Una vez más, los ras­ca­cie­los de Nue­va York se vie­ron acom­pa­ña­dos de glo­bos gi­gan­tes du­ran­te el imperdible des­fi­le del Día de Ac­ción de Gra­cias.

Co­mo to­dos los años, Man­hat­tan se ti­ñó de co­lor y fan­ta­sía pa­ra el Día de Ac­ción de Gra­cias. Dis­fra­ces, ca­rro­zas, shows mu­si­ca­les y un clá­si­co que ya es un ícono: los glo­bos gi­gan­tes ins­pi­ra­dos en los más fa­mo­sos per­so­na­jes de di­bu­jos in­fan­ti­les.

Break - - Break! Fast -

EL THANKS­GI­VING DAY, O DÍA DE AC­CIÓN DE GRA­CIAS, ES PA­RA ES­TA­DOS UNI­DOS UN HI­TO ESEN­CIAL DE SU HIS­TO­RIA, IDIO­SIN­CRA­SIA Y CUL­TU­RA.

Con­tro­ver­sias so­bre su ori­gen ha­brá siem­pre, pe­ro lo que no de­ja de ser más que evi­den­te es que el Thanks­gi­ving Day, o Día de Ac­ción de Gra­cias, es pa­ra Es­ta­dos Uni­dos un hi­to esen­cial de su his­to­ria, idio­sin­cra­sia y cul­tu­ra. El re­la­to ofi­cial es cla­ro: el pri­me­ro de es­tos ban­que­tes se dio en 1621 en Ply­mouth, Mas­sa­chu­setts, cuan­do el gru­po de pio­ne­ros co­lo­nos – sí, los mis­mos que me­ses an­tes ha­bían des­em­bar­ca­do allí en el mí­ti­co May­flo­wer– se jun­tó con la tri­bu Wam­pa­noag pa­ra agra­de­cer la co­se­cha (que por fin ha­bía si­do bue­na), pe­ro so­bre to­do pa­ra ce­le­brar la paz y coope­ra­ción que rei­na­ba en­tre am­bos gru­pos. Fue­ron lue­go los má­xi­mos pró­ce­res de Es­ta­dos Uni­dos (des­de Geor­ge Was­hing­ton has­ta Abraham Lin­coln) los en­car­ga­dos de con­ver­tir esa fe­cha en fies­ta na­cio­nal que, tras va­rios ca­bil­deos, que­dó de­fi­ni­da pa­ra el cuar­to jue­ves de ca­da no­viem­bre (jue­ves pa­ra res­pe­tar los días fes­ti­vos de otros cre­dos y no­viem­bre pa­ra hon­rar esa mí­ti­ca co­se­cha). En­car­ga­da de abrir la tem­po­ra­da de fies­tas y de com­pras (el día si­guien­te al atra­cón de pa­vo es el fa­mo­so Black Fri­day de des­cuen­tos), el Día de Ac­ción de Gra­cias es, ade­más, el gran mo­men­to de reunión fa­mi­liar, don­de ca­da uno de los más de 300 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del gran país del nor­te ha­ce lo im­po­si­ble pa­ra via­jar y en­con­trar­se con los su­yos. Y si el en­cuen­tro es en Nue­va York, mu­cho me­jor aún ya que allí se ce­le­bra des­de la dé­ca­da del 20 el más fa­mo­so Des­fi­le de Ac­ción de Gra­cias, que ofre­ce shows mu­si­ca­les, ca­rro­zas y glo­bos gi­gan­tes (ins­pi­ra­dos en per­so­na­jes in­fan­ti­les) so­bre el her­mo­so cie­lo de Man­hat­tan. ❖

FAN­TA­SÍA IN­FLA­DA El des­fi­le na­ció en los años 20 y po­co des­pués ins­tau­ró la tra­di­ción de in­mor­ta­li­zar di­bu­ji­tos en glo­bos gi­gan­tes. El pri­me­ro fue Fé­lix, el ga­to. Es­te año Pikachu fue uno de los más aplau­di­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.