RE­CI­CLE UNA VIE­JA SI­LLA DE HIE­RRO

Buenas Ideas - - Fiestas Deco -

Ha­ce unas cuan­tas dé­ca­das atrás cum­plían la es­tric­ta fun­ción de asien­to pa­ra ha­cer más có­mo­da la es­ta­día en el bar mien­tras trans­cu­rrían las ho­ras dis­cu­tien­do con los ami­gos so­bre fút­bol o se ju­ga­ba al­gún par­ti­do de nai­pes. Ac­tual­men­te, si bien ese uso no ha que­da­do del to­do ob­so­le­to, re­sul­ta un he­cho fre­cuen­te en­con­trar­se con las tí­pi­cas si­llas de cer­ve­ce­ría de hie­rro ple­ga­bles, o sim­ple­men­te “si­llas Quil­mes”, des­can­san­do en al­gún bal­cón por­te­ño, en al­gún jar­dín o en al­gún co­que­to bar de Pa­ler­mo Holly­wood.

Sin em­bar­go, tras la eu­fo­ria de de­ci­dir­nos por ellas, es co­mún que nos en­con­tre­mos con la tris­te reali­dad que el tiem­po ha de­ja­do cier­ta­men­te su hue­lla so­bre ellas y por tan­to, sí o sí, re­que­ri­rán de una res­tau­ra­ción si las que­re­mos usar. Pe­ro ojo, a no des­ani­mar­se que la cues­tión es fá­cil de re­ver­tir en po­co tiem­po. Las dos si­tua­cio­nes más co­mu­nes a las cua­les nos en­fren­ta­re­mos son el óxi­do o la fal­ta de pin­tu­ra y el pi­ca­do de la ta­bla. Pa­ra dar­le so­lu­ción al pri­mer ca­so de­be­mos pa­sar in­ten­sa­men­te una vi­ru­ta por la su­per­fi­cie pa­ra así qui­tar la pin­tu­ra o en su de­fec­to el óxi­do. Una vez com­ple­ta­do el pa­so, con un pin­cel, le da­re­mos una mano de pin­tu­ra es­mal­te pa­ra me­ta­les a to­da la su­per­fi­cie de la si­lla. Pe­ro se­gu­ra­men­te quien se de­ci­dió por in­cor­po­rar a su es­pa­cio una si­lla de es­te ti­po que­rrá que las mis­mas le den ese to­que de co­lor que el am­bien­te de­man­da, por tan­to, si ese es el de­seo, con una li­ja fi­na se ras­pa­rá nue­va­men­te to­da la su­per­fi­cie y tras ello se po­drá apli­car el co­lor ele­gi­do: ce­les­te, ver­de, ro­jo, ne­gro, blan­co, en­tre tan­tí­si­mas al­ter­na­ti­vas.

En tan­to, pa­ra so­lu­cio­nar el pi­ca­do an­tes de dar cur­so al pin­ta­do fi­nal se de­be­rá apli­car una ca­pa de ma­si­lla pa­ra me­ta­les en la su­per­fi­cie de la ta­bla, el men­cio­na­do pro­ce­so tar­da­rá 30 mi­nu­tos en en­du­re­cer; tras él lo ideal es li­jar y una vez con­clui­dos am­bos pa­sos se po­drá apli­car la pin­tu­ra ele­gi­da sin in­con­ve­nien­tes. Re­cor­de­mos que ca­da vez que tra­ba­je­mos con ob­je­tos o mue­bles an­ti­guos la mi­sión se­rá lo­grar co­mo re­sul­ta­do un pro­duc­to clá­si­co con un to­que ori­gi­nal.

Ase­so­ró: Ni­co­lás Ar­ce. De­co­ra­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.