DE­JE LAS TEN­SIO­NES FUE­RA DE CA­SA

Cla­ves pa­ra ha­cer de su ho­gar un es­pa­cio pa­ra la ar­mo­nía y el des­can­so

Buenas Ideas - - Vida Cotidiana | Salud Natural -

¿Us­ted dis­fru­ta de su ca­sa co­mo su re­fu­gio? ¿O sien­te que los pro­ble­mas del día lo per­si­guen has­ta la ca­ma? Le pro­po­ne­mos diez cla­ves pa­ra vi­vir en un ho­gar tran­qui­lo.

1. Lim­pie su ener­gía al lle­gar. Quí­te­se los za­pa­tos al en­trar a su ca­sa y dé­je­los lo más cer­ca po­si­ble de la puer­ta. Los orien­ta­les di­cen que, ade­más de trans­por­tar su­cie­dad, los za­pa­tos traen una car­ga de ener­gía ne­ga­ti­va. En vez de lle­var­la a to­dos sus am­bien­tes, dé­je­la afue­ra. Res­pi­re hon­do y de­ci­da desconecta­rse del ex­te­rior des­de el mo­men­to en que se des­cal­za.

2. To­me una du­cha. El agua ayu­da a re­la­jar­se y re­cu­pe­rar la cal­ma. Mien­tras se ba­ña ima­gi­ne que la llu­via arras­tra los pro­ble­mas y la ten­sión.

3. Cám­bie­se de ro­pa. Pón­ga­se al­go có­mo­do, di­fe­ren­te a lo que vis­te cuan­do sa­le, pa­ra se­guir in­di­cán­do­le a su ce­re­bro que se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra unas ho­ras de bie­nes­tar puer­tas aden­tro.

4. No lle­ve el tra­ba­jo a ca­sa. Si tie­ne que ha­cer­lo, pro­cu­re de­jar los pa­pe­les y el ma­le­tín en la en­tra­da, al la­do de los za­pa­tos. No des­plie­gue sus co­sas de tra­ba­jo an­tes de la ce­na ni en la ca­ma. Lo me­jor se­rá ha­cer­lo des­pués de ce­nar, cuan­do los chi­cos se ha­yan acos­ta­do, y no du­ran­te más de dos ho­ras. Su cuer­po y su men­te ne­ce­si­tan des­can­sar.

5. De­di­que un tiem­po a su fa­mi­lia. Tí­re­se al pi­so a ju­gar con los chi­cos, in­terése­se por las co­sas que vi­vie­ron. Evi­te ha­blar só­lo de los pro­ble­mas del día, es­cu­che a su pa­re­ja, bus­que te­mas po­si­ti­vos de con­ver­sa­ción.

6. De­le un des­can­so a su ce­re­bro. De­sac­ti­ve el fun­cio­na­mien­to au­to­má­ti­co ha­cien­do al­go po­co ha­bi- tual: rie­gue las plan­tas, can­te, pre­pa­re una sal­sa nue­va pa­ra la ce­na…

7. No re­ci­ba lla­ma­das de tra­ba­jo en su ho­gar. Si fue­ra ne­ce­sa­rio co­lo­que un con­tes­ta­dor o des­co­nec­te el te­lé­fono des­pués de cier­ta ho­ra (avi­se a sus ami­gos y fa­mi­lia­res que lo ha­rá pa­ra que no se preo­cu­pen in­ne­ce­sa­ria­men­te).

8. Evi­te ver los no­ti­cie­ros. El do­lor, la vio­len­cia, el mie­do y la con­fu­sión abun­dan en los me­dios, y a ve­ces ni si­quie­ra nos per­ca­ta­mos de cuán­to les per­mi­ti­mos en­trar al ho­gar y con­vi­vir con nues­tra fa­mi­lia. Pa­ra man­te­ner­se in­for­ma­do pue­de leer el dia­rio por la ma­ña­na.

9. Res­ca­te las co­sas bue­nas. En una re­tros­pec­ti­va del día re­cuer­de el sol, el ai­re, la com­pa­ñía de un ser que­ri­do, el tra­ba­jo en equi­po, cual­quier ges­to que le acer­que bie­nes­tar.

10. Duer­ma bien. Cuan­do es­té lis­to pa­ra dor­mir cie­rre los ojos e ima­gi­ne que se tras­la­da a un lu­gar que pa­ra us­ted re­pre­sen­te des­can­so (un bos­que, la mon­ta­ña, el mar) pa­ra ayu­dar­se a in­gre­sar al sue­ño. Ase­so­ró: Dr. Al­ber­to Cor­mi­llot

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.