Apren­der a des­pe­dir­se. ¿Có­mo su­pe­rar un due­lo?

El fa­lle­ci­mien­to de un ser que­ri­do es una cir­cuns­tan­cia inevi­ta­ble en la vi­da. An­te es­te tris­te acon­te­ci­mien­to, no to­dos ac­túan de la mis­ma for­ma. ¿Có­mo lo ex­pe­ri­men­tan los ni­ños y los adul­tos? Di­fe­ren­cias y con­se­jos pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Buenas Ideas - - Sumario - Por eso, la su­ge­ren­cia es no asis­tir con ni­ños a ve­lo­rios y en­tie­rros en la me­di­da de lo po­si­ble. Mu­chos pa­dres pien­san que hay que de­cir al ni­ño que los fa­lle­ci­dos se fue­ron al cie­lo o de via­je. O di­rec­ta­men­te no de­cir­le na­da. Es­te es un te­ma com­pli­ca­do

To­dos los due­los son tris­tes. El due­lo es el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción en re­la­ción a una si­tua­ción de pér­di­da, tan­to de ausencia fí­si­ca de al­gún ser que­ri­do co­mo de un pro­yec­to, de una ilu­sión, de un em­pren­di­mien­to frus­tra­do. Es un pe­río­do de adap­ta­ción a la nue­va si­tua­ción, de aco­mo­da­ción de los sen­ti­mien­tos de pér­di­da y de cons­truc­ción de la idea de lo que ven­drá. Al ha­blar de due­lo, la gran di­fe­ren­cia en­tre el ni­ño y el adul­to es que el pri­me­ro, si es muy pe­que­ño, no lo­gra en­ten­der qué es lo que su­ce­de y no re­gis­tra el mo­ti­vo por el cual tie­ne sen­ti­mien­tos de tris­te­za. Por eso en es­ta no­ta, le brin­da­mos al­gu­nas cla­ves muy prác­ti­cas pa­ra lle­var a

ca­bo con ni­ños y adul­tos.

Va­ria­cio­nes

Las eta­pas del due­lo de­pen­de­rán de la cau­sa del pro­ce­so que se lle­va ade­lan­te y los re­cur­sos emo­cio­na­les con los que cuen­ta tan­to el adul­to co­mo el ni­ño, pre­via­men­te a en­fren­tar es­ta si­tua­ción. Pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les, se pue­de de­cir que las eta­pas va­rían se­gún la re­la­ción del adul­to con la pér­di­da. Ellas son: -Re­gis­tro de la pér­di­da -Adap­ta­ción a la mis­ma -Ela­bo­ra­ción

- Con­vi­ven­cia sa­lu­da­ble -Vínculo con la per­so­na fa­lle­ci­da a tra­vés de sus re­cuer­dos, di­chos, et­cé­te­ra. Es ne­ce­sa­rio atra­ve­sar es­tas eta­pas pa­ra po­der con­ti­nuar con una vi­da emo­cio­nal sa­lu­da­ble. De no ser así, ello pue­de dar lu­gar al de­sa­rro­llo de un due­lo pa­to­ló­gi­co, en­ten­dien­do co­mo tal al pro­ce­so que se ma­ni­fies­ta con sín­to­mas fí­si­cos y emo­cio­na­les: fa­ti­ga, as­te­nia, de­pre­sión, si­tua­ción ma­nía­ca y ais­la­mien­to.

Fren­te a la pér­di­da

Pa­ra ayu­dar al que es­tá atra­ve­san­do un pro­ce­so de due­lo, lo ideal se­ría po­ner­se a su dis­po­si­ción, acom­pa­ñán­do­lo se­gún sus pro­pias ne­ce­si­da­des y con­di­cio­nes. Al­gu­nas per­so­nas ne­ce­si­tan con­ver­sar acer­ca de lo su­ce­di­do. Otras, no pue­den ha­cer­lo has­ta que no ha­yan avan­za­do en las eta­pas del due­lo. Hay quie­nes ne­ce­si­tan com­pa­ñía per­ma­nen­te; otros lo vi­ven co­mo un ca­mino so­li­ta­rio. Es ne­ce­sa­rio respetar la sin­gu­la­ri­dad y los re­que­ri­mien­tos de ca­da uno, pa­ra po­der acom­pa­ñar y ayu­dar de ver­dad.

Si ha­bla­mos de un ni­ño, la idea es en­fren­tar es­ta si­tua­ción, una vez más, con la ver­dad. Se tra­ta de brin­dar la in­for­ma­ción de la ma­ne­ra más sen­ci­lla y aco­ta­da que se pue­da, amén de no dar de­ta­lles de situaciones trau­má­ti­cas o do­lo­ro­sas. Lue­go, es­tar dis­po­ni­bles pa­ra po­der res­pon­der a las pre­gun­tas que pue­dan apa­re­cer, man­te­nien­do el ca­nal de co­mu­ni­ca­ción abier­to pa­ra cuan­do el ni­ño ne­ce­si­te más in­for­ma­ción. Pe­ro es im­por­tan­te no abru­mar­lo de in­for­ma­ción que no pi­de ni pue­de en­ten­der.

Lo que pue­de trau­mar

Tan­to el ve­lo­rio co­mo el en­tie­rro son ri­tos que colaboran con los adul­tos en el pro­ce­so de due­lo, pe­ro sue­len ser muy im­pre­sio­nan­tes pa­ra los ni­ños, que no cuen­tan con re­pre­sen­ta­cio­nes que ex­pli­quen lo que es­tá su­ce­dien­do. De es­ta ma­ne­ra, pue­den ge­ne­rar trau­mas al no po­der in­te­grar las imá­ge­nes fuer­tes con las que de­be­rían en­fren­tar­se si asis­tie­ran a es­tos ri­tos. Ase­so­ró:

Lic. Ma­ri­sa Rus­so­man­do, psi­có­lo­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.