MAROL

Buenas Ideas - - Sumario - Eduar­do San­ta­ma­ría

El es­ta­ba con­ven­ci­do que na­da se­ría igual, se­gu­ra­men­te, el tiem­po ha­bría bo­rra­do al­gu­nos de­ta­lles, pe­ro le sor­pren­dió ver el vie­jo bu­zón pin­ta­do im­pe­ca­ble­men­te de ro­jo; en el te­rreno ve­cino a las vías, una ve­tus­ta ca­le­si­ta no mo­lía los ru­ti­na­rios val­se­ci­tos de an­ta­ño. Allí don­de pa­sa­ba el tran­vía por la ca­lle em­pe­dra­da, que­da­ban so­la­men­te las vías y la ca­so­na de los gi­ta­nos. Só­lo hoy a tan­tos años de distancia llegan a su men­te, re­cuer­dos de cuan­do abril cu­bría de oto­ño sus ca­lles con el ocre de sus ho­jas y se olía el ai­re vi­vi­fi­can­te de al­gún jar­dín cu­bier­to de azu­ce­nas y mag­no­lias, jun­to a ca­sas de an­gos­to za­guán, y ma­ci­zos por­to­nes de hie­rro co­lor ne­gro. Si­guió re­co­rrien­do sus ca­lles, no re­co­no­ció nin­gún ve­cino... atar­de­cía ya, cuan­do iba a pe­gar él ul­ti­mo vis­ta­zo; in­de­ci­so to­mó por la ca­lle del bou­le­vard, pu­do más la ten­ta­ción, se acer­có a ella, la fa­cha­da era la mis­ma, la puer­ta can­cel con ves­ti­gios de óxi­do, y las pa­re­des pin­ta­das de un ver­de mus­go, en el fren­te un car­tel ro­jo des­te­ñi­do con la le­yen­da: “Ven­di­da”.

Ima­gi­nó ver­la es­pe­rán­do­la en la puer­ta de ca­lle, allí le ju­ro amor eterno, be­só tan­tas ve­ces esos asom­bro­sos ojos ver­des lu­mi­no­sos, sus pár­pa­dos som­bra­dos de un co­lor ne­gro hu­mo. ¡Marol era su mun­do!

En me­dio de aquel ro­man­ce su­ce­die­ron co­sas no gra­tas pa­ra los dos, un su­ce­so no ven­tu­ro­so los se­pa­ró.

Y un atar­de­cer pri­ma­ve­ral Marol de­jo el ba­rrio, qui­zás, le ha­ya pa­re­ci­do el lu­gar pe­que­ño pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes...

Pa­ra el to­do fue un ab­sur­do, Marol pa­só de lar­go por su vi­da co­mo una al­ti­va es­tre­lla fu­gaz. Los he­chos lo lle­na­ban de an­gus­tia y pro­cu­ra­ba no re­cor­dar­los. El re­pi­car de las cam­pa­nas de la igle­sia ve­ci­na, lo vol­vió a la reali­dad. Ca­mi­nó un par de cua­dras, entró al bo­li­che, pi­dió un ca­fé, sa­lió, com­pró el dia­rio, to­mó por la ave­ni­da prin­ci­pal, la no­che ten­día su man­to azul, una lu­na im­pe­ca­ble ilu­mi­na­ba el ros­tro de aquel an­ciano que apo­ya­do en su bas­tón ca­mi­na­ba por las mis­mas ca­lles que re­co­rrió del bra­zo de aque­lla, la de los ojos ver­des lu­mi­no­sos y los pár­pa­dos de co­lor ne­gro hu­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.