Do­lor de co­lum­na: Li­be­rar emo­cio­nes tam­bién ayu­da.

Cuan­do nos aque­ja un do­lor de co­lum­na -cue­llo o es­pal­da- hay mu­cho que se pue­de rea­li­zar pa­ra ali­viar­lo y has­ta pa­ra pre­ve­nir­lo. So­lo ha­ce fal­ta pro­po­nér­se­lo, “pa­rar la pe­lo­ta”, apren­der al­gu­nas he­rra­mien­tas y to­mar es­te ti­món con de­ci­sión. Pe­que­ños cam­bi

Buenas Ideas - - Sumario -

Un tra­ta­mien­to de ali­nea­ción de co­lum­na y pos­tu­ra re­quie­re un en­fo­que glo­bal, es de­cir, abor­dar el as­pec­to fí­si­co pe­ro te­nien­do en cuen­ta el es­ta­do emo­cio­nal y aními­co de la per­so­na. En al­gu­nos ca­sos, los te­ra­peu­tas es­pe­cia­li­za­dos pue­den ayu­dar a in­ter­pre­tar o tra­du­cir los con­flic­tos emo­cio­na­les que pu­die­ron des­en­ca­de­nar una en­fer­me­dad o do­len­cia, o la cau­sa que pu­do ha­ber­la pro­vo­ca­do.

El es­ta­do de es­trés cró­ni­co con- du­ce a la in­fla­ma­ción, a la ten­sión mus­cu­lar, a la de­pre­sión, e in­clu­so afec­ta al sue­ño. Pa­ra ello, te­ra­pias cor­po­ra­les y gru­pa­les co­mo Tan­go­te­ra­pia Pos­tu­ral ( TTP), en­tre otras ac­ti­vi­da­des, pue­den con­tri­buir a li­be­rar emo­cio­nes, pues tra­ba­jan con la mú­si­ca, la poe­sía, el con­tac­to so­cial y la con­cien­cia cor­po­ral. Pe­ro al­gu­nas con­duc­tas en la vi­da tam­bién pue­den ayu­dar a li­be­rar emo­cio­nes y lo­grar un bie­nes­tar glo­bal.

LO QUE BE­NE­FI­CIA

-Ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co. El ejer­ci­cio de cual­quier ti­po, in­clu­yen­do Zum­ba, o has­ta gol­pear una al­moha­da o un sa­co de bo­xeo, ofre­ce mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra ali­viar el es­trés, ya que el ce­re­bro au­men­ta la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas, neu­ro­trans­mi­so­res que ge­ne­ran sen­sa­cio­nes agra­da­bles en el ce­re­bro. A me­di­da que se con­ti­núe gol­pean­do el sa­co de bo­xeo, me­jo­ra­rá la ca­pa­ci­dad de en­fo­que, al au­men­tar la con- cen­tra­ción, ayu­dan­do a ol­vi­dar las ra­zo­nes por las cua­les se es­tá es­tre­sa­do.

-Me­di­tar y res­pi­rar. Apren­der a rea­li­zar­lo en for­ma efec­ti­va pue­de re­pre­sen­tar una he­rra­mien­ta mag­ní­fi­ca pa­ra uti­li­zar en mo­men­tos de ago­bio men­tal y emo­cio­nal. En es­te ca­mino pue­den ayu­dar téc­ni­cas de yo­ga, me­di­ta­ción, reiki, cuen­cos ti­be­ta­nos, vi­sua­li­za­cio­nes guia­das, etc. -Es­cu­char bue­na mú­si­ca. La mú­si­ca es­tá con­si­de­ra­da en­tre los

ele­men­tos que cau­san más pla­cer en la vi­da. Li­be­ra do­pa­mi­na en el ce­re­bro, co­mo tam­bién lo ha­ce la co­mi­da, por ejem­plo. Los se­res hu­ma­nos con­vi­vi­mos con la mú­si­ca en to­do mo­men­to. Es un ar­te que nos es­ti­mu­la a re­cor­dar he­chos del pa­sa­do, nos ha­ce com­par­tir emo­cio­nes en can­cio­nes gru­pa­les, con­cier­tos o tri­bu­nas de­por­ti­vas. To­dos ellos, se­gún el Dr. en Neu­ro­cien­cias Fa­cun­do Ma­nes, son es­tí­mu­los que de­pen­den de un cir­cui­to ce­re­bral sub­cor­ti­cal que ges­tio­nan res­pues­tas fi­sio­ló­gi­cas an­te es­tí­mu­los emo­cio­na­les. Las áreas cla­ves que se ven in­vo­lu­cra­das son las del con­trol y de la eje­cu­ción de mo­vi­mien­tos. Una de las hi­pó­te­sis pos­tu­la que es­ta es la ra­zón por la que se desa­rro­lló la mú­si­ca: “Pa­ra ayu­dar­nos a to­dos a mo­ver­nos jun­tos”.

-Es­cri­bir. Hay per­so­nas pa­ra quie­nes lo más efec­ti­vo pa­ra li­be­rar emo­cio­nes es de­jar sa­lir to­do el do­lor por es­cri­to. Ade­más de ex­pul­sar el ma­les­tar, con­si­guen or­de­nar sus pen­sa­mien­tos. -Llo­rar. Llo­rar “con ga­nas” pue­de ayu­dar a desaho­gar­se. Sen­tir el do­lor, ex­pre­sar­lo y de­jar­lo ir con las lá­gri­mas es sa­lu­da­ble. Ade­más, tras esas lá­gri­mas sue­le ve­nir des­pués un es­ta­do de re­la­ja­ción, que no se lo­gra si se guar­da aden­tro to­da esa tris­te­za. -Ex­pre­sar­se a tra­vés del ar­te. Pa­ra los aman­tes del ar­te, es una bue­na op­ción a con­si­de­rar an­te la car­ga emo­cio­nal. Vol­car una ma­la ex­pe­rien­cia en al­go crea­ti­vo es muy acon­se­ja­ble. En un tiem­po, el mal mo­men­to pa­sa­rá, pe­ro ha­brá de­ja­do al­go po­si­ti­vo tras él. Cuán­tas pin­tu­ras, can­cio­nes, poe­mas, no­ve­las y otras his­to­rias se ha­brán com­pues­to pre­ci­sa­men­te así: de­jan­do sa­lir las frus­tra­cio­nes, ex­pre­san­do el ma­les­tar.

-Ha­blar con al­guien. Es­te re­cur­so es tan efec­ti­vo y sen­ci­llo que to­dos lo he­mos uti­li­za­do en al­gu­na oca­sión. Sim­ple­men­te que al­guien nos es­cu­che, re­con­for­ta.

-Bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal. Si se ob­ser­va que el es­trés y/o ira

es­tán in­ter­fi­rien­do con nues­tra vi­da y se ne­ce­si­ta ali­vio de ten­sión más allá de las téc­ni­cas pro­pues­tas, es pre­ci­so bus­car ayu­da mé­di­ca o psi­co­ló­gi­ca, o in­clu­so al­gu­na te­ra­pia al­ter­na­ti­va.

TAM­BIÉN ES BUENO…

-Per­mi­tir­nos al­gún mo­men­to li­bre, pa­ra me­di­tar, re­la­jar­nos y co­nec­tar­nos con nues­tro in­te­rior.

Vi­sua­li­zar imá­ge­nes de des­pe­gue de los la­zos con­flic­ti­vos en nues­tra vi­da.

-Sa­lir a ca­mi­nar en un lu­gar oxi­ge­na­do. Son esos los mo­men­tos en que sur­gen los pen­sa­mien­tos más po­si­ti­vos e ilu­mi­na­dos. -Lle­var el fo­co de aten­ción ha­cia los ob­je­ti­vos, pro­yec­tos y no cen­trar­nos en las desave­nen­cias ni en lo ne­ga­ti­vo. Ha­cer el es­fuer­zo de bus­car el la­do po­si­ti­vo de ca­da co­sa.

-Tra­tar de ro­dear­se de gen­te op­ti­mis­ta, po­si­ti­va, que nos ayu­de a evo­lu­cio­nar; ale­jar­se de las per­so­nas que siem­pre di­cen “¿Pa­ra qué ha­cer­lo? No tie­ne sen­ti­do”, o las que so­lo nos lle­van a pro­tes­tar y a cri­ti­car. -Tra­ba­jar so­bre los sen­ti­mien­tos de agra­de­ci­mien­to, acep­ta­ción, per­dón y re­con­ci­lia­ción, que son siem­pre un bál­sa­mo pa­ra el al­ma.

-Pa­ra los cre­yen­tes, de­po­si­tar la fe en el Crea­dor es, sin du­da, el me­jor des­can­so. -Es­ti­mu­lar en nues­tro en­torno la ale­gría y el en­tu­sias­mo. -De­jar de la­do las crí­ti­cas no cons­truc­ti­vas. Te­ner una mi­ra­da de sa­na fle­xi­bi­li­dad y com­pa­sión ha­cia lo que les ocu­rre a los de­más.

-Tra­tar de bus­car el equi­li­brio en­tre las am­bi­cio­nes y las ex­pec­ta­ti­vas, y acep­tar que siem­pre ha­brá al­guien que es­ta­rá en una si­tua­ción me­jor que no­so­tros y otro que es­ta­rá en al­gu­na peor. -Te­ner la in­quie­tud y la for­ta­le­za de es­pí­ri­tu de ha­cer, aun­que sea, al­gún pe­que­ño cam­bio en el en­torno cer­cano en aque­llo que nos des­agra­da o que nos pa­re­ce que se po­dría me­jo­rar. In­ten­tar­lo al me­nos, en lu­gar de pro­tes­tar. Ha­cer­lo por no­so­tros y por me­jo­rar un pe­da­ci­to de la hu­ma­ni­dad. De­jar hue­llas po­si­ti­vas en es­te mun­do. -Bus­car el sano equi­li­brio en­tre las obli­ga­cio­nes y el pla­cer. Per­mi­tir­nos via­jar o vi­vir ex­pe­rien­cias in­tere­san­tes. Com­pla­cer­nos en al­gún gus­to y com­par­tir esos mo­men­tos con las per­so­nas con quie­nes nos agra­da es­tar.

Fuen­te: Adiós a tu do­lor de co­lum­na , de la Lic. So­nia Va­len­ti­na To­ma­zin, Edi­to­rial Dun­ken.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.