PIE DIA­BÉ­TI­CO: ¿CÓ­MO EVI­TAR LAS IN­FEC­CIO­NES?

La fal­ta de sen­si­bi­li­dad al do­lor fa­vo­re­ce la aper­tu­ra de la he­ri­da y re­tar­da la ci­ca­tri­za­ción, ex­po­nien­do las le­sio­nes a di­ver­sas in­fec­cio­nes. ¿Qué hay que te­ner en cuen­ta pa­ra fa­vo­re­cer la re­cu­pe­ra­ción?

Buenas Ideas - - Cocina Salud -

La dia­be­tes es una en­fer­me­dad que se pre­sen­ta cuan­do el ni­vel de glu­co­sa (azú­car) en la san­gre es más al­to de lo que de­be­ría. En el pro­ce­so in­ter­vie­nen la glu­co­sa en la san­gre, la prin­ci­pal fuen­te de ener­gía pro­ve­nien­te de cier­tos ali­men­tos y, por otra par­te, la in­su­li­na, hor­mo­na pro­du­ci­da por el pán­creas y en­car­ga­da de ayu­dar a que la glu­co­sa in­gre­se a las cé­lu­las.

En oca­sio­nes el cuer­po no pro­du­ce in­su­li­na o no la uti­li­za ade­cua­da­men­te. Es­to pro­vo­ca que la glu­co­sa no lle­gue a las cé­lu­las, pe­ro sí en ex­ce­so a la san­gre, lo que cau­sa com­pli­ca­cio­nes de sa­lud co­mo la dia­be­tes. Es­ta en­fer­me­dad es uno de los ma­yo­res pro­ble­mas en el sis­te­ma de Sa­lud Pú­bli­co y ha au­men­ta­do dra­má­ti­ca­men­te en las úl­ti­mas dos dé­ca­das.

Se­gún es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos, el nú­me­ro de pa­cien­tes con dia­be­tes ha pa­sa­do de 30 mi­llo­nes de ca­sos en 1985 a 285 mi­llo­nes en 2010 y se es­ti­ma que en el año 2030 exis­ti­rán más de 360 mi­llo­nes de ca­sos. En Ar­gen­ti­na, la Dia­be­tes ti­po 2 es la res­pon­sa­ble de ca­si el 50% de las ampu­tacio­nes no trau­má­ti­cas de miem­bros in­fe­rio­res. Una de las com­pli­ca­cio­nes cró­ni­cas más gra­ves y la cau­sa fre­cuen­te de in­ter­na­ción es el pie dia­bé­ti­co. En es­ta pa­to­lo­gía se in­hi­be la fun­ción ner­vio­sa mo­to­ra y, en com­bi­na­ción con la in­su­fi­cien­cia vas­cu­lar, el pa­cien­te se ve afec­ta­do en su ha­bi­li­dad pa­ra re­co­no­cer el do­lor, in­clu­si­ve en que­ma­du­ras por fal­ta de sen­si­bi­li­dad al ca­lor. La fal­ta de sen­si­bi­li­dad al do­lor pue­de oca­sio­nar que la he­ri­da se re­abra y se re­tar­de la ci­ca­tri­za­ción. Es­to po­dría ex­po­ner las le­sio­nes a di­ver­sas in­fec­cio­nes. Las in­fec­cio­nes se pre­sen­tan en más de la mi­tad de los ca­sos y en­tre el 10% y el 30% de los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos con una úl­ce­ra de pie re­que­ri­rán even­tual­men­te una ampu­tación, de las cua­les el 60% son pre­ce­di­das por una úl­ce­ra in­fec­ta­da. El cui­da­do y re­cu­pe­ra­ción son fun­da­men­ta­les pa­ra evi­tar ampu­tacio­nes.

¿CÓ­MO TRA­TAR EL PIE DIA­BÉ­TI­CO?

El pie dia­bé­ti­co re­quie­re de tra­ta­mien­tos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios pa­ra su abor­da­je y las te­ra­pias se­rán ele­gi­das por los es­pe­cia­lis­tas se­gún el gra­do de afec­ción del pa­cien­te (in­fec­ción, afec­ción vas­cu­lar, com­pro­mi­so del hue­so, etc). El pri­mer pa­so del tra­ta­mien­to pa­ra el cie­rre de la he­ri­da y re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de ampu­tación en pa­cien­tes con úl­ce­ras de pie dia­bé­ti­co es el des­bri­da­mien­to o la re­mo­ción del te­ji­do muer­to y ma­te­rial in­fec­ta­do.

En ca­so de que el diag­nós­ti­co in­di­que ries­go de ampu­tación, se pre­sen­ta elT­ra­ta­mien­to de Oxi­ge­na­ción Hi­per­bá­ri­ca co­mo una de las al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas de avan­za­da pa­ra es­ta pa­to­lo­gía. El tra­ta­mien­to en cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca apor­ta re­sul­ta­dos al­ta­men­te po­si­ti­vos. Con­tri­bu­ye a me­jo­rar la res­pues­ta a los an­ti­bió­ti­cos en las in­fec­cio­nes, cam­bia la co­lo­ra­ción del pie, per­mi­te al pa­cien­te re­to­mar las ac­ti­vi­da­des dia­rias y de­por­ti­vas que te­nía sus­pen­di­das, lo­gra una ci­ca­tri­za­ción más rá­pi­da de las he­ri­das y pre­vie­ne las ampu­tacio­nes ma­yo­res.

In­clu­so al­gu­nos pa­cien­tes co­mien­zan a ex­pe­ri­men­tar do­lor en los de­dos del pie, sen­sa­ción que ha­bían per­di­do des­de la le­sión. En el año 2002 un es­tu­dio in­ter­na­cio­nal re­ve­ló que la ta­sa me­dia de re­cu­pe­ra­ción de las úl­ce­ras del pie dia­bé­ti­co es del 89% con tra­ta­mien­to hi­per­bá­ri­co, en com­pa­ra­ción con 61% del tra­ta­mien­to con­ven­cio­nal 1 . El Tra­ta­mien­to de Oxi­ge­na­ción Hi­per­bá­ri­ca ( TOHB) es un mé­to­do no in­va­si­vo que con­sis­te en su­mi­nis­trar oxí­geno en al­tas con­cen­tra­cio­nes en una cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca pre­su­ri­za­da a 1.45 at­mós­fe­ras. Así, den­tro de la cá­ma­ra el pa­cien­te res­pi­ra oxí­geno cer­cano al 100%, que se trans­por­ta­rá a tra­vés de la san­gre lo­gran­do al­can­zar, en ma­yor con­cen­tra­ción, to­dos los te­ji­dos del cuer­po, in­clu­so aque­llos da­ña­dos.

Ase­so­ró: Liliana Jor­dá Var­gas- bio­quí­mi­ca de BioBa­ri­ca. (MN 9084)

Más in­for­ma­ción: www.bioba­ri­ca.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.