Fle­cha­zo sin tiem­po

No es una pe­li de va­que­ros. Tam­po­co de zombies. Pe­ro po­dría muy bien par­ti­ci­par en un lme fu­tu­ris­ta: en es­te concept la tec­no­lo­gía de avan­za­da se apro­pia de la tra­di­ción y jun­tas avan­zan ha­cia el fu­tu­ro.

Break - - MERCEDES - BENZ VISION EQ SILVER ARROW - Por Wal­ter Tog­ne­ri *

Nos sor­pren­den por su es­té­tica y tec­no­lo­gía, y has­ta son ca­pa­ces de trans­por­tar­nos has­ta lu­ga­res a los que nun­ca pen­sa­mos lle­gar, aque­llos que la ima­gi­na­ción di­bu­ja cuan­do nos ve­mos sen­ta­dos fren­te a su vo­lan­te. Pe­ro, ¿qué es un concept-car? Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, se tra­ta de un au­to-con­cep­to, es de­cir, la ma­te­ria­li­za­ción de una idea, en es­te ca­so, de un au­to­mó­vil. ¿Pa­ra qué sir­ve? Re­pre­sen­ta el ini­cio de la eta­pa fi­nal de la crea­ción de un vehícu­lo nue­vo, aun­que en al­gu­nos ca­sos no al­can­cen la pro­duc­ción en ma­sa. Su prin­ci­pal fun­ción es ha­cer las ve­ces de test fren­te a la opi­nión pú­bli­ca ya que nor­mal­men­te se ex­hi­ben en diferentes sa­lo­nes (del au­to­mó­vil y los ca­da vez más po­pu­la­res de­di­ca­dos a las nue­vas tec­no­lo­gías) que se rea­li­zan en to­do el

mun­do, pa­ra ana­li­zar la res­pues­ta de los vi­si­tan­tes fren­te a la no­ve­dad que lle­ga con ellos. Gra­cias a los con­cepts los de­par­ta­men­tos de diseño de las com­pa­ñías fa­bri­can­tes de au­tos sa­ben si sus nuevos es­ti­los van por buen ca­mino, al tiem­po que son la vi­drie­ra des­de la que las ter­mi­na­les pre­sen­tan en so­cie­dad so­lu­cio­nes de tec­no­lo­gía avan­za­da que, en un fu­tu­ro ca­da vez más pró­xi­mo, equi­pa­rán a los mo­de­los de serie. Hay que re­cor­dar que el pro­ce­so que ter­mi­na con el lan­za­mien­to co­me­rcial de un nue­vo mo­de­lo du­ra, apro­xi­ma­da­men­te, cin­co años. Apro­ba­da la idea ma­dre y des­de que se ge­ne­ran los pri­me­ros bo­ce­tos, se aprue­ban las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias y se ini­cian los tra­ba­jos de diseño, in­ter­vie­nen cien­tos de per­so­nas de las cua­les só­lo un pu­ña­do par­ti­ci­pa­rá en el desa­rro­llo del concept.

Si bien su ho­ri­zon­te es la mo­der­ni­dad, en mu­chos ca­sos, es­tos es­pe­cia­les mo­de­los com­bi­nan ese pa­que­te de no­ve­dad desafian­te con las tra­di­cio­nes que, en dé­ca­das an­te­rio­res, tam­bién pa­sa­ron por la eta­pa de con­cep­to pa­ra des­lum­brar y po­ner en aler­ta la ima­gi­na­ción de los au­to­mo­vi­lis­tas del pa­sa­do. Es una he­rra­mien­ta de mar­ke­ting, cla­ro, pe­ro tam­bién una in­tere­san­te so­lu­ción que, por un la­do, po­ne otra vez a con­si­de­ra­ción del pú­bli­co un diseño “de otra épo­ca” y que, al mis­mo tiem­po, sir­ve co­mo ho­me­na­je a aque­llos crea­do­res que es­cri­bie­ron los pri­me­ros ca­pí­tu­los de la his­to­ria au­to­mo­triz mun­dial. Ca­da vez son más los concept que van por ese ca­mino, pe­ro en el úl­ti­mo en­cuen­tro del Mon­te­rey Car Week ce­le­bra­do en Peb­ble Beach, Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos, hu­bo uno que subió el es­tán­dar de la ca­te­go­ría: el Mercedes-benz Vi­sion EQ Sil­ver Arrow.

Fle­cha de pla­ta

Sil­ver arrow (fle­cha de pla­ta) es el apo­do con el que se co­no­ce a los mo­de­los de com­pe­ti­ción de Mercedes-benz des­de la dé­ca­da de 1930. Ese so­bre­nom­bre na­ció, co­mo tan­tos otros, de un pro­ble­ma. En 1934, los W25, pin­ta­dos de un pu­rí­si­mo co­lor blan­co es­ta­ban a la or­den pa­ra lar­gar la com­pe­ten­cia del Gran Pre­mio de Ale­ma­nia, pe­ro al pa­sar por la ve­ri­fi­ca­ción téc­ni­ca, ¡sor­pre­sa!: los au­tos de la es­cu­de­ría de Stutt­gart es­ta­ban pa­sa­dos del pe­so má­xi­mo es­ta­ble­ci­do por el re­gla­men­to en ¡un ki­lo­gra­mo! El di­rec­tor del equi­po, Al­fred Neu­bauer, tu­vo una idea tan sim­ple co­mo bri­llan­te: li­jar la pin­tu­ra de los au­tos. Los me­cá­ni­cos

UN CONCEPT CAR RE­PRE­SEN­TA EL INI­CIO DE LA ETA­PA FI­NAL DE LA CREA­CIÓN DE UN VEHÍCU­LO NUE­VO. ES LA MA­TE­RIA­LI­ZA­CIÓN DE SU IDEA.

tra­ba­ja­ron to­da la no­che qui­tan­do la pin­tu­ra has­ta lle­gar a la cha­pa de co­lor gris pla­tea­do, y así fue­ron presentados en la gri­lla de par­ti­da. Esa anéc­do­ta, que acom­pa­ñó el triun­fo de Mercedes-benz en esa com­pe­ten­cia, le dio un ma­tiz es­pe­cial a la es­cu­de­ría ale­ma­na: des­de ese mo­men­to, to­dos los Mercedes de ca­rre­ra son Fle­chas de Pla­ta. Pe­ro en el ca­so del EQ Sil­ver Arrow del que ha­bla­mos aquí, las cu­rio­si­da­des van más allá del co­lor de la ca­rro­ce­ría. Se tra­ta de un mo­de­lo de pro­pul­sión eléc­tri­ca cu­yo diseño es­tá ins­pi­ra­do en el W125, un vehícu­lo es­pe­cial­men­te desa­rro­lla­do pa­ra ba­tir el ré­cord de ve­lo­ci­dad, re­to que su­peró en 1937 (al man­do del cé­le­bre Ru­dolf Ca­rac­cio­la) al lo­grar los 432,7 km/h, ré­cord que se man­tu­vo vi­gen­te has­ta 2017. Cla­ro que en el ca­so de nues­tro concept la mar­ca no ha co­mu­ni­ca­do da­tos de ve­lo­ci­dad, pe­ro sí dio a co­no­cer sus ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas que son, cuan­do me­nos, lla­ma­ti­vas. El diseño, cla­ra­men­te ins­pi­ra­do en el W125, mues­tra una ca­rro­ce­ría de fi­bra de car­bono de cin­co me­tros de lar­go por uno de an­cho, una es­pe­cia de cu­chi­lla pa­ra re­ba­nar el ai­re, que fue ela­bo­ra­da con la par­ti­ci­pa­ción de los re­fe­ren­tes de la tec­no­lo­gía ae­ro­náu­ti­ca, Ernst Hein­kel y Willy Mes­sersch­mitt. El to­que de pla­ta se lo otor­ga una pin­tu­ra es­pe­cial que, en pa­la­bras de la com­pa­ñía, es co­mo un me­tal lí­qui­do. Cie­rra el lla­ma­ti­vo es­ti­lo, la “car­lin­ga” que es­con­de el pues­to de man­do (com­ple­ta­men­te di­gi­tal) y las gi­gan­tes­cas llan­tas de alea­ción, se­mi­cu­bier­tas, de 25 pul­ga­das ade­lan­te y 26, atrás. La pro­pul­sión, a car­go de un sis­te­ma eléc­tri­co de 750 CV, to­ma ener­gía de un pack de ba­te­rías de 80 kwh de ca­paci­dad que le otor­gan una au­to­no­mía es­ti­ma­da en 400 ki­ló­me­tros. Si­guien­do con los gui­ños al mo­de­lo de la dé­ca­da de 1930, el EQ dis­po­ne de cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad de cuatro pun­tos y vo­lan­te de ma­de­ra de raíz de no­gal, de­ta­lles que se mez­clan con una in­fi­ni­dad de dis­po­si­ti­vos de avan­za­da. Por ejem­plo, pan­ta­lla pa­no­rá­mi­ca con vi­sión en tres di­men­sio­nes, vi­sor tác­til en el vo­lan­te, sis­te­ma de so­ni­do pa­ra emu­lar el es­ca­pe del mo­tor (recordemos que los vehícu­los eléc­tri­cos no emi­ten rui­dos co­mo los de com­bus­tión), que per­mi­te ele­gir en­tre va­rias op­cio­nes in­clu­yen­do las Fle­chas de Pla­ta de F1, ca­le­fac­ción de cue­llo Airs­carf, pa­ra cuan­do se uti­li­za “a cie­lo abier­to”, y pe­da­les re­gu­la­bles en al­tu­ra, en­tre otros ele­men­tos. Los mo­de­los con­cep­tua­les es­tán un pa­so ade­lan­ta­dos a la his­to­ria, ese es su tra­ba­jo, cla­ro. Pe­ro al­gu­nos avan­zan ha­cia el fu­tu­ro re­cor­dan­do el pa­sa­do. Los crí­ti­cos de siem­pre di­rán que se aca­ba­ron las ideas; los op­ti­mis­tas, que ce­le­brar la glo­ria pa­sa­da es la me­jor ma­ne­ra de re­ci­bir el por­ve­nir. ❖

Su nom­bre, “ echa de pla­ta”, re­mi­te a una an gua his­to­ria de los mo­de­los Mercedes-benz de com­pe ción. Su diseño, al es lo de una cu­chi­lla pa­ra re­ba­nar el ai­re, va en rme sin­to­nía con esa tra­di­ción.

El EQ com­bi­na ele­men­tos his­tó­ri­cos co­mo el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad de cuatro pun­tos y el vo­lan­te de ma­de­ra con dis­po­si vos ultra tec­no­ló­gi­cos co­mo su pan­ta­lla pa­no­rá­mi­ca con vi­sión en tres di­men­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.