Li­món, to­ma­te y le­va­du­ra, po­de­ro­sos pro­tec­to­res de la sa­lud.

Son tres ali­men­tos bá­si­cos que no pue­den fal­tar en la co­ci­na. Tan­to por sus apor­tes cu­li­na­rios co­mo por sus pro­pie­da­des me­di­ci­na­les, tan­to el li­món co­mo el to­ma­te y la le­va­du­ra de cer­ve­za son po­de­ro­sos pro­tec­to­res de la sa­lud.

Buenas Ideas - - Sumario - Fuen­te: 101 ali­men­tos que pue­den sal­var­te la vi­da, Da­vid Grot­to, Urano.

El to­ma­te es ri­co en vi­ta­mi­na C y po­ta­sio. Es una bue­na fuen­te de fi­to­quí­mi­cos co­mo los fi­toes­te­ro­les, be­ta­ca­ro­te­nos y li­co­peno, po­ten­tes an­ti­oxi­dan­tes que son más abun­dan­tes cuan­do se co­ci­na. Los es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos han demostrado que el li­co­peno re­du­ce el ries­go de pa­de­cer cán­cer de prós­ta­ta y que tie­ne pro­pie­da­des car­dio­pro­tec­to­ras, an­ti­mu­ta­gé­ni­cas, an­ti­can­ce­rí­ge­nas y an­ti­in­fla­ma­to­rias. El to­ma­te con­tie­ne po­li­fe­no­les que se sa­be que son efi­ca­ces pa­ra fre­nar el cre­ci­mien­to del cán­cer de prós­ta­ta y de hí­ga­do en es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio. Sa­lud car­dio­vas­cu­lar: has­ta la fe­cha, la ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res in­di­can que el to­ma­te pue­de ser me­jor car­dio­pro­tec­tor que el li­co­peno so­lo. En un es­tu­dio con ani­ma­les don­de se les dio ju­go de to­ma­te y li­co­peno co­mo su­ple­men­to y lue­go se les pro­vo­có una le­sión car­día­ca, se ob­ser­vó que am­bos re­du­cían la pe­rio­xi­da­ción de lí­pi­dos; sin em­bar­go, só­lo el ju­go de to­ma­te re­du­jo la muer­te de las cé­lu­las car­día­cas y el de­te­rio­ro del co­ra­zón y me­jo­ró su fun­cio­na­mien­to. En un es­tu­dio in vi­tro con ex­trac­to de to­ma­te se des­cu­brió que los to­ma­tes con­te­nían com­pues­tos que re­du­cían la agre­ga­ción pla­que­ta­ria.

Cán­cer: Un es­tu­dio de Uni­ver­si­dad Da­vis, de Ca­li­for­nia, de­mos­tró que los pro­duc­tos de­ri­va­dos del to­ma­te te­nían un efec­to si­nér­gi­co en­tre el li­co­peno y otros nu­trien­tes que se en­con­tra­ban de for­ma na­tu­ral en el to­ma­te, que pro­du­cían me­jo­res re­sul­ta­dos que el su­ple­men­to de li­co­peno so­lo, y que re­du­cían

los biomarcadores de es­trés oxi­da­ti­vo y car­ci­no­gé­ne­sis. Cán­cer co­lo­rrec­tal: en un es­tu­dio de ca­sos y con­tro­les con 1.953 ca­sos se des­cu­brió que co­mer to­ma­te te­nía un gran efec­to pro­tec­tor con­tra el cán­cer co­lo­rrec­tal.

Cán­cer de ova­rios: en un es­tu­dio pros­pec­ti­vo con 71 mu­je­res a las que se les ha­bía diag­nos­ti­ca­do cán­cer de ova­rio se ob­ser­vó una sig­ni­fi­ca­ti­va re­duc­ción del ries­go de cán­cer de ova­rios al in­ge­rir más to­ma­te.

Cán­cer de prós­ta­ta: los pacientes que to­ma­ron sal­sa de to­ma­te a dia­rio du­ran­te 3 se­ma­nas an­tes de una pros­ta­tec­to­mía, ex­pe­ri­men­ta­ron un sig­ni­fi­ca­ti­vo des­cen­so en el de­te­rio­ro del ADN en los te­ji­dos de la prós­ta­ta y un au­men­to de la muer­te de cé­lu­las car­ci­nó­ge­nas. En un es­tu­dio de ca­sos y con­tro­les se des­cu­brió una sig­ni­fi­ca­ti­va aso­cia­ción in­ver­sa en­tre un ni­vel al­to de li­co­peno en el plas­ma de­ri­va­do de fuen­tes ve­ge­ta­les co­mo el to­ma­te y un menor ries­go de cán­cer de prós­ta­ta.

El li­món y sus pro­pie­da­des

El li­món es una fuen­te ex­ce­len­te de vi­ta­mi­na C. Tam­bién apor­ta vi­ta­mi­na A, fo­la­to, cal­cio y po­ta­sio. En es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio con ani­ma­les, se ha demostrado que uno de sus com­po­nen­tes, la li­mo­ne­la, tie­ne pro­pie­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas. To­dos los cí­tri­cos con ri­cos en fla­vo­noi­des, el an­ti­oxi­dan­te más co­mún que se en­cuen­tra en fru­tas y ver­du­ras y que se cree que blo­quea las sus­tan­cias que pro­vo­can el cán­cer y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Re­me­dios ca­se­ros:

To­mar ju­go de li­món con agua ca­lien­te ca­da día es un tra­ta­mien­to pa­ra el es­tre­ñi­mien­to. Tam­bién es ha­bi­tual to­mar ju­go de li­món con miel (me­dio li­món ex­pri­mi­do y una cu­cha­ra­di­ta de miel), o ju­go de li­món con sal o jen­gi­bre, pa­ra los sín­to­mas del res­frío. El li­món tam­bién es muy efi­caz pa­ra eli­mi­nar el olor de las ma­nos. Mu­chos di­cen que apli­car un po­co de ju­go de li­món con agua va­rias ve­ces al día en las man­chas, ayu­da a ha­cer­las des­apa­re­cer. Ar­tri­tis reuma­toi­dea: los ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na C, pro­te­gen con­tra la po­li­ar­tri­tis in­fla­ma­to­ria, un ti­po de ar­tri­tis reuma­toi­dea que afec­ta da dos o más ar­ti­cu­la­cio­nes. Es un es­tu­dio con más de 20 mil pacientes, se des­cu­brió que los que con­su­mían do­sis más ba­jas de ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na C, te­nían más pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar ar­tri­tis que los que con­su­mían do­sis más ele­va­das. Cán­cer: en las prue­bas de la­bo­ra­to­rio, los cí­tri­cos li­mo­noi­des han demostrado te­ner pro­pie­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas pa­ra los cán­ce­res de bo­ca, pul­món, ma­ma, es­tó­ma­go y co­lon, y tu­mo­res por neu­ro­blas­to­ma hu­mano, que es más co­mún en los ni­ños. Des­pués de los arán­da­nos ro­jos, se ha com­pro­ba­do en es­tu­dios in vi­tro que el li­món era el que ejer­cía una ac­ti­vi­dad an­ti­pro­li­fe­ra­ción más fuer­te en las cé­lu­las de cán­cer de hí­ga­do hu­ma­nas. De­bi­do a la ca­pa­ci­dad de los li­mo­noi­des pa­ra per­ma­ne­cer lar­go tiem­po en el to­rren­te san­guí­neo, los in­ves­ti­ga­do­res creen que pue­de ser más ade­cua­do pa­ra fre­nar el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas que otros nu­trien­tes. En com­pa­ra­ción, los fe­no­les del té ver­de sue­len per­ma­ne­cer en el sis­te­ma só­lo en­tre 4 y 6 ho­ras).

La vir­tuo­sa le­va­du­ra

Hon­go que se uti­li­za en la ela­bo­ra­ción de la cer­ve­za, la le­va­du­ra es una fuen­te abun­dan­te de vi­ta­mi­nas del gru­po B y ami­noá­ci­dos, así co­mo de al­gu­nos mi­ne­ra­les co­mo el cro­mo y el se­le­nio. Es jus­ta­men­te uno de esos nu­trien­tes, el cro­mo, el que ayu­da a es­ta­bi­li­zar el ni­vel de glu­co­sa en san­gre y el me­ta­bo­lis­mo.

Se­gún la doc­to­ra El­ba Al­ber­ti­naz­zi, pres­ti­gio­sa mé­di­ca na­tu­ris­ta, la le­va­du­ra de cer­ve­za con­tie­ne:

To­das las vi­ta­mi­nas del gru­po B. Mi­ne­ra­les co­mo hie­rro, zinc, co­bre, mag­ne­sio, fós­fo­ro, po­ta­sio y se­le­nio.

To­dos los ami­noá­ci­dos esen­cia­les.

Co­mo me­jo­ra el ren­di­mien­to in­te­lec­tual, pue­de su­mi­nis­trar­se a los ni­ños y ado­les­cen­tes en edad es­co­lar y a las per­so­nas ma­yo­res.

Se re­co­mien­da su con­su­mo pa­ra man­te­ner el buen es­ta­do de sa­lud de to­das las per­so­nas. Por su gran aporte de mi­ne­ra­les co­mo el cro­mo y el se­le­nio, la le­va­du­ra es­tá re­co­men­da­da pa­ra es­ta­bi­li­zar o nor­ma­li­zar los ni­ve­les de azú­car en san­gre de las per­so­nas dia­bé­ti­cas.

• Có­mo in­ge­rir­la: to­me de dos a tres cu­cha­ra­das al día si tie­ne pro­ble­mas de glu­ce­mia o dia­be­tes. Con­sú­ma­la en tro­ci­tos, si ad­quie­re la pren­sa­da que ha­bi­tual­men­te se uti­li­za pa­ra la pre­pa­ra­ción de pa­nes y piz­zas ca­se­ras. Si no, pue­de con­su­mir la le­va­du­ra en co­pos o en pol­vo, ideal pa­ra agre­gar a so­pas, in­fu­sio­nes o yo­gu­res. En ca­so de no po­seer un gus­to de su agra­do, ten­ga en cuen­ta que la le­va­du­ra en pol­vo o co­pos se co­mer­cia­li­za sa­bo­ri­za­da, tan­to pa­ra aña­dir­la a co­mi­das sa­la­das co­mo a dul­ces.

Otras pro­pie­da­des me­di­ci­na­les

En re­su­men, por su al­to con­te­ni­do en pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas, car­bohi­dra­tos, mi­ne­ra­les y fi­bra, la le­va­du­ra de cer­ve­za se­ca en pol­vo es un ex­ce­len­te com­ple­men­to de la die­ta dia­ria.

- En­tre otros be­ne­fi­cios, re­fuer­za el sis­te­ma ner­vio­so, fa­vo­re­ce el nor­mal fun­cio­na­mien­to ce­re­bral, for­ta­le­ce la piel, el ca­be­llo y las uñas, pro­mue­ve la sín­te­sis de va­rias hor­mo­nas y po­see pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes.

- Su al­to con­te­ni­do en áci­do fó­li­co la con­vier­te en un pro­duc­to am­plia­men­te re­co­men­da­do du­ran­te el em­ba­ra­zo, la lac­tan­cia, a lo lar­go del de­sa­rro­llo in­fan­til, en la ado­les­cen­cia, en­tre los de­por­tis­tas y en los ma­yo­res con al­gún déficit ali­men­ta­rio. - Ade­más, fa­vo­re­ce la ins­ta­la­ción de bac­te­rias pro­bió­ti­cas en el in­tes­tino im­pi­dien­do su co­lo­ni­za­ción por par­te de la Sal­mo­ne­lla, res­pon­sa­ble de va­rias en­fer­me­da­des.

- Los suplementos con le­va­du­ra de cer­ve­za vir­gen sub­sa­nan to­tal o par­cial­men­te las de­fi­cien­cias de fós­fo­ro, hie­rro, co­bre, zinc, cro­mo, se­le­nio y mo­lib­deno que, a ve­ces, pre­sen­tan cier­tas die­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.