LA IM­POR­TAN­CIA DE UN BUEN DES­CAN­SO

Dor­mir más el fin de se­ma­na no com­pen­sa la fal­ta de sue­ño del res­to de los días.

Buenas Ideas - - Manualidades Salud -

La res­tric­ción cró­ni­ca de sue­ño afec­ta a la cog­ni­ción y los pro­ce­sos ce­re­bra­les. Re­cu­pe­rar­se re­quie­re más de diez ho­ras de des­can­so du­ran­te más de una no­che.

Por eso dor­mir más tiem­po du­ran­te el fin de se­ma­na pue­de ser un pa­lia­ti­vo pa­ra quie­nes sue­len acos­tar­se de­ma­sia­do tar­de o le­van­tar­se muy tem­prano de lu­nes a vier­nes. Sin em­bar­go, las res­tric­cio­nes cró­ni­cas de sue­ño -dor­mir po­co o mal- tie­nen efec­tos ne­ga­ti­vos que no se so­lu­cio­nan con una so­la no­che lar­ga. Así lo su­gie­re un es­tu­dio rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia, Es­ta­dos Uni­dos, pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en Sleep Jour­nal.

El tra­ba­jo mues­tra que las dis­fun­cio­nes co­mo pér­di­da de aten­ción y reac­cio­nes len­tas se van acu­mu­lan­do du­ran­te los pe­río­dos de sue­ño res­trin­gi­do: se crea una “deu­da de sue­ño”. Si bien el sis­te­ma de aler­ta del or­ga­nis­mo me­jo­ra des­pués de una no­che de­di­ca­da a re­co­brar sue­ño, la com­ple­ta re­cu­pe­ra­ción po­dría re­que­rir más ho­ras de des­can­so du­ran­te no una sino va­rias no­ches. La deu­da del sue­ño in­ter­vie­ne cla­ra­men­te en la cog­ni­ción y en los pro­ce­sos ce­re­bra­les.

La can­ti­dad de ho­ras de sue­ño re­que­ri­das va en re­la­ción a las ac­ti­vi­da­des y el des­gas­te dia­rio, pe­ro por lo ge­ne­ral los jó­ve­nes y adul­tos de­be­rían dor­mir en­tre sie­te y ocho ho­ras dia­rias, mien­tras que pa­ra los ado­les­cen­tes y ni­ños la re­co­men­da­ción in­di­ca en­tre diez y on­ce ho­ras.

El es­tu­dio fue rea­li­za­do so­bre 159 adul­tos sa­nos de al­re­de­dor de 30 años, el ma­yor nú­me­ro de per­so­nas que par­ti­ci­pa en un ex­pe­ri­men­to de la­bo­ra­to­rio pa­ra ob­ser­var los efec­tos de la res­tric­ción del sue­ño.

El doc­tor Da­niel Car­di­na­li, neu­ró­lo­go es­pe­cia­lis­ta en fi­sio­lo­gía y tras­tor­nos del sue­ño, ex­pli­ca que “si una per­so­na duer­me cua­tro ho­ras por no­che, cuan­do las re­co­men­da­cio­nes pos­tu­lan que lo ideal es ocho, al ca­bo de los cin­co días de la se­ma­na se en­con­tra­rá con una deu­da de 20 ho­ras de sue­ño. A su vez si con­si­de­ra­mos que el 75 por cien­to de esas ho­ras co­rres­pon­den al sue­ño len­to, que de­be ser re­cu­pe­ra­do en su to­ta­li­dad, ha­lla­re­mos que pa­ra ali­viar el can­san­cio de la se­ma­na, una per­so­na de­be­ría dor­mir en­tre 16 y 20 ho­ras por fin de se­ma­na”.

“El pro­ble­ma es que mu­chos creen que con es­to só­lo al­can­za, y aun cuan­do lo cum­plen -co­sa que a ve­ces no su­ce­de- las preo­cu­pa­cio­nes o sim­ple­men­te el há­bi­to de dor­mir me­nos, ha­cen que la deu­da de sue­ño si­ga sin po­der sal­dar­se. Lo ideal no es des­can­sar mal du­ran­te la se­ma­na y dor­mir has­ta cual­quier ho­ra el fin de se­ma­na; da­da la re­le­van­cia que tie­ne el sue­ño des­de el pun­to de vis­ta fi­sio­ló­gi­co, de­be­ría­mos en­con­trar un equi­li­brio”, con­clu­yó el es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.