Lo que hay que sa­ber so­bre el cán­cer de ma­ma.

La ma­mo­gra­fía y la eco­gra­fía son los me­jo­res alia­dos pa­ra la pre­ven­ción. Am­bos es­tu­dios son los mé­to­dos de diag­nós­ti­co ade­cua­dos pa­ra po­der detectarlo de ma­ne­ra pre­coz.

Buenas Ideas - - Sumario -

¿Qué es el cán­cer de ma­ma? El cán­cer de ma­ma es el tu­mor ma­ligno más fre­cuen­te en la mu­jer. Se ori­gi­na por la re­pro­duc­ción de cé­lu­las anor­ma­les en la ma­ma, de ma­ne­ra des­con­tro­la­da, “sin freno”. A pe­sar de que en al­gu­nos po­cos ca­sos se co­no­cen cier­tas cau­sas ge­né­ti­cas que lo pro­vo­can, en la ma­yo­ría de las ve­ces, se des­co­no­ce su cau­sa.

¿Cuál es el prin­ci­pal gru­po de ries­go? En la ma­yo­ría de los ca­sos, afec­ta a las mu­je­res cer­ca­nas a la me­no­pau­sia. En cuan­to al “cán­cer he­re­di­ta­rio”, en la ac­tua­li­dad cons­ti­tu­ye so­la­men­te el 10% de los cán­ce­res de ma­ma diag­nos­ti­ca­dos y pue­de sos­pe­chár­se­lo cuan­do apa­re­ce en fa­mi­lias en las que pa­de­cie­ron la en­fer­me­dad más de un fa­mi­liar de pri­mer gra­do (ma­dre, her­ma­na, o hi­ja), o más de dos de se­gun­do gra­do (tía, abue­la); a eda­des tem­pra­nas (me­no­res de 45 años); en for­ma bi­la­te­ral (las dos ma­mas); en miem­bros mas­cu­li­nos de la fa­mi­lia (es­to ocu­rre en una pro­por­ción de 1 en 100 en re­la­ción a las mu­je­res); o en cier­tas et­nias.

Pa­ra iden­ti­fi­car a aque­llas mu­je­res con es­te ries­go par­ti­cu­lar ele­va­do exis­ten cier­tas de­ter­mi­na­cio­nes ge­né­ti­cas de la­bo­ra­to­rio, pe­ro se­rá el mé­di­co es­pe­cia­lis­ta quien, lue­go de eva­luar la his­to­ria per­so­nal y fa­mi­liar de la mu­jer, acon­se­je los pa­sos a se­guir.

Hay otros fac­to­res que po­drían con­si­de­rar­se de ries­go. Por ejem­plo: el an­te­ce­den­te de ex­po­si­ción a ra­dia­cio­nes so­bre el tó­rax y cier­tas en­fer­me­da­des “pre-ma­lig­nas” de la ma­ma que au­men­tan el ries­go a desa­rro­llar­lo. A la vez exis­ten otros fac­to­res de ries­go que sí son mo­di­fi­ca­bles:

La nu­li­pa­ri­dad (inexis­ten­cia de par­tos) y fal­ta de lac­tan­cia.

El uso de an­ti­con­cep­ti­vos ora­les y de te­ra­pia hor­mo­nal de re­em­pla­zo, am­bos en for­ma pro­lon­ga­da.

El con­su­mo des­me­di­do de al­cohol, gra­sas y el so­bre­pe­so.

¿Pue­de pre­ve­nir­se?

Has­ta el mo­men­to no exis­ten va­cu­nas pa­ra pre­ve­nir­lo, pe­ro sí exis­ten va­rias es­tra­te­gias de pre­ven­ción. La más sen­ci­lla con­sis­te en con­tro­lar el so­bre­pe­so, me­dian­te la dis­mi­nu­ción del con­su­mo de gra­sas y de al­cohol, la in­cor­po­ra­ción de fru­tas y ver­du­ras a la die­ta y la rea­li­za­ción de ejer­ci­cio fí­si­co pe­rió­di­co. Tam­bién exis­ten me­di­ca­men­tos y ci­ru­gías de re­duc­ción de ries­go, pe­ro es­tán acep­ta­das so­la­men­te en gru­pos de al­to ries­go com­pro­ba­do.

¿A par­tir de qué edad se de­be con­sul­tar?

Las mu­je­res que no presentan nin­gún sín­to­ma en las ma­mas de­ben co­men­zar a rea­li­zar sus con­sul­tas de ru­ti­na a par­tir de los 35 años. A esa edad se rea­li­za­rá la pri­me­ra ma­mo­gra­fía. En tan­to, aque­llas que presentan an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res, de­ben co­men­zar a rea­li­zar sus con­tro­les diez años an­tes que la edad a la que en­fer­mó el fa­mi­liar, con­sul­tar al es­pe­cia­lis­ta ca­da seis me­ses y rea­li­zar la ma­mo­gra­fía anual. Las mu­je­res que pre­sen­ten al­gún sín­to­ma en la ma­ma (un “bul­to” o nó­du­lo), de­ben con­sul­tar a cual­quier edad de pre­sen­ta­ción del sín­to­ma. ¿Qué es­tu­dios hay que rea­li­zar­se pa­ra detectarlo pre­coz­men­te? En mu­je­res asin­to­má­ti­cas y sin an­te­ce­den­tes de la en­fer­me­dad, se ha­rá la pri­me­ra ma­mo­gra­fía a los 35 años y se rea­li­za­rá en for­ma anual, a par­tir de los 40 años. La eco­gra­fía es de mu­cha uti­li­dad co­mo com­ple­men­to del exa­men fí­si­co y de la ma­mo­gra­fía. En mu­je­res de al­to ries­go fa­mi­liar o ge­né­ti­co es acon­se­ja­ble agre­gar ade­más una re­so­nan­cia nu­clear mag­né­ti­ca ma­ma­ria, tam­bién en for­ma anual. En pa­cien­tes muy jó­ve­nes (me­no­res de 25 años) con al­to ries­go fa­mi­liar o ge­né­ti­co, en lu­gar de la ma­mo­gra­fía, po­drá uti­li­zar­se la com­bi­na­ción de re­so­nan­cia nu­clear mag­né­ti­ca y eco­gra­fía ma­ma­ria en for­ma anual.

Hay que des­ta­car que en el 95% de los tu­mo­res de­tec­ta­dos a tiem­po hay al­tas po­si­bi­li­da­des de cu­ra­ción.

¿El au­to­exa­men ma­ma­rio es una bue­na prác­ti­ca de pre­ven­ción? El au­to­exa­men ma­ma­rio te­nía más ra­zón de ser en épo­cas pa­sa­das, en don­de no exis­tía la con­cien­cia de la con­sul­ta pe­rió­di­ca al mé­di­co es­pe­cia­lis­ta, co­mo así tam­po­co un buen desa­rro­llo de los mé­to­dos de diag­nós­ti­co por ima­gen. Hoy en día, las mu­je­res asin­to­má­ti­cas vi­si­tan al pro­fe­sio­nal y ade­más realizan de ma­ne­ra anual la ma­mo­gra­fía y la eco­gra­fía ma­ma­ria, am­bas de al­ta de­fi­ni­ción.

De to­dos mo­dos, si­gue sien­do de uti­li­dad que la mu­jer co­noz­ca y re­co­noz­ca la cons­ti­tu­ción de sus ma­mas, pa­ra po­der con­sul­tar al no­tar cual­quier al­te­ra­ción de esa nor­ma­li­dad. Y es re­co­men­da­ble pa­ra aque­llas mu­je­res que no dis­pon­gan de la po­si­bi­li­dad de la con­sul­ta al es­pe­cia­lis­ta y la co­rres­pon­dien­te ma­mo­gra­fía en for­ma pe­rió­di­ca. Es­tá de­mos­tra­do que los tu­mo­res de­tec­ta­dos por el au­to­exa­men en for­ma pe­rió­di­ca son, en pro­me­dio, de me­nor ta­ma­ño que aque­llos des­cu­bier­tos por mu­je­res que no prac­ti­can el au­to­exa­men, o que no lo ha­cen con pe­rio­di­ci­dad. Pa­ra aque­llas mu­je­res que no es­tén mo­ti­va­das a rea­li­zar el au­to­exa­men, o que, la rea­li­za­ción del mis­mo les pro­duz­ca un efec­to psi­co­ló­gi­co ne­ga­ti­vo, se­rá me­jor re­co­men­dar la con­sul­ta al mas­tó­lo­go en for­ma más fre­cuen­te.

¿Cuá­les son los sig­nos de aler­ta pa­ra rea­li­zar una con­sul­ta? Cual­quier nó­du­lo o bul­to en las ma­mas, o al­te­ra­ción de su for­ma. Al­te­ra­cio­nes de la piel de las ma­mas, ta­les co­mo: re­trac­ción, in­du­ra­ción, co­lo­ra­ción ro­ji­za. Al­te­ra­cio­nes del pe­zón, co­mo: pi­ca­zón, re­trac­ción, ul­ce­ra­ción, san­gra­do u otro ti­po de se­cre­ción. Apa­ri­ción de gan­glios en las axi­las.

¿Quién es el es­pe­cia­lis­ta ade­cua­do pa­ra tra­tar es­ta pa­to­lo­gía? En cues­tión de las en­fer­me­da­des de la ma­ma, el pro­fe­sio­nal que reúne la for­ma­ción e in­for­ma­ción pa­ra su diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to es el “mas­tó­lo­go”, es­pe­cia­lis­ta que pro­vie­ne ge­ne­ral­men­te de la gi­ne­co­lo­gía o de la ci­ru­gía ge­ne­ral, pe­ro que se de­di­ca de lleno al es­tu­dio y tra­ta­mien­to de es­ta pa­to­lo­gía. La mas­to­lo­gía­co­mo es­pe­cia­li­dad reúne a gi­ne­có­lo­gos, ci­ru­ja­nos, ra­dió­lo­gos, ra­dio­te­ra­peu­tas, on­có­lo­gos clí­ni­cos, pa­tó­lo­gos, ci­ru­ja­nos re­cons­truc­ti­vos.

Ase­so­ró:

Dr. Juan Luis Uri­bu­ru. Miem­bro de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ci­ru­gía. Es­pe­cia­lis­ta en Mas­to­lo­gía. Je­fe de Ser­vi­cio de Mas­to­lo­gía del Hos­pi­tal Bri­tá­ni­co de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.