CUAN­DO LA VO­CA­CIÓN NO ES PA­RA SIEM­PRE

Buenas Ideas - - Autoayuda -

Fin de año, épo­ca de ba­lan­ces ¿al­can­cé lo que me pro­pu­se es­te año? ¿Cuán­tos lo­gros pu­de con­se­guir y cuán­tas co­sas que­da­ron en el ca­mino? Al mis­mo tiem­po, los pro­yec­tos aún no al­can­za­dos se pro­yec­tan pa­ra el ci­clo si­guien­te y em­pe­za­mos a pen­sar qué va­mos a ha­cer el pró­xi­mo año.

En es­ta épo­ca del año, cuan­do las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos pu­bli­ci­tan sus ofer­tas edu­ca­ti­vas, em­pe­za­mos a me­dir nues­tro ni­vel de sa­tis­fac­ción o frus­tra­ción con res­pec­to a lo que ha­ce­mos y lo que desea­ría­mos ha­cer. Es fre­cuen­te es­cu­char fra­ses co­mo: “si vol­vie­ra el tiem­po atrás hu­bie­ra es­tu­dia­do…”, “siem­pre qui­se de­di­car­me a…”, “ya de­jé pa­sar el tren pa­ra ha­cer lo que me gus­ta­ba”, y mil va­rian­tes más del mis­mo te­nor. Sal­vo li­mi­ta­cio­nes reales, co­mo por ejem­plo, que­rer bai­lar en el Co­lón em­pe­zan­do a es­tu­diar a me­dia­na edad, son muy po­cas las ca­rre­ras o ac­ti­vi­da­des pa­ra las cua­les la edad es un im­pe­di­men­to, por el con­tra­rio, en mu­chas opor­tu­ni­da­des la ex­pe­rien­cia y el ca­mino re­co­rri­do en­ri­que­cen el pro­ce­so de for­ma­ción.

Y es­to es vá­li­do tan­to pa­ra quie­nes tie­nen una asig­na­tu­ra pen­dien­te, co­mo pa­ra los que des­cu­bren que aque­llo que es­tu­dia­ron y a lo que se de­di­ca­ron gran par­te de su vi­da, ya no los ha­ce fe­li­ces co­mo an­tes. A tem­pra­na edad en ma­yor o me­nor me­di­da se brin­da orien­ta­ción vo­ca­cio­nal en los co­le­gios, pe­ro ¿es fre­cuen­te bus­car reorien­ta­ción vo­ca­cio­nal a eda­des más avan­za­das?

Es pro­ba­ble que el so­lo he­cho de atre­ver­se a pen­sar en la po­si­bi­li­dad ya abra nu­me­ro­sos ca­mi­nos al­ter­na­ti­vos pa­ra las per­so­nas que es­tán tran­si­tan­do has­ta el mo­men­to. Por eso, los re­fle­xio­nar so­bre de­ter­mi­na­das cues­tio­nes pue­de ayu­dar:

• A lo lar­go de la vi­da afor­tu­na­da­men­te se pro­du­cen cam­bios y con ellos los gus­tos e in­tere­ses se van mo­di­fi­can­do, por lo tan­to, pue­den sur­gir nue­vas al­ter­na­ti­vas.

• Di­ver­sos fac­to­res que en su mo­men­to obs­ta­cu­li­za­ron la con­cre­ción de ob­je­ti­vos qui­zás ya de­sa­pa­re­cie­ron.

• La ofer­ta aca­dé­mi­ca se fue di­ver­si­fi­can­do y am­plian­do sus­tan­cial­men­te, lo que ayer no era ac­ce­si­ble o más aún, ni si­quie­ra exis­tía, hoy pue­de es­tar al al­can­ce de quien lo desee.

• La ex­pe­rien­cia da cuen­ta de lo in­sa­tis­fac­to­rio que re­sul­ta re­nun­ciar a los an­he­los. ¡Por eso es tan im­por­tan­te ani­mar­se a dar el pa­so! Nun­ca es tar­de pue­de ser una fra­se he­cha, pe­ro apli­ca per­fec­ta­men­te en es­te ca­so. Pre­gun­tar­se ¿por qué no? Al pen­sar­se ini­cian­do una ca­rre­ra, un cur­so, una nue­va ac­ti­vi­dad es un buen co­mien­zo.

De­jar de la­do te­mo­res o du­das ya que, se pue­de cam­biar de idea, se pue­de vol­ver a ele­gir las ve­ces que sea ne­ce­sa­rio, por­que aún las equi­vo­ca­cio­nes de­jan un apren­di­za­je. In­ten­tar­lo, aun tar­día­men­te, trae más sa­tis­fac­cio­nes que des­es­ti­mar­lo, por­que el mo­vi­mien­to ac­ti­va y per­mi­te sor­pre­sas que en la ri­gi­dez no apa­re­ce­rían.

Ase­so­ró Clr. Claudia Qui­ro­ga Dal­di, Miem­bro de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Coun­se­lors

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.