ELE­GIR Y DIS­TRI­BUIR ES­PE­JOS

El apunte más im­por­tan­te a la ho­ra ele­gir los es­pe­jos pa­ra una de­ter­mi­na­da zo­na del ho­gar re­si­de en co­no­cer el es­pa­cio del que se dis­po­ne pa­ra po­der in­te­grar­los sin ma­yo­res di­fi­cul­ta­des.

Buenas Ideas - - Chicos Deco -

- Si las di­men­sio­nes del es­pe­jo son ex­ce­si­vas, una bue­na op­ción con­sis­te en de­jar­lo apo­ya­do en la pa­red, lo que con­fie­re un to­que es­pon­tá­neo, ca­sual y muy mo­derno. Co­mo no­ta ge­ne­ral, las es­tan­cias del ho­gar que me­jor re­ci­ben los es­pe­jos son las en­tra­das y los cuar­tos de ba­ño. Pe­ro se pue­den co­lo­car en ca­si to­das las ha­bi­ta­cio­nes e in­ten­tar que cum­plan una fun­ción decorativa com­bi­nán­do­lo con otros com­ple­men­tos u or­na­men­tos de la ca­sa. Por ejem­plo se pue­de fo­rrar una pa­red en­te­ra con un es­pe­jo de gran ta­ma­ño, co­lo­car­lo de­lan­te de un so­fá, en­mar­cán­do­lo con bi­blio­te­cas o con una con­so­la o mue­ble ti­po có­mo­da.

Co­lo­car un es­pe­jo de gran­des di­men­sio­nes en la puer­ta de una ha­bi­ta­ción pue­de re­sul­tar un buen re­cur­so pa­ra agran­dar­la vi­sual­men­te y, si se tie­ne un ar­ma­rio cer­ca, se pue­de dis­po­ner de un agra­da­ble ves­ti­dor. Evi­den­te­men­te es­ta ins­ta­la­ción no se pue­de rea­li­zar en cual­quier ti­po de puer­ta. La op­ción más acer­ta­da con­sis­te en que se tra­te de una ho­ja sin mol­du­ras y vie­ja. Si las puer­tas son de madera ma­ci­za es acon­se­ja­ble co­lo­car el es­pe­jo en la pa­red.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.