Quié­nes son los que más ganan con Ins­ta­gram

El que me­nos tie­ne, reú­ne 122 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Nú­me­ros que se mue­ven ho­ra tras ho­ra y que les per­mi­ten ob­te­ner ga­nan­cias mi­llo­na­rias con ca­da posteo. Fa­mo­sos e in­flu­yen­tes.

Break - - Celebrities -

Dway­ne John­son.

Apo­da­do La Ro­ca, pa­re­ce ha­cer to­do bien. Ex lu­cha­dor pro­fe­sio­nal del cir­cui­to de lu­cha li­bre, don­de ob­tu­vo 10 tu­los mun­dia­les e in­ter­con nen ta­les, es una de las es­tre­llas me­jor pa­gas de Holly­wood. Ter­mi­nó de ro­dar el spin off del fil­me Rá­pi­do y Fu­rio­so, lla­ma­do Hobbs & Shaw, y ga­na tam­bién en la red so­cial unos 650.000 dó­la­res por apa­ri­ción. Tie­ne 127 mi­llo­nes de fans que lo si­guen.

Be­yon­cé Know­les.

Siem­pre ori­gi­nal en sus pu­bli­ca­cio­nes, prio­ri­za mo­de­lar sus pro­pios di­se­ños, ele­gan­tes y so­fis­ti­ca­dos, y los de la mar­ca Tops­hop de ro­pa de­por­ti­va, cu­yo pa­que­te ac­cio­na­rio ter­mi­nó de ad­qui­rir en su to­ta­li­dad a fi­nes de 2018. La can­tan­te y tam­bién ac­triz tie­ne 122 mi­llo­nes de per­so­nas en su cuen­ta que le su­man unos 700.000 dó­la­res por posteo.

Ky­lie Jen­ner.

La re­vis­ta For­bes di­jo de la top mo­del que es la pró­xi­ma mul mi­llo­na­ria más jo­ven del mun­do en ha­cer su for­tu­na por sí mis­ma. Y en la ta­rea la ayu­da, y mu­cho, Ins­ta­gram, don­de co­bra un mi­llón de dó­la­res por pu­bli­ca­ción. Tam­bién em­pre­sa­ria, di­se­ña­do­ra y ac­triz, con só­lo 20 años y 123 mi­llo­nes de se­gui­do­res, se hi­zo fa­mo­sa gra­cias al reality de las her­ma­nas Kar­das­hian. Iró­ni­ca­men­te no es la que ene más “fo­llo­wers” en es­te ran­king.

Cris ano Ro­nal­do.

A CR7 lo si­guen 150 mi­llo­nes per­so­nas. Sus úl mos posteos lo mues­tran en los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, des­can­san­do. Es­tas pu­bli­ca­cio­nes es­tán es­pon­so­rea­das por Du­bai Hol­ding, em­pre­sa in­ter­na­cio­nal de­di­ca­da a in­ver­sio­nes, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y bie­nes raí­ces. Fac­tu­ra 750.000 dó­la­res, aun­que es po­si­ble que en es­tos mo­men­tos sea más por el in­cre­men­to en sus “fo­llo­wers”.

Kim Kar­das­hian.

Tie­ne 38 años y sal­tó a la fa­ma por sus im­por­tan­tes atri­bu­tos si­cos y por su fron­ta­li­dad, que no co­no­ce fil­tros. Ade­más de te­ner una fa­mi­lia bas­tan­te es­pe­cial con la que com­par­te un exi­to­so reality des­de ha­ce 15 años, tu­la­do Kee­ping Up with the Kar­das­hians, arro­ja en su cuen­ta de Ins­ta­gram un nú­me­ro de 124 mi­llo­nes de fie­les que le re­por­tan la en­via­dia­ble ci­fra de 720.000 dó­la­res.

El top bróker de Mia­mi sos­tie­ne la mi­ra­da al ha­blar. Sin per­der la sim­pa­tía ni un ins­tan­te, pue­de con­tar diez anéc­do­tas al hi­lo en las cua­les se re­pi­ten dos pa­la­bras: ami­gos y com­par­tir. Es que el em­pre­sa­rio ar­gen­tino Bruno Ric­ci, que re­si­de en los Es­ta­dos Uni­dos des­de ha­ce 30 años, ade­más de des­ta­car­se por su la­bor co­mo agen­te in­mo­bi­lia­rio en For­tu­ne In­ter­na­tio­nal Realty, sa­be cul­ti­var sus amis­ta­des: “Es al­go na­tu­ral pa­ra mí com­par­tir y ten­der una mano al que lo ne­ce­si­te”, ase­gu­ra. La lis­ta de ami­gos de Ric­ci es ex­ten­sa y cuen­ta con ce­le­bri­da­des de to­do el mun­do. En­tre sus clien­tes ha­bi­tua­les hay per­so­na­li­da­des de re­nom­bre, co­mo au­to­mo­vi­lis­tas, te­nis­tas, ju­ga­do­res de golf, can­tan­tes, di­plo­má­ti­cos y de la reale­za. Sin em­bar­go, Bruno es re­co­no­ci­do y se­ña­la­do por su dis­cre­ción a la ho­ra de tra­ba­jar y, a pe­sar de in­sis­tir, no qui­so re­ve­lar de­ta­lles de los com­pra­do­res. Cuan­do el ex­te­nis­ta ar­gen­tino Juan “Pi­co” Mó­na­co pi­sa Mia­mi, no se pier­de de dis­fru­tar de la com­pa­ñía de Ric­ci. Ha­ce unos me­ses, am­bos fue­ron al­can­za­dos por los flas­hes cuan­do un po­li­cía los de­te­nía por rea­li­zar una in­frac­ción de trán­si­to con Pi­co al vo­lan­te. Bruno, oriun­do de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Mar­tí­nez, es due­ño de una in­tere­san­te y lu­jo­sa co­lec­ción de au­tos clá­si­cos sport, una de sus tan­tas pa­sio­nes. De chi­co so­ña­ba con ser pi­lo­to pro­fe­sio­nal y, si bien no fue el ca­mino que eli­gió, dis­fru­ta de su­mar­se a ca­rre­ras por los lu­ga­res más in­creí­bles del mun­do, siem­pre, por su­pues­to, ro­dea­do de ami­gos. En no­viem­bre pa­sa­do par­ti­ció de las 500 Mi­llas del Sur, en Ba­ri­lo­che, don­de, cus­to­dia­do por mon­ta­ñas, re­co­rrió du­ran­te cua­tro días par­te de la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na. “Lo más in­tere­san­te de es­tos even­tos es com­par­tir vi­ven­cias y ha­cer nue­vos ami­gos”, res­ca­tó el em­pre­sa­rio en aque­lla opor­tu­ni­dad. Bruno ha com­par­ti­do ca­rre­ras con el ac­tor bri­tá­ni­co Ro­wan At­kin­son (Mr. Bean) y el can­tan­te Bono, lí­der de la ban­da U2. Tam­bién al­mor­zó con el Prín­ci­pie de Mon­te­car­lo, Al­ber­to II, y char­ló so­bre mo­to­res con Char­lie Watts, ba­te­ris­ta de los Ro­lling Sto­nes. “Cuan­do es­ta­mos en el cir­cui­to, hay mu­cha ca­ma­ra­de­ría y las vi­ven­cias que te­ne­mos son ex­qui­si­tas”, des­ta­ca. Ade­más de tra­ba­jar y ha­cer ami­gos, Ric­ci se to­ma muy en serio lo de “ten­der una mano” y es por eso que co­la­bo­ra con di­fe­ren­tes en­ti­da­des, en­tre las que se en­cuen­tran la Fun­da­ción Stam­bou­lian y Ma­nos del Sur: “Hay que de­vol­ver la ayu­da que al­gu­na vez tu­ve en la vi­da. No es una pos­tu­ra, me preo­cu­po por ha­cer al­go”, sos­tie­ne. Al igual que su es­pí­ri­tu, su co­ra­zón tam­bién es di­fí­cil de do­mar: “Pre­fie­ro se­guir sien­do el ul­ti­mo sol­te­ro, no sé si el más co­di­cia­do, pe­ro el úl­ti­mo, se­gu­ro”, cie­rra Bruno Ric­ci, en­tre ri­sas. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.