“NA­DA DE LA FA­MA ME RE­SUL­TA PO­SI­TI­VO”

El con­sa­gra­do dra­ma­tur­go, di­rec­tor, ac­tor y guio­nis­ta aca­ba de es­tre­nar una pe­lí­cu­la en la que en­car­na na­da me­nos que al di­ri­gen­te pe­ro­nis­ta John Wi­lliam Coo­ke. Aquí se ani­ma a ana­li­zar su neu­ro­sis, su re­la­ción con el pú­bli­co, con la edad, la po­lí­ti­ca y c

Break - - Rafael Spregelburd - Por Noe­lia Fra­gue­la. Fo­tos: Jo­sé To­lo­mei.

Tra­je tres mu­das de ro­pa”, avi­sa al fo­tó­gra­fo mien­tras abre el bol­so bei­ge pa­ra mos­trar un con­jun­to de ca­mi­sa y jean chu­pín que ha­cen jue­go con sus za­pa­ti­llas azu­les. Ra­fael Spregelburd ha­ce ape­nas ho­ras que vol­vió del re­cien­te 33° Fes­ti­val de Ci­ne de Mar del Pla­ta pa­ra pre­sen­tar Uni­dad XV, una pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Mar­tín De­sal­vo que na­rra la his­tó­ri­ca fu­ga de cua­tro re­fe­ren­tes pe­ro­nis­tas de la cár­cel de Río Ga­lle­gos en 1957. Él in­ter­pre­ta na­da me­nos que a John Wi­lliam Coo­ke, em­ble­má­ti­co lí­der del la iz­quier­da del mo­vi­mien­to.

Co­mo ac­tor, a Ra­fael se lo pu­do ver en una trein­te­na de pe­lí­cu­las, en­tre las que se en­cuen­tran Per­di­da, Za­ma, Ab­zur­dah, El crí­ti­co, y la inol­vi­da­ble El hom­bre de al la­do. Tam­bién ac­tuó en va­rias se­ries te­le­vi­si­vas co­mo El hom­bre de tu vi­da, Tiem­pos compulsivos, Gua­pas y Otros pe­ca­dos. Sin em­bar­go, su pa­tria es el tea­tro. Es­cri­bió su pri­me­ra obra a los 19 años y nun­ca más pa­ró. En 1994 fun­dó la com­pa­ñía “El Pa­trón Váz­quez” y sus tex­tos die­ron la vuel­ta al mun­do, tra­du­cién­do­se a más de 15 idio­mas. Al­gu­nas de sus pues­tas fue­ron éxi­to de ta­qui­lla en Mé­xi­co, Es­pa­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ita­lia, Ve­ne­zue­la y Re­pú­bli­ca Che­ca, en­tre otros paí­ses. Ga­nó más pre­mios de los que po­dría so­por­tar una bi­blio­te­ca. Mu­chos crí­ti­cos lo con­si­de­ran un au­tor com­ple­jo y des­me­su­ra­do, al que siem­pre es di­fí­cil en­ca­si­llar, eti­que­tar o de­fi­nir…

-¿Có­mo te de­fi­ni­rías vos?

-Mmm, es com­ple­jo. Me pa­sa mu­cho eso de en­con­trar­me en Mi­gra­cio­nes con el ca­si­lle­ro “pro­fe­sión” y em­pe­zar: “¿qué soy?, ¿qué so­mos?... (ri­sas). Fue­ra de bro­ma, soy cons­cien­te de que au­to­de­fi­nir­se es mu­cho más di­fí­cil de lo que uno cree. Aho­ra soy un en­tre­vis­ta­do, en mi ca­sa soy pa­dre de fa­mi­lia, tra­ba­jan­do sue­lo ser ac­tor y au­tor… So­mos mu­chas co­sas a la vez.

-¿Por qué es­tu­dias­te tea­tro?

-Fue un po­co por ca­sua­li­dad. Mi vo­ca­ción es­ta­ba pues­ta en la ma­te­má­ti­ca y las cien­cias du­ras. Pe­ro es in­jus­to que a los

17 años le pi­dan a un chi­co que de­ci­da qué va a ha­cer to­da la vi­da. Y co­mo yo sen­tía que en esa pri­me­ra pro­fe­sión po­día lle­gar a fra­ca­sar, de­ci­dí abo­car­me a una más di­ver­ti­da y pa­ra la que en­ci­ma no te­nía con­di­ción, que era ac­tuar. Es más, era un lu­gar en el que es­ta­ba siem­pre in­se­gu­ro, soy muy tí­mi­do y me cues­ta ex­po­ner­me fren­te a los de­más.

-Se­guís sien­do un po­co mi­do…

-Más que tí­mi­do, aso­cial.

-¿Hu­mil­de?

-Mu­chas per­so­nas no es­ta­rían de acuer­do con vos.

-Bueno, po­drías ser par­te de la fa­rán­du­la y sin em­bar­go siem­pre man­tu­vis­te un per­fil ba­jo.

-Eso es al­go que evi­to por­que pa­ra mí es un ga­rrón. Ten­go mu­chos ami­gos que son fa­mo­sos y cuan­do voy a co­mer con ellos su­fro al ver có­mo la gen­te quie­re sa­car­se fo­tos con ellos, los quie­ren to­car, quie­ren lle­gar a su ca­sa y de­cir: “Es­tu­ve con tal”. Se­ría muy di­fí­cil pa­ra mí que me to­men fo­tos en zun­ga en la pla­ya pa­ra pu­bli­car lue­go en las re­des y las re­vis­tas. No hay na­da de la fa­ma que pue­da ver co­mo po­si­ti­vo.

-¿Có­mo te lle­vás con la mi­ra­da de los crí cos?

-Mu­chas ve­ces esa mi­ra­da bus­ca en­ca­si­llar­te en un lu­gar por­que así es más fá­cil el aná­li­sis, pe­ro uno no de­be caer en eso. No quie­ro que na­die me es­ta­blez­ca lí­mi­tes. Sue­len de­cir que mis obras son pa­ra una eli­te por­que son muy com­pli­ca­das, pe­ro yo es­toy se­gu­ro de que no es así. Lú­ci­do, una obra que acá se pre­sen­tó en los años ‘90 en una sa­la pa­ra 90 es­pec­ta­do­res, en París fue un éxi­to a sa­la lle­na en el Théâ­tre Ma­rigny pa­ra 700 per­so­nas du­ran­te un mon­tón de tiem­po. Y, ade­más, las en­tra­das eran muy ac­ce­si­bles. En to­do ca­so, el fút­bol es de eli­te: cues­ta una for­tu­na.

-¿Pa­ra qué pú­bli­co es­cri­bís?

-No es­cri­bo pa­ra la gen­te. He en­con­tra­do en la ex­pre­sión tea­tral una for­ma de so­bre­vi­vir a la fal­ta de tras­cen­den­cia del mun­do tal co­mo se lo plan­tea. El pú­bli­co, o la gen­te, son esa ins­tan­cia ne­ce­sa­ria pa­ra que es­te ri­tual ocu­rra. Pe­ro se­ría in­ca­paz de es­cri­bir pa­ra com­pla­cer una de­ter­mi­na­da mi­ra­da. No me sa­le.

Sue­len de­cir que mis obras son pa­ra una eli­te por­que son muy com­pli­ca­das, pe­ro yo es­toy se­gu­ro de que no es así. No quie­ro que na­die me es­ta­blez­ca lí­mi­tes”.

adoc­tri­na­mien­to dis­fra­za­do de apo­li­ti­cis­mo es el que per­mi­te que el fas­cis­mo ter­mi­ne sien­do abra­za­do en Bra­sil. Si ese es el fu­tu­ro de la Ar­gen­ti­na, creo que hay que de­te­ner­lo ya.

-¿Te sen ste iden fi­ca­do al­gu­na vez con un go­bierno o gru­po po­lí co?

-No. No pue­do evi­tar ser crí­ti­co. Nun­ca en­con­tré en el sis­te­ma de par­ti­dos po­lí­ti­cos nin­gu­na fi­de­li­dad que ha­ya con­vo­ca­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra no ejer­cer esa crí­ti­ca. Ad­mi­ro mu­cho a quie­nes se po­nen la ca­mi­se­ta y mi­li­tan pa­ra una or­ga­ni­za­ción ver­ti­cal en don­de las de­ci­sio­nes lle­gan des­de un li­de­raz­go y a las cua­les hay que obe­de­cer. Pe­ro nun­ca fue mi es­pí­ri­tu, en­ton­ces me lle­vo muy mal con esa idea.

-¿Qué pen­sás del len­gua­je in­clu­si­vo?

-Me pa­re­ce fun­da­men­tal que las mu­je­res se apro­pien del len­gua­je pa­ra ha­cer vi­si­ble un te­ma de ab­so­lu­ta ur­gen­cia, pe­ro tam­po­co creo que el pro­ble­ma se va­ya a so­lu­cio­nar por esa vía. Me pa­re­ce un po­co un dis­pa­ra­te, pe­ro ce­le­bro que se reali­cen es­tas ope­ra­cio­nes sim­bó­li­cas dis­pa­ra­ta­das. Aun­que es muy di­fí­cil que yo ac­ce­da a ha­blar en un len­gua­je in­clu­si­vo ya que ade­más no lo ter­mino de en­ten­der.

-Los per­so­na­jes que so­lés en­car­nar en ci­ne son po­co con­ven­cio­na­les, por no de­cir ra­ros. ¿Es por una ne­ce­si­dad de iden fi­ca­ción?

-Me con­si­de­ro un ac­tor có­mi­co y me pa­re­ce que mi pro­pia co­mi­ci­dad es­tá li­ga­da a la idea de la neu­ro­sis. Es muy di­fí­cil ver­me en per­so­na­jes re­la­ja­dos. Pro­ba­ble­men­te me lla­men pa­ra ha­cer per­so­na­jes que es­tán al bor­de del ata­que de ner­vios. No lo sé, nun­ca lo he pen­sa­do. Pe­ro sí, a pe­sar de que en mi vi­da soy una per­so­na tran­qui­la, me lla­man pa­ra per­so­na­jes que tie­nen cier­ta ex­plo­sión de neu­ro­sis.

-¿Sos real­men­te tan tran­qui­lo co­mo de­cís?

-Más o me­nos. Me vincu­lo muy fá­cil con la ira, que en ge­ne­ral es­tá re­la­cio­na­da con el país en el que vi­vo… Pe­ro más allá de eso, lo cier­to es que lle­vo una vi­da muy nor­mal y apa­ci­ble. Es­toy en pa­re­ja ha­ce 26 años con una mu­jer a la que amo (N de la R: la ar­tis­ta, es­cri­to­ra e ilus­tra­do­ra Isol) y te­ne­mos dos ni­ños her­mo­sos: An­tón, de seis años y Fri­da, de dos. Vi­vi­mos en Al­ma­gro, pe­ro te­ne­mos una ca­sa en el cam­po a la que nos es­ca­pa­mos tres días a la se­ma­na pa­ra pre­ser­var ese es­pa­cio don­de con­vi­vi­mos con la na­tu­ra­le­za. La vi­da en la ciu­dad se ha vuel­to bas­tan­te ago­bian­te y opre­si­va.

-¿Qué co­sas dis­fru­tás ha­cer en tu em­po li­bre?

-En al­gún pun­to, yo sien­to que mi tra­ba­jo no es un tra­ba­jo sino que es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con mis de­seos, con mis ami­gos y con mi pa­sión. Por lo tan­to, la gran ma­yo­ría de mis ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas son y no son de ocio. Por ejem­plo, ha­ce cua­tro años que em­pe­cé a en­tre­nar Pa-kua, un ar­te marcial chino, pa­ra una pe­lí­cu­la de Se­bas­tián Al­fie. Y a pe­sar de que no me lle­vo na­da bien con el de­por­te, lo dis­fru­to un mon­tón, al pun­to que a fin de año voy a ter­mi­nar sien­do cin­tu­rón ne­gro en ma­ne­jo de ar­mas chi­nas. Es co­mo que me voy in­ven­tan­do mu­chas vi­das en pa­ra­le­lo don­de se pre­sen­tan sor­pre­sas co­mo esas que son muy gra­ti­fi­can­tes. Y que me man­tie­nen jo­ven.

-¿Te sen s jo­ven?

-¡No! (ri­sas) ¡Es­toy muy can­sa­do! La ver­dad es que me en­can­ta­ría sen­tir­me jo­ven to­da mi vi­da. Qui­zá la cla­ve pa­se por no de­jar de es­tar en con­tac­to siem­pre con gen­te jo­ven que ha­ce tea­tro y co­sas nue­vas. Al­go así ha­brán sen­ti­do mis maestros cuan­do se vin­cu­la­ron con­mi­go ha­ce 40 años. No lo sé, en un par de años más te res­pon­do… ❖

Me pa­re­ce que mi pro­pia co­mi­ci­dad es­tá li­ga­da a la idea de la neu­ro­sis. Me es muy di­fí­cil ima­gi­nar­me en per­so­na­jes re­la­ja­dos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.