EL CA­MINO DEL CA­RA­COL

Buenas Ideas - - Trucos | Cocina -

A tra­vés de la his­to­ria, el ca­ra­col es­tu­vo pre­sen­te de dis­tin­tas ma­ne­ras en la ali­men­ta­ción hu­ma­na. El hom­bre prehis­tó­ri­co so­lía co­mer­lo en gran­des can­ti­da­des. Una prue­ba de ese he­cho es que en mu­chas ca­ver­nas de Afri­ca, Ita­lia y Di­na­mar­ca han si­do en­con­tra­dos res­tos de ca­pa­ra­zo­nes. En la An­ti­gua Ro­ma se idea­ron re­cin­tos pa­ra evi­tar que es­ca­pa­ra, lo que per­mi­tió lue­go que el mo­lus­co se ex­ten­die­ra a tra­vés del te­rri­to­rio con­quis­ta­do por esa ci­vi­li­za­ción. Por aquel en­ton­ces, era con­si­de­ra­do un pos­tre. Otro dato muy cu­rio­so es que, pa­ra su en­gor­de, se lo ali­men­ta­ba a ba­se de ha­ri­na y vino. Du­ran­te la Edad Me­dia, la gen­te lo con­su­mía en abun­dan­cia, ya sea freí­do, en bro­che­tas o her­vi­do. En cam­bio, en el si­glo XIX en Fran­cia, fue el ali­men­to que hi­zo sub­sis­tir a las cla­ses más ba­jas. Se con­vir­tió en el pla­to de los po­bres y ne­ce­si­ta­dos. Ac­tual­men­te, su cría en cau­ti­ve­rio se ha mul­ti­pli­ca­do, así co­mo tam­bién su co­mer­cia­li­za­ción. En al­gu­nos ca­sos, no se lle­ga a sa­tis­fa­cer la de­man­da y por eso hay que ex­por­tar­lo de paí­ses le­ja­nos, por ejem­plo, des­de Chi­na.

Fuen­te: Cría de Ca­ra­co­les y mo­lus­cos ma­ri­nos. Edi­to­rial Al­ba­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.