El rom­pehie­los Al­mi­ran­te Irí­zar cum­ple 40 años a pu­ra proeza na­val. Su his­to­ria, sus se­cre­tos y ad­ver­si­da­des en bo­ca de sus tripulantes y ex­per­tos co­no­ce­do­res.

Cum­ple 40 años des­de su cons­truc­ción y, tras su fa­tí­di­co in­cen­dio en 2007, vuel­ve re­no­va­do a los ma­res he­la­dos. Anéc­do­tas, proezas, cá­ba­las y da­tos -siem­pre a gran es­ca­la- del Al­mi­ran­te Irí­zar, el bu­que in­sig­nia ar­gen­tino que cui­da el con­ti­nen­te blan­co.

Break - - Break! Fast - Por Fer­nan­do Gó­mez Dos­se­na. Fo­tos: Jo­sé To­lo­mei-ar­ma­da Ar­gen­ti­na.

Es­tá a la vis­ta de to­dos. Esa mo­le na­ran­ja y ama­ri­lla que se aso­ma en el Puer­to de Bue­nos Ai­res (en­tre la ter­mi­nal de Bu­que­bus y el Mu­seo de los In­mi­gran­tes) es el rom­pehie­los ARA Al­mi­ran­te Irí­zar, que des­can­sa de abril a di­ciem­bre muy cer­ca del Mi­cro­cen­tro por­te­ño. Fue cons­trui­do en 1977 en los as­ti­lle­ros Wär­tsi­lä de Hel­sin­ki (Fin­lan­dia) y el 15 de di­ciem­bre de 1978 fue en­tre­ga­do a la Ar­ma­da Ar­gen­ti­na. Des­de ese mo­men­to se trans­for­mó en el bu­que in­sig­nia de la Fuer­za Na­val An­tár­ti­ca. “An­tes te­nía­mos el rom­pehie­los Ge­ne­ral San Mar­tín, pe­ro fue re­em­pla­za­do por­que ya es­ta­ba vie­jo y, tan­to el man­te­ni­mien­to co­mo su re­pa­ra­ción in­su­mían mu­chí­si­mo di­ne­ro pa­ra el país”, co­men­ta el Al­mi­ran­te Ser­gio Spi­ne­lli, do­cen­te de His­to­ria y es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios His­tó­ri­cos Na­va­les con se­de en Ca­sa Ama­ri­lla. Las fun­cio­nes prin­ci­pa­les del rom­pehie­los son ofi­ciar de apo­yo lo­gís­ti­co en la re­gión an­tár­ti­ca y fo­men­tar la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en el con­ti­nen­te blan­co. Por su­pues­to que ha si­do uti­li­za­do pa­ra otras ac­cio­nes se­gún las ne­ce­si­da­des his­tó­ri­cas de ca­da dé­ca­da. “Fue bu­que hos­pi­tal du­ran­te la Gue­rra de Mal­vi­nas. Es más, se acon­di­cio­nó en tan só­lo 48 ho­ras pa­ra al­ber­gar 126 ca­mas y un qui­ró­fano. En ese en­ton­ces fue un hi­to que el bu­que ha­ya po­di­do trans­por­tar san­gre hu­ma­na pa­ra trans­fu­sio­nes. Por las vi­bra­cio­nes del mar, la san­gre sue­le des­com­po­ner­se, pe­ro en ese mo­men­to idea­ron una con­ten­ción es­pe­cial de go­ma es­pu­ma que per­mi­tió sal­var vi­das tan­to de sol­da­dos ar­gen­ti­nos co­mo in­gle­ses”, in­for­ma Spi­ne­lli y aco­ta: “Du­ran­te la gue­rra tu­vo dos ac­tua­cio­nes más: el 2 de abril du­ran­te la re­con­quis­ta y cuan­do ofi­ció de trans­por­te del ejér­ci­to ha­cia las is­las”.

Dos he­chos his­tó­ri­cos se su­man a la lis­ta del bar­co: el res­ca­te del bar­co ale­mán Mag­da­le­na Ol­den­dorff y el in­cen­dio del 12 de abril de 2007. Esos fue­ron los años más com­ple­jos del bu­que, ya que las lla­mas que sa­lie­ron de la sa­la de los ge­ne­ra­do­res des­tru­ye­ron más del 40 por cien­to de su su­per­fi­cie. La re­pa­ra­ción -a car­go de la em­pre­sa Tan­da­nor- du­ró 86 me­ses con un equi­po sor­pren­den­te de 200 tra­ba­ja­do­res que lo re­pa­ra­ron y ag­gior­na­ron usan­do 870 to- ne­la­das de ace­ro, 76 mil me­tros de co­bre y 153 mil mi- llo­nes de dó­la­res en la in­ver­sión. En es­te pro­ce­so no só­lo se su­mó tec­no­lo­gía, sino tam­bién mu­chí­si­mo más es­pa­cio pa­ra el desem­pe­ño de los in­ves­ti­ga­do­res an­tár­ti­cos y más ca­pa­ci­dad pa­ra el trans­por­te de ga­soil. El Irí­zar tie­ne 121 me­tros de es­lo­ra ( lar­go) y 25 me­tros de man­ga (an­cho), y aun­que pa­rez­ca men­ti­ra en­trar y vi­si­tar­lo es sor­pren­den­te por sus co­mo­di­da­des y sus ins­ta­la­cio­nes. El bar­co tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 313 pa­sa­je­ros, de los cua­les 120 son es­ta­bles y tra­ba­jan los 365 días del año en su man­te­ni­mien­to. Ejem­plo de ello son los me­teo­ró­lo­gos, la cú­pu­la del co­man­do antártico y el per­so­nal de la Di­rec­ción Na­cio­nal An­tár­ti­ca que se desem­pe­ña en tur­nos de 8 ho­ras dia­rias sin días de des­can­so. La tri­pu­la­ción no es­ta­ble se com­ple­ta con in­ves­ti­ga­do­res, in­vi­ta­dos y otro ti­po de tra­ba­ja­do­res pa­ra di­fe­ren­tes áreas. De to­dos ellos, só­lo un 20 por cien­to son mu­je­res. To­do allí aden­tro es mag­ná­ni­mo: pue­de tras­la­dar ca­si 142 mil to­ne­la­das en sus bo­de­gas, tie­ne lu­gar pa­ra dos he­li­cóp­te­ros y gas­ta 4 mi­llo­nes de li­tros de ga­soil en ca­da cam­pa­ña an­tár­ti­ca. “Cuan­do hay que rom­per el hie­lo el

con­su­mo de com­bus­ti­ble se du­pli­ca. Pue­de par­tir

has­ta tém­pa­nos de seis me­tros de hie­lo en la su­per­fi­cie por­que tie­ne un re­fuer­zo en la proa de 47 mi­lí­me­tros de es­pe­sor de ace­ro y ade­más, re­fuer­zos ex­tras en la qui­lla”, in­for­ma Ariel Bro­da, te­nien­te de fra­ga­ta, je­fe de au­xi­lia­res y con­trol de ave­rías del bu­que, quien agre­ga: “Las no­ches en las cua­les el bar­co se de­di­ca a rom­per hie­lo es muy di­fí­cil dor­mir, ya que el tra­ba­jo es in­ten­so y las vi­bra­cio­nes y rui­dos son real­men­te in­so­por­ta­bles. El bar­co no lo par­te de una vez, sino que se va apo­yan­do de a po­co has­ta rom­per­lo”. La cam­pa­ña an­tár­ti­ca du­ra cer­ca de 110 días y se in­ten­ta vi­si­tar to­das las ba­ses ar­gen­ti­nas (13 en to­tal), eso va a de­pen­der siem­pre de la si­tua­ción cli­má­ti­ca. Uno de los mo­men­tos más pe­li­gro­sos de la na­ve­ga­ción es el cru­ce del ca­nal de Bra­ke, en el cual por el olea­je el rom­pehie­los lle­ga a ha­cer has­ta 25 gra­dos de es­lo­ra. Al re­co­rrer los 8 pi­sos com­ple­tos que tie­ne el bu­que sor­pren­den las ha­bi­ta­cio­nes hos­pi­ta­la­rias, las 3 ca­mas de te­ra­pia in­ten­si­va, la sa­la del den­tis­ta, el enor­me co­me­dor, la sa­la de mus­cu­la­ción, la sa­la de mo­to­res y los bu­ques sal­va­vi­das. Den­tro del bu­que no es to­do cien­cia, pre­ci­sión y ten­sión, la su­pers­ti­ción y las cá­ba­las tie­ne tam­bién su lu­gar. “No se pue­den lle­var mu­ñe­cos ni imá­ge­nes de pin­güi­nos. El año pa­sa­do un tri­pu­lan­te com­pró sin sa­ber­lo un pe­lu­che en Us­huaia pa­ra su hi­jo y cuan­do lo vie­ron lo que­ma­ron en el in­ci­ne­ra­dor”, ex­pli­ca el ca­pi­tán de fra­ga­ta Ma­xi­mi­li­ano Man­gia­te­rra, quien agre­ga que cuan­do se cru­za el Círcu­lo Po­lar Antártico se rea­li­za una pe­que­ña ce­re­mo­nia en la cual se in­vo­ca a Po­sei­dón. “A los no­va­tos en el bar­co se les cor­ta el pe­lo”, aco­ta Bro­da, quien cuen­ta que los sá­ba­dos a la no­che siem­pre se co­ci­na el me­nú antártico: piz­za con cer­ve­za. “Via­jar en el Iri­zar es real­men­te un up­gra­de muy im­por­tan­te pa­ra cual­quie­ra que ha­ce una ca­rre­ra na­val. Real­men­te es una ac­ti­vi­dad de je­rar­quía y una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa e in­ten­sa. Es di­fí­cil, pe­ro es emo­cio­nan­te for­mar par­te de la tri­pu­la­ción de uno de los rom­pehie­los más em­ble­má­ti­cos del mun­do”, con­clu­ye. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.