Ta­len­to for ex­port

Mú­si­cos, di­rec­to­res y com­po­si­to­res de nues­tro país y la re­gión lle­va­ron su mú­si­ca a di­ver­sas pla­zas de Es­ta­dos Uni­dos. Gus­ta­vo Twardy, alma ma­ter del sin­gu­lar pro­yec­to Ca­pe­lla Pe­re­gri­na, re­la­ta esa ex­pe­rien­cia.

Break - - MUSICA -

Una es­cu­cha sen­si­ble, que se ha­ce con el cuer­po y tam­bién con el es­pí­ri­tu”. Así de­fi­ne el di­rec­tor y com­po­si­tor Gus­ta­vo Twardy la ori­gi­nal pro­pues­ta de Ca­pe­lla Pe­re­gri­na, la or­ques­ta de cá­ma­ra que fun­dó ha­ce años y con la que pro­po­ne una ex­pe­rien­cia mu­si­cal dis­tin­ta pa­ra el oyen­te. Con esa sin­gu­lar agru­pa­ción fue que jus­ta­men­te aca­ba de des­em­bar­car en Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés de tres con­cier­tos, el pri­me­ro de ellos fue en la Em­ba­ja­da Ar­gen­ti­na, en Washington DC, el se­gun­do en el con­su­la­do de Nue­va York y el ter­ce­ro en la pres­ti­gio­so sa­la The Di­men­na Cen­ter for Clas­si­cal Mu­sic, tam­bién en la Gran Man­za­na. “Es­te úl­ti­mo fue muy es­pe­cial, por­que allí ofre­ci­mos un re­per­to­rio com­pues­to ca­si en su to­ta­li­dad por com­po­si­cio­nes de mi au­to­ría”, re­la­ta Gus­ta­vo y en­se­gui­da se me­te con otra de sus sin­gu­la­ri­da­des: el uso de ins­tru­men­tos no con­ven­cio­na­les. “Yo uti­li­zo mu­cho el did­ye­ri­dú, que es un ins­tru­men­to de vien­to an­ces­tral crea­do por los abo­rí­ge­nes de Aus­tra­lia con los tron­cos de sus ár­bo­les au­tóc- to­nos ahue­ca­dos por las ter­mi­tas. Tie­ne al me­nos 3000 mil años de an­ti­güe­dad”, afir­ma. La or­ques­ta tam­bién uti­li­za cuen­cos de cuar­zo y una pi­rá­mi­de de cris­tal, ele­men­tos muy co­mu­nes en las prác­ti­cas de me­di­ta­ción del Tí­bet y gran par­te de Asia. “To­dos esos ins­tru­men­tos y so­ni­dos con­vi­ven en per­fec­ta ar­mo­nía con los más co­no­ci­dos y con­ven­cio­na­les de una or­ques­ta: quin­te­to de cuer­das, flau­tas, sa­xo, per­cu­sión y piano. En con­jun­to lo­gran una so­no­ri­dad real­men­te muy par­ti­cu­lar”, cuen­ta a la vez que ex­hi­be su or­gu­llo por ha­ber logrado que en los tres ca­sos la au­dien­cia ha­ya ter­mi­na­do aplau­dien­do de pie. “Sa­be­mos que lo que ha­ce­mos es al­go innovador y es­pe­cial, pe­ro com­pro­bar que po­de­mos con­mo­ver a per­so­nas de cual­quier par­te del mun­do fue al­go muy, muy lin­do e inol­vi­da­ble”, afir­ma. “Mu­chas ve­ces me pre­gun­tan si lo que ha­ce­mos es mú­si­ca ar­gen­ti­na y yo siem­pre di­go que sí. No só­lo por­que he mu­si­ca­li­za­do poe­mas de au­to­res ar­gen­ti­nos co­mo Juan Gel­man o Ivon­ne Bor­de­lois sino por­que

de ver­dad creo que la iden­ti­dad va mu­cho más allá del len­gua­je o el re­gis­tro. Un po­co es lo que de­cía Bor­ges: ‘ser ar­gen­tino es sen­tir­se ar­gen­tino’. Y así nos sen­ti­mos, aun­que nues­tra pro­pues­ta ape­le la más vas­ta uni­ver­sa­li­dad”, ex­pli­ca. El pa­so por Nue­va York tam­bién sir­vió pa­ra seguir am­plian­do sus ho­ri­zon­tes ya que allí sur­gió la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en una nue­va apues­ta de Broad­way. Por esos mis­mos días, Mia­mi tam­bién re­ci­bió las ori­gi­na­les pro­pues­tas de otros crea­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­mo el ve­ne­zo­lano Eduar­do Mar­tu­ret, que ha­ce a más de una dé­ca­da es­tá al fren­te de la Sin­fó­ni­ca de esa ciu­dad, y el ar­gen­tino Ga­briel Mo­res, nie­to del gran Ma­riano Mo­res que se ins­ta­ló con su fa­mi­lia a vi­vir allí. El más re­cien­te con­cier­to del di­rec­tor de la Mia­mi Symp­hony Or­ches­tra fue real­men­te inol­vi­da­ble, ya que se ce­le­bró, de ma­ne­ra gra­tui­ta, en la icó­ni­ca Palm Court (o Pla­za de las Pal­me­ras) del Mia­mi De­sign Dis­trict y jun­to a la pro­duc­ción na­da me­nos que de Emi­lio Ste­fan. “Es­ta­dos Uni­dos, y sus gran­des ciu­da­des co­mo Mia­mi, Los Án­ge­les y Nue­va York siem­pre es­tán ávi­das de co­no­cer co­sas nue­vas. Yo soy cons­cien­te de que lo que ha­ce­mos es no­ve­do­so a to­do ni­vel, prác­ti­ca­men­te no hay na­da así en el mun­do y es por eso que que­re­mos sa­lir a mos­trar­lo. Es un sue­ño que te­ne­mos des­de nues­tros co­mien­zos y es­te via­je fue el pri­mer pa­so pa­ra con­se­guir­lo”, con­clu­ye Twardy. ❖

Exi­mio com­po­si­tor y di­rec­tor, Gus­ta­vo Twardy ene una am­plia ex­pe­rien­cia co­mo com­po­si­tor pa­ra pe­lí­cu­las y obras de tea­tro. Hoy es­tá abo­ca­do a Ca­pe­lla Pe­re­gri­na, su más sin­gu­lar pro­yec­to.

Gus­ta­vo en Nue­va York jun­to al Con­sul Ge­ne­ral Ad­jun­to y Mi­nis­tro Con­se­je­ro de Cul­tu­ra de Ar­gen na en esa ciu­dad, Eduar­do Al­mi­ran­te­are­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.