HOBBIES CONESTILO

¿Es po­si­ble ha­cer más ex­clu­si­vo un Bentley? Pa­ra Mulliner hay tan­tas po­si­bi­li­da­des co­mo ca­pri­chos Tie­nen sus clien­tes. Cuan­do la per­so­na­li­za­ción no tie­ne lí­mi­tes.

Break - - Bentley Mulliner - Por Wal­ter Tog­ne­ri *

Mulliner es la di­vi­sión de la británica Bentley que se ocu­pa de rea­li­zar las per­so­na­li­za­cio­nes más ex­qui­si­tas, in­clu­yen­do en­tre ellas, trans­for­ma­cio­nes car­ga­das de ori­gi­na­li­dad. La que hoy for­ma par­te de la au­to­mo­triz de Cre­we tie­ne raí­ces más pro­fun­das que las de la com­pa­ñía au­to­mo­vi­lís­ti­ca. Sus orí­ge­nes se re­mon­tan al año 1559, cuan­do la fa­mi­lia Mulliner em­pe­zó sus ne­go­cios de trans­por­te y ta­la­bar­te­ría. Pe­ro fue en 1760 cuan­do da el gran sal­to: la co­ro­na británica le en­car­ga la fa­bri­ca­ción y el man­te­ni­mien­to de va­go­nes pa­ra el co­rreo real. La ca­li­dad de sus crea­cio­nes se trans­for­mó en pres­ti­gio, fa­ma que, rá­pi­da­men­te, se ex­ten­dió por Eu­ro­pa y se acre­cen­tó a fi­nes del si­glo XIX con la lle­ga­da del au­to­mó­vil. Las ca­rro­ce­rías de Mulliner, rea­li­za­das pa­ra las mar­cas más

pro­mi­nen­tes, le die­ron a es­ta fa­mi­lia de ar­te­sa­nos una po­si­ción de pri­vi­le­gio gra­cias a que sus crea­cio­nes fue­ron ob­je­to de ad­mi­ra­ción y pie­zas de de­seo, una inequí­vo­ca mar­ca de es­ta­tus. Bentley fue una de las mar­cas so­bre la cual tra­ba­ja­ron los Mulliner (tam­bién lo hi­cie­ron con cha­sis de Mer­ce­des-benz, Al­fa Romeo y Re­nault, en­tre tan­tas otras), pe­ro fue la fir­ma británica la que su­po sa­car­le ma­yor pro­ve­cho, des­de que em­pe­za­ron a co­la­bo­rar más es­tre­cha­men­te, en 1923, has­ta que en 1959 la ter­mi­nal au­to­mo­triz ad­qui­rió al pre­pa­ra­dor. Des­de ese mo­men­to to­do cam­bió: Bentley con­tro­la­ría a su gus­to a los ar­te­sa­nos que só­lo se ocu­pan de tra­ba­jar en pro­duc­tos de la mar­ca in­gle­sa. Y de la mano de ese cam­bio lle­gó tam­bién la mo­der­ni­dad. Hoy, los tra­ba­jos de Mulliner ha­cen que un pro­duc­to tan ex­clu­si­vo co­mo un Bentley lo sea aún más. Co­mo es ló­gi­co su­po­ner, Mulliner pue­de per­so­na­li­zar cual­quier Bentley rea­li­zan­do des­de el bor­da­do de un nom­bre en el apo­ya­ca­be­zas, has­ta adap­tar el ha­bi­tácu­lo a las di­men­sio­nes del com­pra­dor. Pe­ro hay un mo­de­lo en el cual la trans­for­ma­ción ad­quie­re otro co­lor, el Ben­tay­ga, el pri­mer SUV de la mar­ca. Da­da su con­di­ción de mo­de­lo “de­sen­fa­da­do”, es­te sport uti­lity (lan­za­za­do en 2015, ac­tual­men­te se ven­den en el mer­ca­do mun­dial cua­tro ver­sio­nes, to­das con ca­ja au­to­má­ti­ca y trac­ción in­te­gral: W12 6.0 de 608 CV; V8 4.0 naf­te­ra de 550 CV, V8 4.0 Die­sel de 435 CV y una va­rian­te Hí­bri­da de 450 CV), es el tu­bo de en­sa­yos de Mulliner (y de Bentley) pa­ra mu­chos tra­ba­jos es­pe­cia­les, los cua­les di­fí­cil­men­te po­drían ser apli­ca­dos en los lu­jo­sos pa­que­bo­tes de la com­pa­ñía. Por di­se­ño y di­men­sio­nes, el baúl del Ben­tay­ga pue­de al­ber­gar di­fe­ren­tes ti­pos de adap­ta­cio­nes, las cua­les pre­pa­ran al SUV

pa­ra ac­ti­vi­da­des de las más di­ver­sas. Por ejem­plo, en el ca­so del Bentley Ben­tay­ga Fly Fis­hing By Mulliner, apa­re­cen es­pa­cios es­pe­cí­fi­cos pa­ra guar­dar has­ta cua­tro ca­ñas de pes­car, un ca­jón pa­ra con­te­ner los apa­re­jos, otro im­per­mea­bi­li­za­do pa­ra de­po­si­tar las bo­tas y uno más pa­ra trans­por­tar un set de va­ji­lla de por­ce­la­na com­ple­to que in­clu­ye ter­mos y uten­si­llos de co­ci­na. Field Sports es una adap­ta­ción es­pe­cial­men­te crea­da pa­ra los ca­za­do­res que se des­ta­ca por la pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca de los com­par­ti­mien­tos: ade­más de aque­llos des­ti­na­dos a aco­mo­dar ro­pa, be­bi­das, pris­má­ti­cos y car­tu­chos, dis­po­ne de uno des­ti­na­do a al­ma­ce­nar pu­ros, que se pue­de ce­rrar con lla­ve. El es­pa­cio des­ti­na­do a las es­co­pe­tas (dos) es­tá fo­rra­do con cue­ro. Va­le des­ta­car que Bentley se ha aso­cia­do con Pur­dey, com­pa­ñía que se dedica a fa­bri­car ar­mas de for­ma ar­te­sa­nal, fa­mo­sa por el di­se­ño de sus crea­cio­nes. Vie­ne con una bol­sa que in­clu­ye, en­tre otros ele­men­tos, una ca­pa im­permea­ble, un abri­go y po­lai­nas. Pa­ra los aficionados a la ce­tre­ría, Mulliner desa­rro­lló el kit Fal­conry. Se tra­ta de una pre­pa­ra­ción con­for­ma­da por dos uni­da­des (es­ta­ción de vue­lo y or­ga­ni­za­dor) em­be­lle­ci­das con cor­cho na­tu­ral ins­ta­la­das en una ban­de­ja des­pla­za­ble pa­ra fa­ci­li­tar la ope­ra­ción. Hay un ca­jón es­pe­cial pa­ra al­ma­ce­nar el equi­po. Se agre­gan tres pe­ta­cas de me­tal, va­sos y has­ta una man­ta y toa­lli­tas re­fres­can­tes. Co­mo de­ta­lle es­pe­cial, apa­re­ce un em­ble­ma del hal­cón sa­cre con­for­ma­do por 430 pie­zas de ma­de­ra se­lec­cio­na­das de di­fe­ren­tes paí­ses que son so­me­ti­das a un pro­ce­so de cor­te se­cre­to y se ins­ta­lan a mano en un pro­ce­so de nue­ve días de du­ra­ción. De es­ta ma­ne­ra, el Cre­we se ase­gu­ra de que no ha­ya Ben­tay­ga Fal­conry igua­les. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.