CUAN­DO LOS PE­RROS LLO­RAN

Le da­mos las pau­tas pa­ra que los llan­tos noc­tur­nos no se pro­lon­guen.

Buenas Ideas - - Trabajo Mascotas -

Hay un da­to in­dis­pen­sa­ble a te­ner en cuen­ta en el ca­so de que ha­ya com­pra­do un ca­cho­rro. A par­tir de los 45 días, sue­le pro­du­cir­se un cam­bio muy im­por­tan­te en su exis­ten­cia. Pien­se que, has­ta el mo­men­to, pa­só su vi­da en­te­ra en com­pa­ñía de su ma­dre y en­ton­ces es ló­gi­co que llo­re du­ran­te to­da la no­che por­que la ex­tra­ña. Sin em­bar­go, la pro­lon­ga­ción de es­ta ac­ti­tud de­pen­de­rá tam­bién de us­ted. Si us­ted lo de­ja llo­rar la pri­me­ra vez sin acer­car­se ni le­van­tar­lo, que­da­rá dor­mi­do en al­gún mo­men­to a cau­sa del sue­ño. En las no­ches si­guien­tes, pro­ba­ble­men­te no llo­re más. Por el con­tra­rio, si lo le­van­ta, él se ca­lla­rá, pe­ro al vol­ver a co­lo­car­lo den­tro de la cu­cha, el llan­to se re­no­va­rá con ma­yor in­ten­si­dad. La fre­cuen­cia tam­bién au­men­ta­rá, pu­dien­do lle­gar a ex­ten­der­se por un mes o más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.