EL DE­POR­TE NO LO ES TO­DO

Los adul­tos, tan­to pa­dres co­mo en­tre­na­do­res, de­ben ase­gu­rar­se de que el de­por­te in­flu­ya de ma­ne­ra po­si­ti­va en los chi­cos.

Buenas Ideas - - Nutrición | Chicos -

Un as­pec­to a te­ner en cuen­ta so­bre to­do cuan­do se tra­ta de de­por­tes que im­pli­can com­pe­ti­ción, es que el re­sul­ta­do pue­de ge­ne­rar frus­tra­cio­nes di­fí­ci­les de asi­mi­lar pa­ra per­so­nas de cor­ta edad. Pe­ro no es el úni­co ele­men­to a con­tro­lar. Se de­be cons­ta­tar que el de­por­te ele­gi­do no fo­men­te la dis­cri­mi­na­ción. En nu­me­ro­sas oca­sio­nes, só­lo des­ta­can al­gu­nos de los in­te­gran­tes del gru­po y se de­jan en un se­gun­do lu­gar los que mues­tran menos ha­bi­li­da­des. Por lo tan­to, pa­dres y en­tre­na­do­res de­be­rán es­tar aten­tos a las si­guien­tes cues­tio­nes: * Re­for­zar as­pec­tos co­mo la de­por­ti­vi­dad, el res­pe­to, el es­fuer­zo rea­li­za­do y el es­pí­ri­tu de su­pera­ción an­te re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos. * Evi­tar una men­ta­li­dad per­fec­cio­nis­ta y ob­se­si­va pa­ra ren­dir a un ni­vel óp­ti­mo que aca­rree frus­tra­cio­nes cons­tan­tes. * Con­si­de­rar la prác­ti­ca de otra ac­ti­vi­dad si se ob­ser­va que la au­to­exi­gen­cia ex­ce­si­va per­ju­di­ca al me­nor.

* Va­lo­rar siem­pre lo po­si­ti­vo de ca­da even­to, sin al­te­rar­se por los erro­res que se ha­yan po­di­do co­me­ter.

* Ase­gu­rar­se de que el de­por­te es una ac­ti­vi­dad en la que se dis­fru­ta pa­ra evi­tar el es­trés y el aban­dono pre­ma­tu­ro.

* Los adul­tos que se en­cuen­tran im­pli­ca­dos en la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va de­ben dar ejem­plo con su ac­ti­tud y no ser un mo­de­lo ne­ga­ti­vo.

* Los adul­tos nun­ca de­be­rán pre­gun­tar por el re­sul­ta­do de un par­ti­do o com­pe­ti­ción, sino que tie­nen que in­tere­sar­se por si se lo han pa­sa­do bien o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.