COMPULSION POR CO­MER HA­RI­NAS Y DUL­CES

¿Por qué te­ne­mos com­pul­sión por las ha­ri­nas y los dul­ces? La res­pues­ta es­ta­ría re­la­cio­na­da con al­te­ra­cio­nes del sis­te­ma ner­vio­so y el es­trés, se­gún la me­di­ci­na ort­ho­mo­le­cu­lar.

Buenas Ideas - - Curiosidad­es | Nutrición -

So­le­mos te­ner ga­nas de co­mer

“al­go dul­ce” o un cho­co­la­te, en mo­men­tos de ten­sión, es­trés o an­sie­dad. O nos ava­lan­za­mos so­bre la me­sa cuan­do hay fac­tu­ras o ga­lle­ti­tas ser­vi­das, co­mien­do ca­si siem­pre sin fre­nos. Eso es lo que lla­ma­mos com­pul­sión: una ne­ce­si­dad irre­fre­na­ble de con­su­mir pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con ha­ri­na o go­lo­si­nas. Se­gún la vi­sión de la me­di­ci­na ort­ho­mo­me­cu­lar (MO), di­cha com­pul­sión es­tá da­da por una al­te­ra­ción de la bio­quí­mi­ca del sis­te­ma ner­vio­so y lue­go, de to­do el apa­ra­to hor­mo­nal, fo­ca­li­zan­do la ra­zón en la pre­sen­cia de es­trés. Se­gún la doc­to­ra Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía, es­pe­cia­lis­ta en MO, “con un sim­ple análisis de ori­na se de­tec­ta la pro­ba­ble de­fi­cien­cia de un neu­ro­trans­mi­sor lla­ma­do se­ro­to­ni­na, que mo­du­la el hu­mor y la com­pul­sión por esas sus­tan­cias”. Cuan­do exis­te tal de­fi­cien­cia, los ali­men­tos dul­ces y los cho­co­la­tes brin­dan ele­men­tos pa­ra que el ce­re­bro pro­duz­ca se­ro­to­ni­na y la pos­te­rior sen­sa­ción de sa­cie­dad. Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, es po­si­ble fre­nar esa com­pul­sión de ma­ne­ra to­tal­men­te na­tu­ral. “Lue­go del diag­nós­ti­co y an­te la pre­sen­cia de se­ro­to­ni­na ba­ja, se le pro­por­cio­na al pa­cien­te esa sus­tan­cia en for­ma de pre­cur­so­res, pa­ra que las neu­ro­nas la in­cor­po­ren y de­je de es­tar en fal­ta”, di­ce Ro­drí­guez Zía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.