De­seos cum­pli­dos

Si lo vi­mos en una se­rie fu­tu­ris­ta, se­gu­ro que ya exis­te. Apa­ra­tos pa­ra uso co­ti­diano o cien­tí­fi­co, ro­bots in­dus­tria­les y has­ta una má­qui­na pa­ra ha­cer nues­tra cer­ve­za ar­te­sa­nal, to­do pue­de ser.

Break - - Tecnologia -

1.

Jar­dín de me­sa. El Grass­lamp so­lo re­quie­re agua e ilu­mi­na­ción LED que el pro­pio gad­get pro­por­cio­na. Be­lla­men­te di­se­ña­do, no se ne­ce­si­ta erra ni fer li­zan­te y tam­po­co mu­chos cui­da­dos.

2.

Me­jor que Ar­tu­ri­to. Work­sen­se W-01 es un ro­bot au­tó­no­mo de do­ble bra­zo que pue­de “ver, sen r, pen­sar y tra­ba­jar”. Crea­do pa­ra sa sfa­cer las ne­ce­si­da­des en la pro­duc­ción au­to­ma za­da, se pue­de mo­ver de un lu­gar a otro.

3.

Una im­pre­so­ra bio­ló­gi­ca. La Uni­ver­si­dad de To­ron­to es­tá tra­ba­jan­do en un pro­yec­to pa­ra crear piel ar fi­cial em­plean­do una im­pre­so­ra 3D que, en lu­gar de di­se­ñar ob­je­tos plás cos, for­ma un te­ji­do muy si­mi­lar a la piel hu­ma­na.

4.

Ce­pi­lla­do per­fec­to. Con di­se­ño ex­clu­si­vo de mor­de­du­ra en for­ma de U, se adap­ta a la for­ma de la bo­ca y, en 15 se­gun­dos, pue­de lim­piar la su­per­fi­cie y el in­te­rior de los dien­tes en to­das las di­rec­cio­nes.

5.

El te­cla­do ideal. Ki­ne­sis Ad­van­ta­ge2 po­ne el con­cep­to de er­go­no­mía en su má­xi­ma ex­pre­sión. Las mu­ñe­cas que­dan en la in­cli­na­ción per­fec­ta y las ma­nos per­ma­ne­cen se­pa­ra­das, ade­más de te­ner la dis­tan­cia cal­cu­la­da pa­ra los pul­ga­res.

6.

Pa­ra los aman­tes de la F1. Pirelli P Ze­ro Sound es un al­ta­voz inalám­bri­co di­se­ña­do con la for­ma de un neu­má co de ca­rre­ras. En la par­te cen­tral se ha in­te­gra­do una in­ter­faz Blue­tooth 4.0.

7.

Dar­se el gus­to. Beer­droid es la pri­me­ra cer­ve­ce­ra per­so­nal to­tal­men­te au­to­ma za­da que reúne la ar­te­sa­nía y la cien­cia de la ela­bo­ra­ción de la cer­ve­za. Pre­pa­ra cual­quier es lo de cer­ve­za u li­zan­do Brew­prints y Bre­wart In­gre­dients.

8.

Otro des­per­tar. La ca­bi­na Tar­dis del Doc­tor Who, es un ori­gi­nal des­per­ta­dor con pro­yec­tor que re­fle­ja la ho­ra en la pa­red y ca­da vez que sue­na la alar­ma, la nave se ilu­mi­na y emi­te so­ni­dos de la se­rie.

9.

Dis­fru­tar la es­pe­ra. Pron­to los ae­ro­puer­tos con­ta­ran con Ai­rpod, una cáp­su­la equi­pa­da con asien­to-ca­ma, wifi, car­ga­do­res de gad­gets, un lu­gar pa­ra guar­dar el equi­pa­je.

La gran no­che de la ra­dio ar­gen­ti­na fue tam­bién la de la te­le­vi­sión y, en par­ti­cu­lar, la del nue­vo ca­nal de ai­re Net TV que, a ape­nas dos me­ses de ha­ber na­ci­do, desa­rro­lla­do por Per­fil Net­work y la pro­duc­to­ra Kuar­zo, de­bu­tó con un me­ga­even­to siem­pre pe­lea­do por las emi­so­ras por ser si­nó­ni­mo de gla­mour, re­per­cu­sión y, ob­via­men­te, ra­ting: el pre­mio Mar­tín Fie­rro de APTRA, que es­ta vez fue pa­ra los me­jo­res del éter. La úl­ti­ma en­tre­ga del Mar­tín Fie­rro de Ra­dio, rea­li­za­da en el Ho­tel She­ra­ton, con­tó con la con­duc­ción de dos de las fi­gu­ras del ca­nal, Pam­pi­ta y Ma­riano Pe­luf­fo, y en­tre los des­bor­des de ale­gría por ga­nar y las ca­ras de bron­ca por per­der, tu­vo tres mo­men­tos su­pre­mos: En pri­mer lu­gar, la en­tre­ga del Mar­tín Fie­rro ho­me­na­je a Pinky y Cacho Fontana, maestros y mu­sas de to­dos los aman­tes y prac­ti­can­tes de la ra­dio y la te­vé, que de la mano de Héc­tor La­rrea, uno de los pre­mia­dos de la no­che, ofi­cian­do de pre­sen­ta­dor, con­for­ma­ron en el es­ce­na­rio un triun­vi­ra­to in­su­pe­ra­ble al que to­do el sa­lón es­cu­chó en si­len­cio, aplau­dió de pie y hon­ró, en mu­chos ca­sos, con lá­gri­mas de emo­ción. El otro, cuan­do lle­gó al Mar­tín Fie­rro de Oro, que fue pa­ra Andy Kus­net­zoff. Y el ter­ce­ro, pe­ro re­ve­la­do des­de ape­nas ini­cia­da la ce­re­mo­nia, cuan­do se anun­ció ofi­cial­men­te la lle­ga­da de una nue­va ra­dio, al­go que en los tiem­pos que co­rren no só­lo es aus­pi­cio­so pa­ra el es­cu­cha, sino pa­ra to­dos los pro­fe­sio­na­les y tra­ba­ja­do­res del dial que ven así abrir­se una puer­ta con­tra la co­rrien­te de tan­tas que se cie­rran en el mun­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Así es: fue en el mis­mo sa­lón don­de lo­cu­to­res, ope­ra­do­res, con­duc­to­res, pe­rio­dis­tas y pro­duc­to­res del dial fes­te­ja­ban con sus pa­res, que se anun­ció la lle­ga­da de Ra­dio Per­fil: Una ra­dio “dis­tin­ta”. La ra­dio “que fal­ta­ba”, don­de “la in­for­ma­ción es lo úni­co im­por­tan­te (más bien, lo úni­co)”. Sin “ma­ni­pu­la­cio­nes”. Sin “vuel­tas”. Así re­za la pie­za pu­bli­ci­ta­ria con la que Per­fil anun­ció su nue­vo pro­yec­to pa­ra 2019: Ra­dio Per­fil, “To­da la in­for­ma­ción. To­do el tiem­po. Sin per­der tu tiem­po”. ❖

La pri­me­ra vez que se subió a un es­ce­na­rio fue en una fun­ción de Na­vi­dad en el co­le­gio por­que ne­ce­si­ta­ban un ni­ño Je­sús. Na­ci­do en Mur­cia, Es­pa­ña, pa­só su in­fan­cia y ado­les­cen­cia en su ciu­dad na­tal, y su ca­pa­ci­dad pa­ra so­ñar y ge­ne­rar mun­dos fan­tás­ti­cos lo lle­vó a ele­gir la mo­da­li­dad de Ar­tes Es­cé­ni­cas cuan­do en­tró al IES Flo­ri­da­blan­ca pa­ra cur­sar el ba­chi­lle­ra­to. Lle­ga­do el mo­men­to de ele­gir una ca­rre­ra pen­só en De­re­cho, Fi­lo­so­fía y, aun­que la Es­cue­la de Ar­te Dra­má­ti­co no es­ta­ba en sus pla­nes, hi­zo las prue­bas y que­dó. En Mur­cia pro­ta­go­ni­zó va­rias obras de tea­tro y des­pués de tra­ba­jar en la obra Equus, por la que ga­nó el Pre­mio a Me­jor Ac­tor en la pri­me­ra edi­ción de los Pre­mios Ma­ría Je­sús Sirvent, de­ci­dió que ya era ho­ra de pro­bar suer­te en la Ca­pi­tal. Fue así que en 2014 hi­zo las va­li­jas y de­jó atrás su ca­sa, sus ami­gos y, con una ofer­ta pa­ra tra­ba­jar en Fuen­teo­ve­ju­na, de Lo­pe de Ve­ga, ate­rri­zó en Ma­drid. Sin bien el tea­tro fue su gran es­cue­la, no tu­vo no­to­rie­dad has­ta que lle­gó su opor­tu­ni­dad te­le­vi­si­va, y no fue po­ca. Par­ti­ci­pó en fic­cio­nes co­mo Pe­ca­do Ori­gi­nal, Ana y los 7, Amar en Tiem­pos Re­vuel­tos, El Co­mi­sa­rio, Los Mis­te­rios de Lau­ra y El Se­cre­to de Puen­te Vie­jo. El gran sal­to de su ca­rre­ra lo dio en 2017, cuan­do fue con­vo­ca­do por la emi­so­ra te­le­vi­si­va Antena3 pa­ra ser uno de los pro­ta­go­nis­tas de la se­rie La ca­sa de pa­pel, que lue­go se­ría ad­qui­ri­da por Net­flix y dis­tri­bui­da en to­do el mun­do. Den­ver, su per­so­na­je, un jo­ven re­bel­de que he­re­dó de su pa­dre el ofi­cio de la­drón y que se­du­ce al te­le­vi­den­te con su per­so­na­li­dad tier­na y di­ver­ti­da. En la fic­ción, que re­la­ta un ro­bo en la ca­sa de la mo­ne­da de Ma­drid, se enamo­ra de una rehén y se jue­ga en­te­ro en de­fen­sa de ella y de su pa­dre. An­tes de co­men­zar la ter­ce­ra tem­po­ra­da, el ac­tor re­co­no­ció que es­te tra­ba­jo le re­pre­sen­tó en su ca­rre­ra ha­ber­se subido a un Fór­mu­la Uno y no que­rer ba­jar nun­ca. Fut­bo­le­ro apa­sio­na­do, un día vien­do un par­ti­do del Atlé­ti­co de Ma­drid en un bar de­ci­dió que se­ría “col­cho­ne­ro” pa­ra el res­to de su vi­da. Gra­cias a su tra­ba­jo en el pro­gra­ma más vis­to en Es­pa­ña, pu­do co­no­cer a al­gu­nos de sus ído­los, co­mo Griez­mann o Mar­ce­lo, que ade­más, igual que Ney­mar, se de­cla­ra­ron fans de la se­rie y de su per­so­na­je. En oc­tu­bre de 2018, Net­flix vol­vió a con­tar con él en la se­rie es­pa­ño­la Eli­te, en la que se re­en­cuen­tra con sus vie­jos com­pa­ñe­ros Ma­ría Pe­dra­za y Mi­guel He­rrán, y cu­yo es­treno coin­ci­dió con su pri­me­ra pe­lí­cu­la, La som­bra de la ley, que nuevamente lo reúne con el ac­tor Pa­co Tous (quien en La ca­sa de pa­pel in­ter­pre­tó a Mos­cú, su pa­dre). Su co­ra­zón hoy es­tá com­pro­me­ti­do con la ac­triz Ma­ría Pe­dra­za, que in­ter­pre­ta­ra a Alli­son Wi­lliams, la rehén más va­lio­sa de la Ca­sa de la Mo­ne­da, y que vol­vió a ser su com­pa­ñe­ra en Eli­te. Los dos con­fir­ma­ron su ro­man­ce a tra­vés de Ins­ta­gram. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.