si­gue que el con­duc­tor se in­te­gre per­fec­ta­men­te al vehícu­lo. El vo­lan­te mul­ti­fun­cio­nes de ta­ma­ño re­du­ci­do au­men­ta la pre­ci­sión de la di­rec­ción eléc­tri­ca asis­ti­da. El pa­nel de ins­tru­men­tos ele­va­do su­mi­nis­tra la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria den­tro de su cam­po vi­sual pa­ra me­jo­rar la lec­tu­ra, efi­ca­cia y se­gu­ri­dad, sin ne­ce­si­dad de sacar la vis­ta del ca­mino. Los 2008 es­tán equi­pa­dos con el mo­tor 1.6 16V VTI 115 CV, y la ver­sión Sport con­ti­núa ofre­cien­do el mo­tor EP6F de 1.6 li­tros 165 CV y un tor­que má­xi­mo de 240 Nm a par­tir de las 1400 rpm, sien­do por ello la ofer­ta más po­ten­te de la ca­te­go­ría con ace­le­ra­cio­nes y recuperaciones que con­tri­bu­yen al pla­cer de ma­ne­jar.

Tec­no­lo­gía

El sis­te­ma Grip Con­trol op­ti­mi­za la trac­ción del 2008 en con­di­cio­nes de ba­ja ad­he­ren­cia. Aso­cia al des­pe­je, de 20 cm, un sis­te­ma an­ti-de­rra­pe evo­lu­cio­na­do y neu­má­ti­cos de uso mix­to (con tec­no­lo­gía Fuel Sa­ving, que pro­por­cio­na per­for­man­ce y aho­rro de com­bus­ti­ble). Una fun­ción aso­cia­da al ESP es Hill As­sist, que man­tie­ne el vehícu­lo fre­na­do du­ran­te dos se­gun­dos pa­ra per­mi­tir el pa­sa­je del pie del freno al ace­le­ra­dor du­ran­te un arran­que en pen­dien­te. Di­rec­ción eléc­tri­ca asis­ti­da: Los clien­tes de es­te seg­men­to bus­can ma­nio­bras de es­ta­cio­na­mien­to y a ba­ja ve­lo­ci­dad con muy ba­jo es­fuer­zo, com­ple­men­ta­dos con una pro­gre­si­vi­dad y ar­mo­nía en el ma­ne­jo en con­di­cio­nes di­ná­micas. La po­si­ción de ma­ne­jo i-cock­pit se com­ple­men­ta per­fec­ta­men­te con una cen­tral mul­ti­me­dios tác­til de 7” ubi­ca­da a la mis­ma al­tu­ra que los cua­dran­tes y com­pa­ti­ble con los sis­te­ma An­droid Au­to y Ap­ple Car play, pa­ra dis­po­ner de Wa­ze y Spo­tify al al­can­ce de la mano.

Serie es­pe­cial

Peugeot lan­zó una serie es­pe­cial (CW) de su SUV 2008: 400 uni­da­des con un look más aventurero que cuen­ta con pa­rri­lla cro­ma­da, llan­tas de 16” pin­ta­das de ne­gro bri­llan­te, ade­más de pro­tec­to­res plás­ti­cos de guar­da­ba­rros con plo­teo es­pe­cí­fi­co en puer­tas y lo­gos de la serie es­pe­cial en la­te­ra­les de puer­tas y baúl. Por úl­ti­mo vie­ne con ta­pi­za­dos de cue­ro y te­la, pro­pios de un to­pe de ga­ma, bor­da­do de la serie es­pe­cial en los asien­tos, ta­ble­ro con re­ves­ti­mien­to co­lor Crio­llium y al­fom­bras con bor­da­do de la serie es­pe­cial. ❖

El Peugeot 2008 lle­ga Grip con­trol que op mi­za su trac­ción y la po­si­ción de ma­ne­jo i-cock­pit que fa­ci­li­ta la in­te­gra­ción del con­duc­tor al vehícu­lo.

La po­si­ción de ma­ne­jo i-cock­pit lo­gra que el con­duc­tor se in­te­gre al vehícu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.