¿Co­no­cés a Ho­me­ro Sim­pson? Un per­fil del pa­dre de la fa­mi­lia ama­ri­lla que es­te año cum­ple tres dé­ca­das en la te­le­vi­sión.

Je­fe de la fa­mi­lia ama­ri­lla cu­ya se­rie cum­ple 30 años, es tor­pe, va­go y vi­vi­ría to­man­do cer­ve­za ti­ra­do en el si­llón... Aquí, su ra­dio­gra­fía.

Break - - Portada -

El 17 de di­ciem­bre de 1989 se es­tre­na­ba en te­le­vi­sión el pri­mer epi­so­dio de la se­rie re­gu­lar de Los Sim­pson. La fa­mi­lia ama­ri­lla crea­da por Matt Groe­ning ha­bía de­bu­ta­do un par de años an­tes a tra­vés de pe­que­ños cor­tos in­ser­ta­dos en El show de Tra­cey Ull­man, pe­ro no fue has­ta esa fe­cha cuan­do FOX fir­ma­ría un acuer­do pa­ra que tu­vie­ran su pro­pia se­rie, que se con­ver­ti­ría en el pro­gra­ma más lon­ge­vo de la te­le­vi­sión. En sep­tiem­bre pa­sa­do, en Es­ta­dos Uni­dos se es­tre­nó la tem­po­ra­da nú­me­ro 30. Ex­cu­sas su­fi­cien­tes am­bas (el cum­ple nú­me­ro 30 y las 30 tem­po­ra­das) pa­ra de­di­car­le nues­tro per­fil al pa­dre de es­ta fa­mi­lia que ya ga­nó 32 pre­mios Emmy y otros tan­tos pre­mios An­nie, que tie­ne su es­tre­lla en el Pa­seo de la Fa­ma de Holly­wood (fo­to de­re­cha, con Groe­ning) y has­ta su pro­pio par­que en Dis­ney­world (fo­to aba­jo). Ho­me­ro J. Sim­pson (la J se­ría de Jay o de la le­tra jo­ta, que se pro­nun­cia igual) es el je­fe del ho­gar de es­ta sin­gu­lar fa­mi­lia que vi­ve en la Av. Siem­pre Vi­va 742, en la ciu­dad de Spring­field, en un re­cón­di­to lu­gar de Es­ta­dos Uni­dos. So­bre su edad se han da­do pis­tas: la pri­me­ra en un es­pe­cial de Ha­llo­ween, don­de se re­ve­la que es del signo Tauro, y la se­gun­da en su li­cen­cia de con­du­cir, que di­ce que na­ció el 12 de ma­yo de 1956, por lo que en la se­rie de 1989 ron­da­ría los 33 años. Na­ci­do en una gran­ja de la­gar­tos don­de se cría con sus pa­dres Abraham y Mo­na Sim­pson, Mo­na lo aban­do­na de ni­ño ya que era una ac­ti­vis­ta y se con­vier­te en pró­fu­ga de la jus­ti­cia tras ha­ber li­de­ra­do cam­pa­ñas en con­tra del ma­lé­vo­lo Se­ñor Burns (fo­to aba­jo). A los 9 ó 10 años Ho­me­ro va a un cam­pa­men­to don­de co­no­ce a una her­mo­sa ni­ña que se­ría su pri­mer amor, pe­ro por ver­güen­za él cam­bia su nom­bre. Años más tar­de vol­ve­ría a en­con­trar­se con la ni­ña, aho­ra una her­mo­sa mu­jer que se trans­for­ma­ría en su es­po­sa: Mar­ge Bou­vier. En 1974, en la se­cun­da­ria, Ho­me­ro in­ten­ta sa­lir con Mar­ge, pe­ro ella de­ci­de ir al bai­le de gra­dua­ción con Ar­tie Ziff. Cuan­do Ziff in­ten­ta so­bre­pa­sar­se, ella lo de­ja y bus­ca a Ho­me­ro. Ar­tie se con­ver­ti­ría en mi­llo­na­rio... Sien­do muy jó­ve­nes am­bos, Mar­ge que­da em­ba­ra­za­da de Bart (Bart­ho­lo­mew Sim­pson). Ho­me­ro tra­ba­ja­ba en el mi­ni­golf y no ga­na­ba bien, por lo que de­ci­de

ir a bus­car tra­ba­jo a la plan­ta de ener­gía nu­clear del Sr. Burns, don­de ob­tie­ne

el car­go de su­per­vi­sor téc­ni­co. Con su suel­do, Ho­me­ro y Mar­ge se van a vi­vir a un pe­que­ño de­par­ta­men­to. Al ca­bo de dos años, Mar­ge es­tá nue­va­men­te en la dul­ce es­pe­ra, aho­ra de Li­sa Sim­pson, y Ho­me­ro de­ci­de que de­bían te­ner un ho­gar me­jor. Con­si­gue al­go de di­ne­ro y Abraham ven­de su pro­pia ca­sa pa­ra dar­le pla­ta a su hi­jo, quien a cam­bio lo de­ja­ría vi­vir con ellos (aun­que al tiem­po, lo en­vía a un ge­riá­tri­co). Una vez ins­ta­la­dos en su ho­gar, Ho­me­ro co­mien­za una ri­va­li­dad te­rri­ble con su buen ve­cino Ned Flan­ders (fo­to aba­jo), fer­vien­te re­li­gio­so y mo­de­lo de buen ciu­da­dano, pa­dre y es­po­so. La en­vi­dia de Ho­me­ro lo lle­va a ju­gar­le va­rias bro­mas de mal gus­to, pe­ro Ned lo con­si­de­ra uno de sus me­jo­res ami­gos, aun­que a ve­ces sien­ta ga­nas de ma­tar­lo. Al ter­mi­nar sus deu­das, Ho­me­ro re­nun­cia a la plan­ta nu­clear y se va tra­ba­jar en el Bow­ling del tío de Bar­ney Go­mez (uno de sus me­jo­res ami­gos). El em­pleo pa­re­cía ideal, pe­ro un nue­vo em­ba­ra­zo de Mar­ge, es­ta vez de Mag­gie Sim­pson, lo obli­ga a arras­trar­se pa­ra pe­dir­le al Sr. Burns que le de­vuel­va su tra­ba­jo. Así, Ho­me­ro vuel­ve a ser Ins­pec­tor de Se­gu­ri­dad del sec­tor 7G de la plan­ta nu­clear.

DONUTS, TEVÉ Y CER­VE­ZA En su vi­da co­ti­dia­na, Ho­me­ro des­ta­ca por su bri­llan­te tor­pe­za, que lo ha lle­va­do a par­ti­ci­par de los más lo­cos ex­pe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos y a via­jar por to­do el mun­do, in­clu­yen­do el es­pa­cio, el pa­sa­do y el fu­tu­ro. Tie­ne un tem­pe­ra­men­to muy par­ti­cu­lar, ca­si bi­po­lar y su­fre de nar­co­lep­sia. Su sa­lud no es bue­na, su exceso de pe­so le tra­jo mu­chos pro­ble­mas (pe­sa 108 ki­los se­gún su li­cen­cia de con­du­cir) y su die­ta es desas­tro­sa: co­me en to­do mo­men­to, tie­ne una de­bi­li­dad por las donuts, así co­mo tam­bién to­do lo que sea car­ne. Tam­bién es co­no­ci­do su amor por la cer­ve­za que, co­mo él di­ce: “es la cau­sa y so­lu­ción de to­dos los pro­ble­mas”. Es fa­ná­ti­co de la cer­ve­za Duff y de be­ber­la en El bar de Moe (o La ta­ber­na de Moe, fo­to aba­jo) jun­to a sus ami­gos más cer­ca­nos co­mo Bar­ney, Lenny y Carl. Y ado­ra es­tar sen­ta­do en el si­llón mi­ran­do te­le­vi­sión. Ho­me­ro tam­bién es odia­do por mu­chos, so­bre to­do por las her­ma­nas de Mar­ge – Patty y Sel­man, quie­nes ven en él un va­go sin fu­tu­ro. Pe­ro Mar­ge ama a Ho­me­ro por­que sa­be que to­do lo que él ha­ce lo ha­ce por amor a ella y su fa­mi­lia. Aun­que por na­tu­ra­le­za es un hom­bre su­ma­men­te pe­re­zo­so, es ca­paz de ha­cer un es­fuer­zo enor­me pa­ra lo­grar al­gu­na co­sa (¡es­pe­cial­men­te su­pe­rar a su ve­cino o a al­gu­na fi­gu­ra fa­mo­sa!). Ho­me­ro tie­ne un co­cien­te in­te­lec­tual (CI) de 55, muy por de­ba­jo de los 100 pun­tos de me­dia, de­bi­do a la he­ren­cia del “gen Sim­pson”, su pro­ble­ma con el al­cohol, la ex­po­si­ción a re­si­duos ra­diac­ti­vos y sus va­rios trau­ma­tis­mos cra­nea­les. En el ca­pí­tu­lo Ho­me­ro de la tem­po­ra­da 12, se des­pe­jó el mo­ti­vo so­bre su fal­ta de in­te­lec­to y su es­tu­pi­dez: tie­ne alo­ja­do en el ló­bu­lo fron­tal de su ce­re­bro un cra­yón que él mis­mo se ha­bía me­ti­do por la na­riz cuan­do era ni­ño. Ama­do y odia­do por igual por los te­le­vi­den­tes y los que no quie­ren sa­ber na­da de la se­rie, lo cier­to es que Ho­me­ro J. Sim­pson si­gue ba­tien­do ré­cords de au­dien­cia y de per­ma­nen­cia en la tevé. ❖

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.