En­tre­vis­ta Flo­ren­cia Etcheves

“NO ERA FELÍZ CON LO QUE HA­CÍA Y YO NO SIR­VO PA­RA PA­SAR­LA MAL”

Break - - Líderes Mundiales - Por Pa­blo Stein­mann. Fotos: Jo­sé To­lo­mei.

Ma­nue­li­ta era Ma­nuel”. Así po­dría ti­tu­lar­se la pri­me­ra his­to­ria que aso­ma en el uni­ver­so de his­to­rias de Flo­ren­cia (47), que apro­ve­cha el si­len­te pa­so de su tor­tu­ga pa­ra con­tar la pe­que­ña anéc­do­ta: “To­da la vi­da pen­sa­mos que era hem­bra, por eso le pu­si­mos Ma­nue­li­ta, pe­ro ha­ce po­co la lle­va­mos al ve­te­ri­na­rio (‘sí se­ño­res, hay que lle­var las tor­tu­gas al ve­te­ri­na­rio ca­da tan­to’, en­fa­ti­za) y en me­dio de la re­vi­sa­ción, sa­có a re­lu­cir su enor­me pe­ne fren­te a to­dos. Fue una sor­pre­sa to­tal pe­ro ahí no­más le cam­bia­mos el nom­bre”, re­me­mo­ra con una son­ri­sa mien­tras se las in­ge­nia pa­ra traer ca­fé, po­ner una can­ción de Bon Jo­vi (mú­si­co del que se de­cla­ra fa­ná­ti­ca to­tal) y or­de­nar de pa­so las ho­jas y fi­chas des­per­di­ga­das por su aco­ge­do­ra ca­sa de Nu­ñez. “Es­te es mi sis­te­ma de trabajo, ar­mo fi­chas y las des­pa­rra­mo por to­do el pi­so. Créa­se o no, ese es mi se­cre­to pa­ra or­de­nar­me”. Pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en Po­li­cia­les y ca­ra de TN du­ran­te mu­chos años, Flo­ren­cia sor­pren­dió el año pa­sa­do a pro­pios y ex­tra­ños cuan­do de­ci­dió ba­jar­se de esa se­ñal de no­ti­cias pa­ra de­di­car­se full ti­me a su ca­da vez más im­por­tan­te vo­ca­ción: la es­cri­tu­ra. No só­lo de no­ve­las sino tam­bién de guio­nes. Ac­tual­men­te es­tá con tres (ra­zón por la cual aca­ba de sus­pen­der sus va­ca­cio­nes): dos pe­lí­cu­las pa­ra una pla­ta­for­ma de strea­ming del ex­te­rior y una mi­ni­se­rie pa­ra un ca­nal abier­to lo­cal. Lo cuen­ta así, muy adap­ta­da al otro “se­cre­to de su­ma­rio” con el que aho­ra le to­ca li­diar en su nue­vo me­tier.

-¿Te re­sul­tó di cil pe­gar el vo­lan­ta­zo?

-No. En TN tra­ba­jé 24 años, más del 50% de mi vi­da. Es un mon­tón. Pe­ro ya me sien­to adap­ta­dí­si­ma a mi nue­va vi­da. Hoy soy mi pro­pia je­fa, la res­pon­sa­ble ab­so­lu­ta de lo que pro­duz­co y fac­tu­ro. Eso con­lle­va más li­ber­tad pe­ro tam­bién mu­chí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad.

-¿Pe­rio­dis­ta se­rás siem­pre?

-Creo que sí, de­jé la te­le y por aho­ra de­jé de tra­ba­jar co­mo pe­rio­dis­ta pe­ro no ten­go ni idea qué pue­de lle­gar a su­ce­der en el fu­tu­ro. De ver­dad lo di­go, la prue­ba es­tá en que si ha­ce cin­co años me pre­gun­ta­bas si de­ja­ría la te­le, te hu­bie­se di­cho que ni lo­ca. Por otro la­do, tam­bién es cier­to que hoy en día es muy di­fí­cil es­ca­par­le a la ac­tua­li­dad. Soy muy ac­ti­va en re­des so­cia­les, mu­chos de mis chats es­tán com­pues­tos por pe­rio­dis­tas y me si­gue in­tere­san­do mu­chí­si­mo lo que su­ce­de. Es­toy al tan­to de to­do lo que pu­bli­can los por­ta­les, los dia­rios, los ca­na­les de no­ti­cias…

-¿Ves TN?

-Sí, to­tal­men­te, nun­ca me mo­les­tó no ver- me ahí. Es más, mi­rán­do­lo des­de afue­ra te di­go: qué gran ca­nal de no­ti­cias. Pa­ra mí si­gue sien­do un or­gu­llo ha­ber la­bu­ra­do ahí du­ran­te tan­to tiem­po.

-¿Ale­jar­te de ahí no fue una for­ma de es­ca­par­le a la fa­mo­sa “grie­ta”?

-No, pa­ra na­da. Pen­sá que tra­ba­jé en el ca­nal en la épo­ca más vi­ru­len­ta de la grie­ta. Me pe­dían nie­tos por la ca­lle, ima­gi­na­te… Mi de­ci­sión no tu­vo na­da que ver con una cues­tión po­lí­ti­ca. Fue una de­ci­sión per­so­nal y emo­cio­nal, no es­ta­ba sien­do fe­liz con lo que ha­cía y yo no sir­vo pa­ra eso. No soy re­si­lien­te, no sir­vo pa­ra pa­sar­la mal.

-¿Qué era en con­cre­to lo que te ha­cía real­men­te in­fe­liz?

-No lo dis­fru­ta­ba. Du­ran­te esos años hi­ce de to­do en el ca­nal, fui vi­deo­gra­fis­ta, pro­duc­to­ra, cro­nis­ta, co­lum­nis­ta, con­duc­to­ra, de to­do. Y ca­da una de esas ta­reas las hi­ce fe­liz, me des­per­ta­ba con­ten­ta. Y des­de ha­ce un tiem­po a es­ta par­te em­pe­cé a dar­me cuen­ta que ya no me su­ce­día más eso. Me pa­re­cía des­ho­nes­to se­guir así.

-La cción en tu ca­so le ter­mi­nó ga­nan­do a la reali­dad…

-Sí, to­tal­men­te. Y nun­ca creí que po­día lle­gar a su­ce­der­me al­go se­me­jan­te. De ver­dad. Cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir fic­ción en 2012 me pa­re­cía un proyecto pa­ra­le­lo, una suer­te de hobby ren­ta­do pa­ra mis horas li­bres. Y así fue du­ran­te mu­cho tiem­po. Pe­ro de re­pen­te una ac­ti­vi­dad em­pe­zó a pi­sar a la otra y me di cuen­ta de que es­cri­bir era lo que real­men­te me ha­cía fe­liz. Y la te­le­vi­sión no. Así que de­ci­dí ir­me an­tes de em­pe­zar a odiar­la. Di­ga­mos que fue una se­pa­ra­ción en buenos tér­mi­nos, que sue­len ser las más di­fí­ci­les…

-¿Te cos­tó el día si­guien­te?

-Sí un po­co. Los pri­me­ros tres días me le­van­ta­ba tar­de, mi­ra­ba se­ries, iba al ca­fe­ci­to de la es­qui­na… Y ahí no­más me di­je: ‘che, no es­toy de va­ca­cio­nes, ¿qué es­toy ha­cien­do?’. Y em­pe­cé a or­de­nar­me mu­cho más.

-¿Sos de es­cri­bir a cho­rros o “en cuo­tas”?

-Yo soy es­truc­tu­ra­lis­ta pa­ra es­cri­bir, lo que más me in­tere­sa es la es­truc­tu­ra. To­do lo de­más va y vie­ne. Así que si bien pue­do tar­dar bas­tan­te en en­con­trar esa es­truc­tu­ra, una vez que lo ha­go, la co­sa flu­ye mu­chí­si­mo.

-¿To­da bue­na his­to­ria em­pie­za con un buen nal?

-En mi ca­so no es así, yo sien­to que, vol­vien­do a lo de re­cién, to­do em­pie­za con una bue­na es­truc­tu­ra. Con el có­mo

Tras pa­sar más de la mi­tad de su vi­da de­di­ca­da a las no­ti­cias, apos­tó a full por la cción a tra­vés de no­ve­las y guio­nes pa­ra ci­ne y te­le­vi­sión. Sus va­ca­cio­nes se­rán a pu­ra es­cri­tu­ra. Nue­vas ru­ti­nas, mal­da­des y pla­ce­res en una charla dis­ten­di­da y al rit­mo de su ama­do Bon Jo­vi.

voy a con­tar al­go, no tan­to con el qué. ¿La his­to­ria em­pie­za por acá o por allá?, ¿quién lle­va la na­rra­ción?, ¿pa­ra dón­de va a ir? En al­gún pun­to es co­mo una ca­sa, la cons­truc­ción es mu­cho más com­ple­ja que la de­co­ra­ción.

-¿No te­nés mie­do de que­dar­te sin ideas?

-No. Ten­go ideas to­do el tiem­po. Hoy en día, en mi ca­be­za ten­go la idea de cua­tro no­ve­las más…

-No es lo más co­mún eso…

-Su­pon­go que es un po­co el ejer­ci­cio que te da la pro­duc­ción te­le­vi­si­va dia­ria. To­do el tiem­po es­tás pen­san­do de qué ha­blar, có­mo… Y eso me su­ce­de tam­bién con la fic­ción. En al­gún pun­to, mis no­ve­las son ex­cu­sas pa­ra ha­blar de los te­mas que me in­tere­san. Y siem­pre quie­ro ha­blar de al­go… (ríe). Fue­ra de bro­ma, es in­fi­ni­to eso. En Erran­tes (su úl­ti­ma no­ve­la) yo que­ría ha­blar del po­der de los dé­bi­les, ¿qué pa­sa­ría si un día los dé­bi­les se em­po­de­ran y po­nen en ja­que a sus opre­so­res? ¿Exis­te esa po­si­bi­li­dad o es una uto­pía? Con esa idea sur­gió la no­ve­la, que fi­nal­men­te am­bien­té en un mun­do repleto de dé­bi­les y opre­so­res: las sec­tas. Pa­ra la pró­xi­ma no­ve­la ten­go una idea que me vie­ne dan­do vuel­tas en la ca­be­za ha­ce mu­cho: la mal­dad. ¿Exis­te tal co­sa en es­ta­do pu­ro? ¿Hay gen­te que real­men­te na­ce ma­la?

-¿Re­co­no­cés mal­dad en vos?

-Sí, cla­ro. Mi mal­dad sale cuan­do me sien­to trai­cio­na­da. Y ha­go un pa­rén­te­sis por­que si no sue­na que só­lo soy ma­la cuan­do el otro se lo ‘me­re­ce’ y no es así. Hay mu­chas ve­ces que me sien­to trai­cio­na­da pe­ro en reali­dad na­die me trai­cio­nó y reac­ciono igual, ¿se en­tien­de la di­fe­ren­cia? Y ahí me re­co­noz­co muy mal­va­da, pue­do lle­gar a pla­near ven­gan­zas y co­sas por es­ti­lo que no es­tán na­da bien.

-¿Quién te trai­cio­nó?

-Ami­gas, ex pa­re­jas, al­gu­nos fa­mi­lia­res… A lo me­jor no fue­ron co­sas gra­ví­si­mas, pe­ro ten­go unos có­di­gos de leal­tad tan in­fan­ti­les e in­ten­sos que en­se­gui­da reac­ciono. Si al­go me due­le en lo pro­fun­do, soy fa­tal. Me trans­for­mo en un ani­mal he­ri­do.

-Siem­pre hi­cis­te un cul­to de la amis­tad en­tre mu­je­res. Mu­chas ve­ces sue­le fal­tar em­po pa­ra eso…

-Sí, pe­ro hay que ha­cér­se­lo. Mis ami­gas son im­por­tan­tí­si­mas pa­ra mí. Ade­más so­mos to­das tan dis­tin­tas que cual­quier te­ma se en­ri­que­ce in­creí­ble­men­te. Cuan­do sal­go con ellas vuel­vo a ca­sa re­no­va­da.

-¿Con Juan, tu ma­ri­do, qué po de pla­nes sue­len ha­cer?

-So­mos muy de sa­lir a co­mer afue­ra. A es­ta edad, tam­bién, ¿qué otras op­cio­nes que­dan…? (ri­sas). Él co­ci­na muy bien así que en in­vierno so­le­mos que­dar­nos ba­jo te­cho y con Net­flix a mano. Pe­ro aho­ra en ve­rano nos en­can­ta sa­lir a co­no­cer lu­ga­res nue­vos.

-¿Y con Ma­nue­la, tu hi­ja?

-Mi hi­ja ya es una mu­jer, ha­ce ra­to que no vi­vo con una ni­ña así que las sa­li­das, las char­las y tam­bién las pe­leas son de mu­jer a mu­jer. Muy in­ten­so to­do, so­bre to­do las dis­cu­sio­nes. Ca­da tan­to me sale el fa­mo­so: “mien­tras vi­vas ba­jo es­te te­cho…” pe­ro en­se­gui­da me doy cuen­ta de que es una he­rra­mien­ta de­ses­pe­ra­da de con­trol.

-Por re­des vi que fue­ron jun­tas a va­rias de las mar­chas y mo­vi­li­za­cio­nes fe­mi­nis­tas…

-Sí, ya ar­ma­mos un fren­te co­mún contra mi ma­ri­do que nos acu­sa de fe­mi­na­zis… (ríe). Fue­ra de bro­ma, ella es muy fe­mi­nis­ta y creo que yo no tu­ve mu­cho que ver al res­pec­to. Me pa­re­ce que es­tas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ya lo traen en la san­gre… De he­cho yo pue­do es­tar un día pen­sa­do so­bre un te­ma y dán­do­le vuel­tas y cuan­do se lo vuel­co a ella, me mi­ra y me di­ce: “Ma­má es ob­vio que eso es re ma­chis­ta”. No­so­tros he­mos si­do cria­das en un pa­triar­ca­do sú­per ac­ti­vo, ellas es­pe­ro que no.

-¿Te ha­ce sen r más op mis­ta eso con res­pec­to al fu­tu­ro?

-Su­ma­men­te op­ti­mis­ta. Yo creo que el fu­tu­ro se­rá de me­jo­res va­ro­nes y de me­jo­res mu­je­res. Es­toy con­ven­ci­da de eso. Y pa­ra us­te­des, los hom­bres, se­rá un ali­vio abra­zar ese nue­vo pa­ra­dig­ma, van a po­der de­jar atrás ese ma­chi­to ho­rri­ble que no se pue­de emo­cio­nar, sen­si­bi­li­zar y que no sa­be acep­tar un no co­mo respuesta… La pre­sión que han te­ni­do siem­pre los ti­pos pa­ra ser eri­gir­se en el ga­lán que se le­van­ta to­das las mi­nas de­be ser muy ago­bian­te. Hay mu­chos ti­pos que no pue­den li­diar con eso. Pe­ro no les que­da­rá otra que apren­der a ha­cer­lo. ❖

Ten­go unos có­di­gos de leal­tad tan in­fan­ti­les e in­ten­sos que en­se­gui­da reac­ciono si me sien­to trai­cio­na­da. Me trans­for­mo en un ani­mal he­ri­do. Es­toy con­ven­ci­da de que el fu­tu­ro se­rá de me­jo­res va­ro­nes y de me­jo­res mu­je­res. Y pa­ra los hom­bres, se­rá un ali­vio abra­zar ese nue­vo pa­ra­dig­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.