EL PAR­QUE NA­CIO­NAL VUN­TUT ES IDEAL PA­RA LOS ES­PÍ­RI­TUS AVEN­TU­RE­ROS.

Break - - YUKON -

Aun­que si hay una lo­ca­li­dad que man­ten­ga vi­vo el es­pí­ri­tu de los bus­ca­do­res de oro, esa es Daw­son, si­tua­da en la con­fluen­cia en­tre los ríos Klon­di­ke y Yukón (ape­nas 240 km. al sur del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co) que lle­gó a te­ner 40.000 ha­bi­tan­tes, con­vir­tién­do­se así en la ciu­dad más pu­jan­te del nor­te de Ca­na­dá, has­ta que los ya­ci­mien­tos del pre­cia­do me­tal di­je­ron bas­ta. Sus cons­truc­cio­nes, don­de pre­va­le­cen co­lo­res bien vi­vos, atra­je­ron a miles de bus­ca­do­res de riquezas, pe­ro hoy con­vo­ca a tu­ris­tas que se sien­ten co­mo en ca­sa en un am­bien­te de puer­tas abier­tas. Se pue­de cri­bar oro ( la cri­ba es el ins­tru­men­to que sir­ve pa­ra se­pa­rar par­tes fi­nas de grue­sas) en los gé­li­dos ríos o ju­gar a las car­tas en un au­tén­ti­co “Sa­loon”. No es di­fí­cil re­vi­vir la fie­bre del oro en los nu­me­ro­sos re­cin­tos his­tó­ri­cos res­tau­ra­dos, co­mo el Pa­la­ce Gran Thea­tre, la Re­si­den­cia del Co­mi­sio­na­do o el Mu­seo de la Ciu­dad y has­ta 26 edi­fi­cios reha­bi­li­ta­dos don­de se re­crea aquel pa­sa­do, en­tre los que se in­clu­ye la que fue­ra la ca­ba­ña de Jack Lon­don, con­ver­ti­da en un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción pa­ra am­bien­tar­se en la obra del es­cri­tor, que co­mo nin­gún otro re­pre­sen­tó una geo­gra­fía úni­ca, sal­va­je, pe­ro siem­pre ge­ne­ro­sa. ❖

Ju­neau, la ca­pi­tal del es­ta­do de Alas­ka, al pie del mon­te Ro­berts (1.164 me­tros de al­tu­ra). Un lu­gar al cual so­lo se pue­de ac­ce­der u li­zan­do una em­bar­ca­ción o un hi­dro­avión.

Daw­son City fue ca­pi­tal del Yukón has­ta 1952, mo­men­to en que fue re­em­pla­za­da por Whi­tehor­se. El nú­me­ro de ha­bi­tan­tes no su­pera los 1.500.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.