No­ta de Sa­lud: ¿Us­ted sa­be res­pi­rar bien?

Tra­ba­jar so­bre la res­pi­ra­ción es es­tar dis­pues­tos a acep­tar el desafío de vi­vir me­jor. Y co­mo en to­do ar­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, hay que co­no­cer los al­can­ces y las li­mi­ta­cio­nes pa­ra lo­grar su desa­rro­llo.

Buenas Ideas - - Sumario -

No hay vi­da sin res­pi­ra­ción, qué du­da ca­be. Pe­ro la vi­da es un enig­ma que los se­res hu­ma­nos no he­mos po­di­do ter­mi­nar de des­ci­frar. No nos da­mos cuen­ta de lo que de­pen­de­mos de la res­pi­ra­ción y de la po­ca im­por­tan­cia que le otor­ga­mos en lo co­ti­diano: es la ac­ti­vi­dad hu­ma­na más ín­ti­ma y dra­má­ti­ca­men­te vin­cu­la­da con la exis­ten­cia.

La res­pi­ra­ción es una fun­ción que rea­li­za nues­tro cuer­po en for­ma es­pon­tá­nea y per­ma­nen­te. Es un me­ca­nis­mo de re­lo­je­ría que nos man­tie­ne vi­vos, pe­ro tam­bién es un ac­to rít­mi­co com­pues­to de dos mo­vi­mien­tos, ins­pi­ra­ción y es­pi­ra­ción, que se van al­ter­nan­do de ma­ne­ra cons­tan­te.

En reali­dad, nues­tra vi­da trans­cu­rre a lo lar­go de una in­fi­ni­ta ca­de­na com­pues­ta por es­ta se­cuen­cia rít­mi­ca. Cuan­do se tra­ba­ja so­bre la res­pi­ra­ción, tam­bién se tra­ba­ja so­bre la sa­lud men­tal y fí­si­ca, la pos­tu­ra so­bre la fle­xi­bi­li­dad mus­cu­lar, la eli­mi­na­ción de to­xi­nas y la po­si­bi­li­dad de emi­tir un her­mo­so so­ni­do con nues­tra voz, que nos iden­ti­fi­que y per­mi­ta ex­pre­sar­nos.

Co­mu­ni­car­se con los otros

Cuan­do ha­bla­mos de res­pi­rar mal, nos re­fe­ri­mos, por ejem­plo, a res­pi­rar “cor­to y al­to”, o sea, po­co pro­fun­do y le­van­tan­do los hom­bros al ins­pi­rar. Ge­ne­ral­men­te, es­to se pro­du­ce por­que no nos da­mos el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ins­pi­rar len­ta y re­la­ja­da­men­te, en for­ma ar­mó­ni­ca. Abrir­se pa­ra res­pi­rar es tam­bién abrir­se a la co­mu­ni­ca­ción con los otros. La res­pi­ra­ción tie­ne mu­cho que ver con las emo­cio­nes, con el es­que­ma cor­po­ral, o sea, con la pos­tu­ra que te­ne­mos y con la si­tua­ción por la que es­ta­mos atra­ve­san­do en un de­ter­mi­na­do mo­men­to. El mo­do de res­pi­rar di­ce mu­cho so­bre lo que le es­tá pa­san­do a la per­so­na.

El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal se­ría vol­ver a res­pi­rar co­mo los ni­ños, cuan­do ellos no han per­di­do to­da­vía la in­na­ta sa­bi­du­ría pa­ra ha­cer­lo ma­ra­vi­llo­sa­men­te. El tiem­po, la edad, la pos­tu­ra, el es­trés y la vi­da agi­ta­da que

lle­va­mos, mo­di­fi­can nues­tra for­ma de res­pi­rar… ge­ne­ral­men­te pa­ra mal.

Do­mi­nio y coor­di­na­ción

La res­pi­ra­ción tie­ne una in­ci­den­cia to­tal en la voz, ya que mo­di­fi­ca inevi­ta­ble­men­te el so­ni­do que se pro­duz­ca. La emi­sión del so­ni­do de­pen­de en gran par­te de la po­si­bi­li­dad que ten­ga­mos de pro­du­cir un so­plo de pre­sión aé­rea que lle­ve o tras­la­de nues­tro so­ni­do. El do­mi­nio y la coor­di­na­ción fi­na de los múscu­los ins­pi­ra­do­res y es­pi­ra­do­res da­rán por re­sul­ta­do la emi­sión de un so­ni­do acús­ti­ca­men­te in­te­gra­do, con un buen ren­di­mien­to en to­da su ex­ten­sión y con el me­nor es­fuer­zo. La fal­ta de pro­yec­ción de la voz y, a ve­ces, los to­nos agu­dos, sur­gen de pos­tu­ras res­pi­ra­to­rias al­tas, en nu­me­ro­sas oca­sio­nes vin­cu­la­das con la an­sie­dad y la so­bre­car­ga de ener­gía y emo­cio­nes. Los to­nos gra­ves y can­si­nos se re­la­cio­nan mu­chas ve­ces con una es­pal­da en­cor­va­da, el pe­cho hun­di­do y una res­pi­ra­ción po­bre, cor­ta y al­ta. Po­cas per­so­nas sa­ben res­pi­rar co­rrec­ta­men­te. En ge­ne­ral, no nos da­mos cuen­ta de ello. Res­pi­rar es un ac­to tan na­tu­ral al cual no le pres­ta­mos aten­ción. La res­pi­ra­ción, ade­más de per­mi­tir­nos pro­du­cir un buen so­ni­do, es una ma­ne­ra de eli­mi­nar to­xi­nas cor­po­ra­les, es ener­gía pu­ra que en­tra en el cuer­po, es tiem­po pa­ra no­so­tros mis­mos, nos per­mi­te re­la­jar­nos y, co­mo di­cen los mé­di­cos ayur­vé­di­cos, es “pra­na” que in­gre­sa a nues­tro cuer­po, en­tre mu­chas otras co­sas.

Te­ner con­cien­cia

To­dos de­be­ría­mos ha­cer gim­na­sia en ge­ne­ral…y res­pi­ra­to­ria tam­bién. El re­sul­ta­do se ve y se sien­te. Hay mu­chas ma­ne­ras de rea­li­zar­la. Lo im­por­tan­te es de­di­car­le un tiem­po mí­ni­mo dia­rio a la con­cien­cia res­pi­ra­to­ria, o sea, a dar­se cuen­ta de có­mo y dón­de (es­pe­cial­men­te en nues­tro cuer­po) es­ta­mos res­pi­ran­do. Ade­más, es bueno acer­car­se a gen­te que tra­ba­je la res­pi­ra­ción co­mo par­te de un en­tre­na­mien­to. To­das las téc­ni­cas orien­ta­les, par­ti­cu­lar­men­te el yo­ga, tie­nen a la res­pi­ra­ción co­mo un im­por­tan­te apo­yo. Hay li­bros -in­clu­so in­for­ma­ción en In­ter­net­don­de po­de­mos co­no­cer me­jor tan­to la anato­mía del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, así co­mo tam­bién dis­tin­tos ti­pos de ejer­ci­cios de­di­ca­dos es­pe­cial­men­te a di­fe­ren­tes per­so­nas y per­so­na­li­da­des.

En cuan­to a aque­llos que su­fren un pro­ble­ma res­pi­ra­to­rio, sin du­da de­ben prac­ti­car una gim­na­sia par­ti­cu­lar, de­pen­dien­do de la di­fi­cul­tad o la en­fer­me­dad que plan­teen. Exis­ten pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en el te­ma res­pi­ra­to­rio, que pue­den acon­se­jar y con­tro­lar el ti­po de ejer­ci­ta­ción que de­ban ha­cer. Ase­so­ró:

Mag­da­le­na León, can­tan­te, fo­no­au­dió­lo­ga y pro­fe­so­ra de can­to. Au­to­ra del li­bro El ar­te de res­pi­rar, Edi­to­rial Im­pre­sio­nes Bue­nos Ai­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.