CON­VI­VIR CON UN CA­CHO­RRO

Buenas Ideas - - Macotas Manualidad­es -

-El ca­chor ca­cho­rro aún no ha desa­rro­lla­do la for­ta­le­za de los múscu­los de la ve­ji­ga. Por eso, lo rec re­co­men­da­ble es que lue­go de co­me co­mer o dor­mir, sea sa­ca­do a pa­sear. En­tre las seis y ca­tor­ce se­ma­nas tendr drá que ser lle­va­do al ex­te­rior una m ma­yor can­ti­dad de ve­ces. Pa­sa­da esa eta­pa, pue­de re­du­cir el nú­mer ro de sa­li­das.

-Llé -Llé­ve­lo siem­pre al mis­mo lu­gar pa­ra que h ha­ga sus ne­ce­si­da­des. In­clu­so, una bue­na idea es de­sig­nar­le un ár­bol es­pe­cí­fi­co. Las pri­me­ras ve­ces acom­pá­ñe­lo pa­ra re­for­zar el há­bi­to.

-Si el pe­rro ha man­cha­do al­gún si­tio de su ho­gar, una so­lu­ción po­si­ble es lim­piar con vi­na­gre blan­co o al­cohol. La ven­ta­ja de rea­li­zar es­ta ac­ción es que el pro­duc­to eli­mi­na­rá to­do olor que le pu­die­ra pro­vo­car al pe­rro ga­nas de ha­cer sus ne­ce­si­da­des en ese lu­gar.

-Al mo­men­to de lim­piar, no es re­co­men­da­ble uti­li­zar pro­duc­tos que con­ten­gan amo­nía­co. Es­te hue­le muy pa­re­ci­do a la ori­na y po­dría lle­gar a in­du­cir al pe­rro a que vuel­va a ha­cer sus ne­ce­si­da­des allí.

-Tam­po­co de­be de­jar que su pe­rro la ob­ser­ve mien­tras lim­pia: sus ac­ti­vi­da­des po­drían atraer­lo ha­cia ese si­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.