Abue­los sa­nos y fuer­tes.

Buenas Ideas - - Sumario -

“Ten­go pro­ble­mas pa­ra mas­ti­car”, “La co­mi­da ya no tie­ne más el mis­mo sa­bor”, “No ten­go au­to pa­ra ha­cer las com­pras”, “Es di­fí­cil co­ci­nar pa­ra una so­la per­so­na”, “Ya no ten­go tan­ta ham­bre co­mo cuan­do era jo­ven”, ¿Por al­gu­na de es­tas ra­zo­nes ya no co­me tan bien co­mo an­tes?. Lea es­te in­for­me.

Los ali­men­tos pro­veen ener­gía y nu­trien­tes que su cuer­po ne­ce­si­ta pa­ra man­te­ner­se sano. A me­di­da que pa­san los años us­ted pue­de ne­ce­si­tar menos ener­gía de lo que co­me, pe­ro ne­ce­si­ta los mis­mos nu­trien­tes. Por eso:

Eli­ja ali­men­tos di­fe­ren­tes y sa­lu­da­bles. Es­co­ja aque­llos que tie­nen menos gra­sas, es­pe­cial­men­te po­cas gra­sas sa­tu­ra­das (pre­sen­tes en to­dos los ali­men­tos de ori­gen ani­mal) y co­les­te­rol.

Co­ma y be­ba só­lo pe­que­ñas can­ti­da­des de ali­men­tos ri­cos en azú­ca­res y sal, y be­bi­das al­cohó­li­cas. Evi­te “ca­lo­rías va­cías” tan­to co­mo pue­da: ga­seo­sas, pa­pas fri­tas y ga­lle­ti­tas.

¿Cuán­to de­be co­mer?

Hay 5 gran­des gru­pos de ali­men­tos. Ca­da día de­be tra­tar de in­cluir las can­ti­da­des su­ge­ri­das pa­ra ca­da gru­po. Si no pue­de ha­cer­lo, in­ten­te al menos co­mer al­go de ca­da gru­po a dia­rio. Ase­gú­re­se de co­mer hor­ta­li­zas, fru­tas y ce­rea­les in­te­gra­les. Los gru­pos de ali­men­tos son: * Ce­rea­les - 6 a 11 por­cio­nes. Una por­ción con­sis­te en: Un pan­ci­to o una re­ba­na­da de pan o ½ ta­za de arroz o pas­ta o ½ ta­za de ce­real co­ci­do o aprox. 1 ta­za de ce­rea­les p/desa­yuno.

* Hor­ta­li­zas - 3 a 5 por­cio­nes. Una por­ción con­sis­te en: ½ ta­za de hor­ta­li­zas cru­das o co­ci­das o 1 ta­za de hor­ta­li­zas de ho­ja cru­das.

* Fru­tas - 2 a 4 por­cio­nes, una por­ción con­sis­te en: ½ fru­ta o una ta­ja­da de me­lón o ¾ ta­za de ju­go o ½ ta­za de fru­ta en la­ta o ¼ de ta­za de fru­ta se­ca.

* Lác­teos (le­che, yo­gur y que­so) - 2-3 por­cio­nes (3 pa­ra ma­yo­res de 50). Una por­ción con­sis­te en: 1 ta­za de le­che o yo­gur, o 1 por­ción de que­so (has­ta 2). Una ta­za de so­pa pre­pa­ra­da con le­che, ½ ta­za de bu­dín, o 1 ta­za de que­so blan­co se cuen­ta co­mo ½ por­ción.

* Car­ne, po­llo, pes­ca­do, le­gum­bres, hue­vos y fru­tas se­cas - 2 a 3 por­cio­nes, cons­ti­tui­das por: Aprox. 100 g. de car­ne co­ci­da, o po­llo o pes­ca­do o ½ ta­za de atún, o ½ ta­za de le­gum­bres co­ci­das o to­fu, 1 hue­vo, 1/3 de ta­za de nue­ces.

Du­das fre­cuen­tes

- ¿ Cam­bio de sa­bor ?

- ¿Su co­mi­da fa­vo­ri­ta tie­ne otro sa­bor? ¿La so­pa que le pre­pa­ra al­guien de su fa­mi­lia y que an­tes le pa­re­cía ri­quí­si­ma de pron­to pa­re­ce ne­ce­si­tar sal?

El sa­bor de los ali­men­tos es pro­ba­ble­men­te el mis­mo de siem­pre. Con los años su sen­ti­do del sa­bor y del olor pue­de cam­biar. Pue­den pa­re­cer ha­ber perdido sa­bor. Tal vez no pue­da oler­los bien pa­ra sa­ber si es­tán en buen es­ta­do y quie­ra ano­tar las fe­chas de ven­ci­mien­to en su he­la­de­ra. Si hay du­das, tí­re­los.

Hay otras ra­zo­nes por las cua­les los ali­men­tos pue­den te­ner un sa­bor di­fe­ren­te al ha­bi­tual. Al­gu­nos me­di­ca­men­tos pue­den cam­biar el sen­ti­do del sa­bor o afec­tar el ham­bre. Tal vez us­ted se mue­ve un po­co menos y por ello su cuer­po ne­ce­si­ta menos ca­lo­rías. Tal vez mas­ti­car le es di­fí­cil por­que su pró­te­sis ne­ce­si­ta ser ajus­ta­da o sus dien­tes o encías ne­ce­si­tan un con­trol. Po­dría tal vez ele­gir ali­men­tos más blan­dos pa­ra co­mer.

- ¿Ne­ce­si­to be­ber agua?

- No só­lo agua. Ne­ce­si­ta be­ber abun­dan­tes lí­qui­dos co­mo agua, ju­go, le­che y so­pas. El ob­je­ti­vo es por lo menos 8 va­sos al día, ya que de­be re­em­pla­zar los flui­dos que pier­de ca­da día. Con­sul­te con su mé­di­co si le ha in­di­ca­do li­mi­tar lo que be­be.

No es­pe­re has­ta sen­tir sed pa­ra co­men­zar a be­ber. Con los años pue­de dis­mi­nuir en par­te la sen­sa­ción de sed. Ade­más los me­di­ca­men­tos pue­den a ve­ces cau­sar pér­di­da de lí­qui­dos. Si be­be lo su­fi­cien­te la ori­na se­rá de un co­lor ama­ri­llo pá­li­do. Si es de un tono ama­ri­llo bri­llan­te u os­cu­ro ne­ce­si­ta be­ber más lí­qui­do. Si el co­lor si­gue sin cam­biar, ha­ble con su mé­di­co. Si tie­ne pro­ble­mas de in­con­ti­nen­cia no de­je de be­ber mu­cho lí­qui­do pe­ro ha­ble con su mé­di­co .

- ¿Có­mo ha­cer las com­pras más fá­ci­les?

· Pla­ni­fi­que sus co­mi­das por ade­lan­ta­do. Con­tro­le su pro­vi­sión de ali­men­tos bá­si­cos co­mo ha­ri­na, azú­car, arroz y ce­rea­les. · Pre­pa­re una lis­ta de lo que ne­ce­si­ta.

· Ten­ga a mano al­gu­nas op­cio­nes en­la­ta­das o con­ge­la­das, pes­ca­do, car­ne, fru­tas, hor­ta­li­zas, so­pas. Es­tos son muy có­mo­dos cuan­do no tie­ne ga­nas de co­ci­nar o no pue­de sa­lir. Le­che des­cre­ma­da en pol­vo o le­che lar­ga vi­da se pue­den al­ma­ce­nar fá­cil­men­te. · Pien­se cuan­to usa­rá de ca­da pro­duc­to. Una me­di­da ma­yor pue­de ser más ba­ra­ta por uni­dad, pe­ro no es eco­nó­mi­ca si ter­mi­na al fi­nal ti­ran­do gran par­te. · Com­par­ta los pa­que­tes gran­des con un ami­go.

· Los ve­ge­ta­les con­ge­la­dos que se ven­den en bol­sas aho­rran di­ne­ro por­que se pue­de usar can­ti­da­des pe­que­ñas mien­tras se man­tie­ne el res­to con­ge­la­do.

· Apren­da a leer las eti­que­tas de los pro­duc­tos. En­con­tra­rá una lis­ta de in­gre­dien­tes. El pri­me­ro de la lis­ta sue­le ser el que es­tá pre­sen­te en ma­yor pro­por­ción. Bus­que ca­lo­rías, pro­teí­nas, hi­dra­tos de car­bono, gra­sas, so­dio, fi­bra, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les por por­ción. Tam­bién la fe­cha de ven­ci­mien­to. Al prin­ci­pio leer las eti­que­tas lle­va­rá un po­co de tiem­po pe­ro pron­to apren­de­rá a eleigr los me­jo­res pro­duc­tos pa­ra us­ted.

Ase­so­ra­mien­to: Dr. Al­ber­to Cor­mi­llot, di­rec­tor del IAAN (Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Ali­men­tos y Nu­tri­ción)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.