Un le­gen­da­rio pue­blo en la re­gión de Yukón, an­ti­guo co­ra­zón de la ebre del oro.

Más de un si­glo des­pués del pri­mer des­cu­bri­mien­to de oro, el en­can­to y el mis­te­rio que en­cie­rra es­te mi­to­ló­gi­co te­rri­to­rio de Amé­ri­ca del Nor­te per­ma­ne­ce vi­gen­te. Có­mo dis­fru­tar­lo hoy y sen­tir que a pe­sar de los años la bús­que­da con­ti­núa…

Break - - FAST - Por Héc­tor Ve­láz­quez.

38

(…) Col­mi­llo Blan­co lle­gó a Fuer­te Yukón en pleno ve­rano. Cas­tor Gris ha­bía cru­za­do la gran ver­tien­te en­tre el Mac­ken­zie y el Yukón a fi­nes de in­vierno, y ha­bía pa­sa­do la pri­ma­ve­ra ca­zan­do al pie de los­pi­ca­chos del la­do oc­ci­den­tal de los Mon­tes Pe­dre­go­sos. Lue­go, apro­ve­chan­do el des­hie­lo, cons­tru­yó una ca­noa y des­cen­dió con ella­por la co­rrien­te del arro­yo Puer­co Es­pín, has­ta su cru­ce con el Yukón, al­go por de­ba­jo del círcu­lo po­lar ár­ti­co. Allí es­ta­ba el vie­jo fuer­te per­te­ne­cien­te a la Com­pa­ñía de la Bahía de Hud­son, abun­da­ban los in­dios y los ví­ve­res, y con ellos, un ba­ru­llo y ani­ma­ción sin pre­ce­den­tes. Era el ve­rano de 1893, y miles de aven­tu­re­ros que iban en bus­ca de oro re­mon­ta­ban el Yukón has­ta Daw­son y el Klon­di­ke.(…)

“Col­mi­llo Blan­co” (1906), Jack Lon­don - Cuar­ta Par­te: Los dio­ses su­pe­rio­res.

Di­cen que fue un tal George Car­mack el pri­me­ro en des­cu­brir oro en aguas de un la­go per­te­ne­cien­te al río Yukón (“río gran­de”, eso sig­ni­fi­ca), allá por agos­to de 1896. La ver­dad es que re­sul­ta di­fí­cil sa­ber­lo por­que en esa cu­ña que es hoy el más pe­que­ño te­rri­to­rio de Ca­na­dá ( los otros son Nu­na­vut y los Te­rri­to­rios del No­roes­te), la bús­que­da del me­tal pre­cio­so ha­bía co­men­za­do por lo me­nos 30 años an­tes, en ma­nos de aven­tu­re­ros que no lle­ga­ron a gra­bar su nom­bre en la his­to­ria. Así fue que se desató la “fie­bre del oro del Yukón”, que tam­bién re­ci­be el nom­bre de Klon­di­ke, un afluen­te del cur­so de agua con­si­de­ra­do el más im­por­tan­te de Amé­ri­ca del Nor­te, gra­cias a sus más de 3.200 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud. El “río gran­de” na­ce en los al­re­de­do­res de Whi­tehor­se, la ca­pi­tal del te­rri­to­rio del Yukón, y va a dar al mar de Be­ring lue­go de atra­ve­sar Alas­ka. Una de las úl­ti­mas gran­des ex­ten­sio­nes vír­ge­nes en el mun­do. Ha­ce unos 20 mil años, aun­que hay una teo­ría enun­cia­da re­cien­te que lle­va esa ci­fra a los 130 mil, pa­sa­ron por aquí obli­ga­da­men­te los pri­me­ros hom­bres pro­ve­nien­tes de Asia que ca­mi­na­ron a tra­vés de un con­ge­la­do Es­tre­cho de Be­ring. Por to­do es­to quien lle­ga has­ta allí, no pue­de de­jar de sen­tir una irre­fre­na­ble co­ne­xión an­ces­tral con lo sal­va­je y la aven­tu­ra. Más allá del oro que en­ce­gue­ció a per­so­na­jes co­mo el es­cri­tor y ver­da­de­ro

pre­cur­sor de lo que más tar­de se lla­mó “nue­vo pe­rio­dis­mo”: Jack Lon­don, o al she­riff y ca­za re­com­pen­sas Wyatt Earp, pro­ta­go­nis­ta del más fa­mo­so ti­ro­teo en la his­to­ria del vie­jo oes­te, “OK Co­rral” (allá por 1881).

Ma­ra­vi­llo­sa na­tu­ra­le­za

En la ac­tua­li­dad, lo ideal pa­ra mo­ver­se en es­tos enor­mes te­rri­to­rios es la avio­ne­ta o el he­li­cóp­te­ro y hay dis­po­ni­bles va­rias lí­neas lo­ca­les que cum­plen con el co­me­ti­do. Por tie­rra, las op­cio­nes son en bus o al­qui­lan­do un vehícu­lo 4x4, y en es­te ca­so tam­bién exis­ten al­ter­na­ti­vas. Cla­ro que a la ho­ra de re­co­rrer es­tas ca­rre­te­ras en au­to pro­pio hay que to­mar una serie de pre­cau­cio­nes, ta­les co­mo ve­ri­fi­car que el tan­que es­té siem­pre lleno (de acuer­do a las dis­tan­cias es con­ve­nien­te ha­cer­se de una re­ser­va de com­bus­ti­ble). La épo­ca pa­ra en­ca­rar tran­qui­los ex­plo­ra­cio­nes de es­te ti­po es el ve­rano, y esa tran­qui­li­dad se­rá di­rec­ta­men­te proporcional al es­ta­do de los neu­má­ti­cos, del au­xi­lio y de los fa­ros (siem­pre en­cen­di­dos mien­tras se marcha). No es­tá de más lle­var ca­de­nas pa­ra nie­ve y abri­go ex­tra. A lo lar­go de la fron­te­ra no­roc­ci­den­tal de Ca­na­dá, la que li­mi­ta al oes­te con Alas­ka, que Yukón com­par­te con los Te­rri­to­rios del No­roes­te, se eri­gen los Mon­tes Mac­ken­zie. En los mon­tes St. Elias, al su­r­oes­te, se en­cuen­tra el pi­co más al­to de Ca­na­dá y se­gun­do de Amé­ri­ca del Nor­te: el Mon­te Lo­gan de 6.050 me­tros. En el cen­tro de es­te mon­ta­ño­so te­rri­to­rio hay una me­se­ta lle­na de flo­ra y fau­na que en la zo­na nor­te, por en­ci­ma del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, se trans­for­ma en tundra. Más allá, la cos­ta nor­te es­tá ba­ña­da por las gé­li­das aguas del mar Beau­fort, im­pe­rio del res­pe­ta­ble Océano Ár­tí­co. La ma­ra­vi­llo­sa na­tu­ra­le­za de Yukón pue­de dis­fru­tar­se en par­ques na­cio­na­les co­mo el Klua­ne, un lu­gar don­de – se­gún la épo­ca del año- se prio­ri­za es­quiar, an­dar en bi­ci­cle­ta o na­ve­gar tran­qui­la­men­te en ca­noa. En el pun­to más al nor­te de la re­gión, ya por en­ci­ma del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, se en­cuen­tra el Iv­va­vik, con be­llos gla­cia­res y ríos don­de tam­bién se pue­de na­ve­gar. Los más aven­tu­re­ros prio­ri­za­rán la vi­si­ta al Par­que Na­cio­nal Vun­tut (crea­do en 1995). Un re­co­rri­do emocio­nan­te de 736 ki­ló­me­tros es el que pro­po­ne la Dem­ps­ter High­way, que lle­va

el nom­bre de Wi­lliam Dem­ps­ter, quien so­lía rea­li­zar por aquí lar­guí­si­mos via­jes en tri­neo. La ru­ta va por de­sola­dos mon­tes, va­lles y tun­dras que pa­re­cen in­ter­mi­na­bles. Em­pie­za 40 ki­ló­me­tros al su­res­te de Daw­son City des­de la Klon­di­ke High­way y se di­ri­ge al nor­te por los mon­tes Ogil­vie y Ri­chard­son, más allá del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, y pro­si­gue ha­cia Inu­vik (cer­ca de las cos­tas del mar de Beau­fort).

Pre­ser­van­do la his­to­ria y la le­yen­da

Whi­tehor­se, la ca­pi­tal de la re­gión, fue uno de los cen­tros de la fie­bre que aso­ló Yukón. Con ape­nas 27 mil ha­bi­tan­tes aún man­tie­ne el ai­re de pue­blo fron­te­ri­zo. Sus edi­fi­cios his­tó­ri­cos, co­mo la Old Log Church, pue­den co­no­cer­se me­jor gra­cias a los re­co­rri­dos que or­ga­ni­za la im­por­tan­te Aso­cia­ción de Mu­seos de Yukón. En sus al­re­de­do­res pue­den prac­ti­car­se to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des, co­mo la pes­ca del sal­món. Si la idea es tra­tar de en­con­trar­se con aquel am­bien­te de aven­tu­re­ros, tram­pe­ros, bus­ca­do­res de oro y bai­la­ri­nas de can-can, el lu­gar es el “Fran­tic Fo­llies Vau­de­vi­lle”, una sa­la de es­pec­tácu­los de va­rie­da­des re­pre­sen­ta­ti­vos de to­da una épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.