AM­BIEN­TE ILU­MI­NA­DO

Buenas Ideas - - Chicos Manualidades -

Cuan­do com­pre lám­pa­ras pa­ra ilu­mi­nar su ho­gar, pri­me­ro ten­ga en cuen­ta con qué fi­nes las uti­li­za­rá. Pue­den ser va­rios: crear am­bien­tes, ilu­mi­nar pa­ra rea­li­zar una ac­ti­vi­dad la­bo­ral es­pe­cí­fi­ca, des­ta­car un ob­je­to o dar­le un to­que de­co­ra­ti­vo a una ha­bi­ta­ción. Las lam­pa­ri­tas de ba­jo con­su­mo son una gran al­ter­na­ti­va, ya que ade­más de ser eco­nó­mi­cas, brin­dan una ex­ce­len­te ilu­mi­na­ción.

A la ho­ra de se­lec­cio­nar la más ade­cua­da, eva­lúe cuál es la can­ti­dad de luz ne­ce­sa­ria y el es­ti­lo que más se adap­ta a su am­bien­te. Es bueno te­ner va­rias fuen­tes de ilu­mi­na­ción, pe­ro pro­cu­re no mez­clar lu­ces frías con otras cá­li­das. Un da­to im­por­tan­te: la al­tu­ra de la lám­pa­ra de­ter­mi­na có­mo cae­rá la luz.

Si es de­ma­sia­do ba­ja, so­la­men­te ilu­mi­na­rá el área in­me­dia­ta que es­tá de­ba­jo de ella.

Al mo­men­to de se­lec­cio­nar lám­pa­ras pa­ra leer en la ca­ma, ve­ri­fi­que que ten­gan unos vein­te cen­tí­me­tros de al­tu­ra. Las de ba­se pe­que­ña son más có­mo­das pa­ra co­lo­car en la me­si­ta de luz.

“El hu­mo­ris­mo re­ve­la el la­do se­rio de las co­sas ton­tas y el la­do ton­to de las co­sas se­rias”.

Al­ber­to Can­to­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.