10 an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les pa­ra vi­vir más. Previenen el cán­cer y los in­far­tos y son an­ti­edad.

Buenas Ideas - - Sumario -

Se­gún ci­ta la au­to­ra Adriana Or­tem­berg en su libro Có­mo te­ner diez años menos a par­tir de los 40, “exis­te un gru­po de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les nom­bre de an­ti­oxi­dan­tes, aun­que tam­bién po­dría­mos lla­mar­les an­ti-edad, por­que son los que pue­den im­pe­dir que los ra­di­ca­les li­bres cau­sen da­ño a las cé­lu­las. Al­gu­nos “pa­tru­llan” el or­ga­nis­mo y blo­quean la for­ma­ción de aque­llos agen­tes no­ci­vos; otros des­ac­ti­van los ra­di­ca­les li­bres ya for­ma­dos an­tes de que pue­dan en­la­zar­se con otras mo­lé­cu­las”.

Los ra­di­ca­les li­bres de­te­rio­ran el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, y llevan a in­fec­cio­nes y a di­ver­sas en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo cán­cer y en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Ade­más es­tán im­pli­ca­dos en el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to. Es­tos pue­den for­mar­se por ex­po­si­ción a la ra­dia­ción y a agen­tes quí­mi­cos tó­xi­cos, co­mo el hu­mo del ci­ga­rri­llo. Los an­ti­oxi­dan­tes son las sus­tan­cias que neu­tra­li­zan y man­tie­nen ba­jo con­trol a los ra­di­ca­les li­bres. Al­gu­nos son pro­du­ci­dos por el or­ga­nis­mo y otros in­gre­san a tra­vés de

¿Quién no ha oí­do ha­blar de an­ti­oxi­dan­tes en los úl­ti­mos tiem­pos? Se tra­ta de sus­tan­cias que es­tán pre­sen­tes en al­gu­nos ali­men­tos y que in­ge­ri­das en de­ter­mi­na­da can­ti­dad pue­den pre­ve­nir la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des. Tam­bién pro­te­gen la piel, las ar­ti­cu­la­cio­nes y los hue­sos del en­ve­je­ci­mien­to. Y son idea­les pa­ra cui­dar la sa­lud del co­ra­zón. Se­pa cuá­les son los 10 más efec­ti­vos.

los ali­men­tos. En­tre es­tos úl­ti­mos se en­cuen­tran la vi­ta­mi­na A, el be­ta­ca­ro­teno, las vi­ta­mi­nas C y E y los mi­ne­ra­les se­le­nio y zinc.

Mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas

-Se­le­nio. Ade­más de ac­tuar en si­ner­gia con la vi­ta­mi­na E, es un com­po­nen­te esen­cial de la en­zi­ma an­ti­oxi­dan­te glu­ta­tion pe­ro­xi­da­sa. Ade­más, es un im­por­tan­tí­si­mo guar­dián de las cé­lu­las san­guí­neas, el co­ra­zón, el hí­ga­do y los pul­mo­nes y po­ten­cia la reac­ción de los an­ti­cuer­pos fren­te a las in­fec­cio­nes. -Vi­ta­mi­na A y be­ta­ca­ro­teno. Son unos po­ten­tes neu­tra­li­za­do­res de los ra­di­ca­les li­bres. La vi­ta­mi­na A se ne­ce­si­ta pa­ra la sa­lud de la piel y de las mem­bra­nas mu­co­sas, pri­me­ra lí­nea de­fen­si­va del or­ga­nis­mo con­tra la in­va­sión de mi­cro­or­ga­nis­mos y to­xi­nas. Jun­to con el be­ta­ca­ro­teno, des­tru­yen las sus­tan­cias car­ci­nó­ge­nas, pro­te­gen con­tra las en­fer­me­da­des del co­ra­zón y el de­rra­me ce­re­bral y re­du­cen el ni­vel del co­les­te­rol en la san­gre. Ali­men­tos ri­cos en be­ta­ca­ro­teno: ver­du­ras de co­lor ver­de o co­lo­ra­ción ro­jo-anaran­ja­do-ama­ri­llen­to (za­naho­ria, es­pi­na­cas, ca­la­ba­za, etc.), y cier­tas fru­tas (da­mas­cos, ce­re­zas, me­lón y du­razno). -Vi­ta­mi­na C. No só­lo es un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te sino que tam­bién pro­te­ge a otros an­ti­oxi­dan­tes, co­mo la vi­ta­mi­na E. Ade­más, pro­te­gen las cé­lu­las del ce­re­bro y de la mé­du­la es­pi­nal, víc­ti­mas pro­pi­cias del da­ño pro­du­ci­do por los ra­di­ca­les li­bres. La vi­ta­mi­na C se ha­lla en fru­tas y ver­du­ras, fres­cas y cru­das, co­mo gua­ya­ba, ki­wi, man­go, pi­ña, cí­tri­cos, me­lón, fre­sas, ba­yas, pi­mien­tos, to­ma­te, cru­cí­fe­ras, fru­tas y hor­ta­li­zas. -Vi­ta­mi­na E. Es­te im­por­tan­te an­ti­oxi­dan­te pre­vie­ne la oxi­da­ción de los lí­pi­dos. Co­mo to­das las mem­bra­nas ce­lu­la­res se com­po­nen de lí­pi­dos, evita que re­sul­te da­ña­do el re­cu­bri­mien­to pro­tec­tor de las cé­lu­las a cau­sa de la agre­sión de los ra­di­ca­les li­bres. La vi­ta­mi­na E es­tá pre­sen­te en el ger­men de tri­go, el acei­te de so­ja, el ger­men de ce­rea­les o ce­rea­les de grano en­te­ro, el acei­te de oli­va, los ve­ge­ta­les de ho­ja ver­de y los fru­tos se­cos. -Zinc y si­li­cio. Es­tos mi­ne­ra­les pro­te­gen y me­jo­ran el as­pec­to de piel, pe­lo y uñas, jun­to con el se­le­nio. Una ca­ren­cia de cual­quie­ra de ellos se no­ta­rá en for­ma de ca­be­llos opa­cos, uñas que­bra­di­zas y piel man­cha­da. -Ex­trac­to de se­mi­llas de uva y cor­te­za de pino. Es­tos an­ti­oxi­dan­tes fi­gu­ran ba­jo el nom­bre de proan­to­cia­ni­di­nas oli­go­mé­ri­cas o POC. Tie­nen una ac­ción 20 ve­ces ma­yor que la vi­ta­mi­na C y 50 ve­ces ma­yor que la vi­ta­mi­na E, pro­te­gien­do el co­lá­geno del da­ño de los ra­di­ca­les li­bres por que se per­fi­la co­mo uno de los me­jo­res ami­go de la piel. El co­lá­geno tam­bién es fundamenta­l pa­ra la bue­na sa­lud de los hue­sos, los car­tí­la­gos, los ojos y las encías. Co­bre: Po­ten­cia el sis­te­ma in­mu­ne, par­ti­ci­pa en la for­ma­ción de en­zi­mas, pro­teí­nas y neu­ro­trans­mi­so­res ce­re­bra­les y es un agen­te an­ti­in­fla­ma­to­rio y an­ti­in­fec­cio­so. Ali­men­tos ri­cos en co­bre: hí­ga­do, pes­ca­do, ma­ris­co, ce­rea­les com­ple­tos y ve­ge­ta­les ver­des.

Los más po­de­ro­sos

Gin­seng. Es uno de los an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les más re­co­men­da­do pa­ra me­jo­rar la vi­da se­xual. Com­ba­te el can­san­cio ge­ne­ral co­mo pa­ra re­cu­pe­rar el de­seo y la ac­ti­vi­dad se­xual.

Le­va­du­ra de cer­ve­za. Es un su­ple­men­to die­té­ti­co clá­si­co. Es muy ri­ca en oli­go­ele­men­tos y con­tie­ne más de 30 fer­men­tos di­fe­ren­tes, ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner la vi­da. Es ideal pa­ra man­te­ner la sa­lud de los ner­vios, de­pu­rar el or­ga­nis­mo y re­ge­ne­rar la flo­ra in­tes­ti­nal. Ade­más, es un ali­men­to óp­ti­mo pa­ra el hí­ga­do; pre­vie­ne tras­tor­nos car­dio­vas­cu­la­res y re­du­ce el ni­vel de azú­car en la san­gre. Se pue­de con­su­mir fres­ca o se­ca, en for­ma de co­pos, de los que se pue­den con­su­mir 1 o 2 cdi­tas. por día.

Le­ci­ti­na de so­ja. Es una im­por­tan­te fuen­te de fos­fo­lí­pi­dos, sien­do ne­ce­sa­ria pa­ra to­das las cé­lu­las del or­ga­nis­mo. Es una fuen­te de vi­ta­mi­na B, es­pe­cial­men­te co­li­na, y pue­de en­con­trar­se en la ye­ma del hue­vo y en la so­ja. La le­ci­ti­na ha­ce po­si­ble que las gra­sas en el or­ga­nis­mo pue­dan di­sol­ver­se en el agua y eli­mi­nar­se. Así, es ex­ce­len­te pa­ra evi­tar la pre­sen­cia de gra­sas no­ci­va en las ar­te­rias y otros ór­ga­nos vi­ta­les.

Miel, ja­lea y po­len. La miel es al­ta­men­te de­pu­ra­ti­va del or­ga­nis­mo, ade­más de es­ti­mu­lan­te del hí­ga­do y muy ri­ca en ca­lo­rías y fós­fo­ro, ade­más de un an­ti­sép­ti­co na­tu­ral. La ja­lea es un com­pues­to ri­co en pro­teí­nas y sus­tan­cias hor­mo­na­les, ami­noá­ci­dos, vi­ta­mi­nas

A, B, C, D y E, azú­ca­res y oli­go­ele­men­tos (cal­cio, co­bre, fós­fo­ro, po­ta­sio, etc.); tie­ne una gran po­ten­cia vi­go­ri­zan­te y re­ju­ve­ne­ce­do­ra, es­pe­cial­men­te en el ca­so de fa­ti­ga men­tal o fí­si­ca. En cuan­to al po­len, re­gu­la las fun­cio­nes in­tes­ti­na­les y he­pá­ti­cas, de­vuel­ve el ape­ti­to, re­vi­ta­li­za el or­ga­nis­mo y ayu­da a com­ba­tir tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos y es­trés.

Al­ga es­pi­ru­li­na. Muy apre­cia­da co­mo vi­go­ri­zan­te y an­ti­ané­mi­co, con­tra el co­les­te­rol no­ci­vo y en las die­tas de adel­ga­za­mien­to. Con­tie­ne va­rias sus­tan­cias vi­ta­les: be­ta­ca­ro­teno, hie­rro, man­ga­ne­so, co­bre, etc. Es 3 ve­ces más ri­ca en vi­ta­mi­na E que el ger­men de tri­go y po­see tan­to cal­cio, fós­fo­ro y mag­ne­sio co­mo la le­che. Ger­men de tri­go. Se tra­ta de la par­te nu­tri­ti­va por ex­ce­len­cia del grano, don­de re­si­de to­da la fuer­za vi­tal, ener­gé­ti­ca y pro­tei­ca del ce­real. Es tam­bién una fuen­te ex­ce­len­te de vi­ta­mi­nas A, B y E y mi­ne­ra­les (zinc, hie­rro, cal­cio, fós­fo­ro, co­bre, mag­ne­sio). As­trá­ga­lo. Es una plan­ta que en Chi­na se uti­li­za co­mo tó­ni­co pa­ra re­vi­ta­li­zar, re­for­zar y re­cu­pe­rar la ener­gía se­xual, pe­ro tam­bién ayu­da a es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

Gink­go bi­lo­ba. Es un árbol mi­le­na­rio y lon­ge­vo con prin­ci­pios ac­ti­vos que pue­den me­jo­rar la cir­cu­la­ción de la san­gre, aun­que es más co­no­ci­da su pro­pie­dad de po­ten­ciar la me­mo­ria. En­tre otros be­ne­fi­cios, me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y el apor­te de oxí­geno al ce­re­bro, ade­más de pro­te­ger de la ac­ción de los ra­di­ca­les li­bres a las neu­ro­nas.

Fuen­te: Có­mo te­ner diez años menos a par­tir de los 40. Adriana Or­tem­berg, Océano Am­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.