Tra­ta­mien­tos pa­ra pro­ble­mas glandulares, obe­si­dad, fa­ti­ga y es­tre­ñi­mien­to.

Buenas Ideas - - Sumario -

Los pro­ble­mas glandulares pro­du­ci­dos por una in­co­rrec­ta fun­ción de la ti­roi­des son se­ve­ros: pue­den oca­sio­nar fa­ti­ga ex­tre­ma, es­tre­ñi­mien­to, cam­bios en el pe­so, do­lo­res en las ar­ti­cu­la­cio­nes, hin­cha­zón en el ros­tro y otros. Se­pa cuá­les son los re­me­dios ca­se­ros pa­ra tra­tar es­tos cua­dros y qué ofre­ce la me­di­ci­na bio­mo­le­cu­lar al res­pec­to.

La ti­roi­des es una glán­du­la en­do­cri­na, ubi­ca­da en el cue­llo, la cual es­tá en­car­ga­da de pro­du­cir pro­teí­nas y las hor­mo­nas ti­ro­xi­na ( T4) y tri­yo­do­ti­ro­ni­na ( T3) que re­gu­la el me­ta­bo­lis­mo ge­ne­ral del or­ga­nis­mo. En al­gu­nas oca­sio­nes, la ge­ne­ra­ción de hor­mo­nas por par­te de la glán­du­la ti­roi­des dis­mi­nu­ye (lo que se co­no­ce con el nom­bre de hipotiroidismo). Es­ta con­di­ción afec­ta en mu­chos as­pec­tos el desa­rro­llo, en el ca­so de ni­ños y ado­les­cen­tes, y del me­ta­bo­lis­mo en ge­ne­ral, en los adul­tos. Los sín­to­mas del hipotiroidismo va­rían de­pen­dien­do de la edad. En la eta­pa in­fan­til y ado­les­cen­cia, hay un re­tra­so del cre­ci­mien­to li­neal, desa­rro­llo men­tal de­fi­cien­te y pue­de exis­tir una ma­du­ra­ción se­xual tar­día. En cuan­to a los adul­tos, los sín­to­mas pue­den in­cluir: Piel se­ca y pá­li­da

Uñas que­bra­di­zas Sen­sa­ción de frío en to­do mo­men­to

Es­tre­ñi­mien­to Hin­cha­zón en el ros­tro Voz ron­ca

Do­lor, ri­gi­dez o hin­cha­zón en las ar­ti­cu­la­cio­nes Som­no­len­cia ex­ce­si­va Fa­ti­ga cons­tan­te Pro­ble­mas de fer­ti­li­dad Au­men­to de pe­so inex­pli­ca­ble

Arrit­mias car­día­cas Bo­cio En­tre las cau­sas más co­mu­nes de hipotiroidismo es­tán:

La ra­dia­ción (en los ca­sos de cán­ce­res de ca­be­za y cue­llo tra­ta­dos con ra­dio­te­ra­pia). Me­di­ca­men­tos En­fer­me­da­des Tras­torno de la hi­pó­fi­sis De­fi­cien­te con­su­mo de yo­do Aun­que en la ma­yo­ría de los hi­po­ti­roi­dis­mos se re­quie­re

de un tra­ta­mien­to mé­di­co for­mal, se pue­de com­ple­men­tar és­te con re­me­dios ca­se­ros y na­tu­ra­les que ayu­dan a res­tau­rar, con ma­yor fa­ci­li­dad, el fun­cio­na­mien­to nor­mal de la glán­du­la ti­roi­des.

Re­me­dios po­pu­la­res pa­ra ti­roi­des

Al­gas: Con­su­mir kelp y fu­cus, que son dos ti­pos de al­gas ma­ri­nas que no só­lo son ri­cas en yo­do, sino tam­bién en otros mi­ne­ra­les co­mo po­ta­sio, mag­ne­sio, cal­cio, hie­rro, zinc, etc., y se con­si­de­ran es­ti­mu­lan­tes na­tu­ra­les de la glán­du­la ti­roi­des.

Miel y po­leo: Co­lo­car una cu­cha­ra­di­ta de ho­jas de po­leo en una ta­za de agua hir­vien­do y agre­gar miel pa­ra pro­por­cio­nar más nu­trien­tes. To­mar dos ta­zas al día.

Jen­gi­bre: La­var y ra­llar una raíz pe­que­ña de jen­gi­bre y ob­te­ner una cu­cha­ra­da de ella la cual de­be ser agre­ga­da a una ta­za de agua hir­vien­do. To­mar me­dia ta­za de es­ta in­fu­sión dos ve­ces al día.

Pi­mien­ta: Mez­clar pe­que­ñas can­ti­da­des de pi­mien­ta de ca­ye­na (5-7 granos) en en­sa­la­das o en agua ca­lien­te o fría, ya que es­ti­mu­la la ti­roi­des cuan­do es­tá len­ta co­mo en el ca­so del hipotiroidismo. Sin em­bar­go, no se de­be con­su­mir más de esa can­ti­dad, ya que pue­de irri­tar la mem­bra­na mu­co­sa del apa­ra­to di­ges­ti­vo.

Yer­ba ma­te: Co­lo­car 1 cu­cha­ra­di­ta de yer­ba ma­te en una ta­za de agua hir­vien­do. De­jar re­po­sar has­ta que se re­fres­que. To­mar len­ta­men­te y a sor­bos una ta­za al día.

Ca­ta­plas­ma de ar­ci­lla: Her­vir 2 cu­cha­ra­das de cor­te­za de ro­ble en un li­tro de agua du­ran­te 15 mi­nu­tos. Lue­go, agre­gar la can­ti­dad su­fi­cien­te de ar­ci­lla pa­ra ob­te­ner una pas­ta ho­mo­gé­nea. Apli­car es­ta pre­pa­ra­ción di­rec­ta­men­te al cue­llo du­ran­te el má­xi­mo tiem­po po­si­ble.

La vi­sión de la bio­me­di­ci­na

Co­mo de­cía­mos, el hipotiroidismo es la dis­mi­nu­ción de la fun­ción de la ti­roi­des. “Es­ta es una glán­du­la ubi­ca­da en el cue­llo, de­ba­jo de la la­rin­ge, y es la que go­bier­na el me­ta­bo­lis­mo o ma­ne­jo de la ener­gía de to­das las cé­lu­las del cuer­po. O sea que las hor­mo­nas ti­roi­deas lla­ma­das T3 y T4, son las en­car­ga­das de en­trar en to­das nues­tras cé­lu­las y ha­cer que la usi­na eléc­tri­ca de ca­da una pro­duz­ca y gas­te ener­gía en for­ma equi­li­bra­da”, afir­ma la doc­to­ra Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía, ex­per­ta en en­do­cri­no­lo­gía y en me­di­ci­na bio­mo­le­cu­lar.

“Se de­no­mi­na hi­po­to­roi­dis­mo cuan­do es­tas hor­mo­nas son po­cas pa­ra to­do el cuer­po o no ac­túan co­rrec­ta­men­te” ¿Cuál es la di­fe­ren­cia con el hi­per­ti­roi­dis­mo? “Se co­no­ce de es­ta for­ma a una fun­ción exa­ge­ra­da de la glán­du­la ti­roi­dea, que pro­du­ce T3 y T4 de más. Al lle­gar a ca­da cé­lu­la mu­cha ener­gía,el me­ta­bo­lis­mo se ace­le­ra y des­gas­ta.” An­te es­te cua­dro se pa­de­ce ner­vio­sis­mo, in­som­nio, tem­blo­res, su­do­ra­ción, dia­rreas, de­bi­li­dad mus­cu­lar, se pue­de adel­ga­zar mu­cho si el pa­cien­te tie­ne un cua­dro gra­ve y no co­me a la ve­lo­ci­dad que su cuer­po se lo pi­de. En cuan­to a las cau­sas, se­gún la ex­per­ta en el 60 por cien­to de los ca­sos las cau­sas son au­to­in­mu­nes.

Con­fun­dir­se con otra en­fer­me­dad

Es fre­cuen­te que es­ta pa­to­lo­gía se sub­diag­nos­ti­que, y pa­se co­mo es­trés so­la­men­te. “Son más los pa­cien­tes que sa­len de la con­sul­ta con un an­sio­lí­ti­co o un an­ti­de­pre­si­vo an­tes que con un buen diag­nós­ti­co de es­ta pa­to­lo­gía”, afir­ma Ro­drí­guez Zía. “El mo­ti­vo es la fal­ta de tiem­po pa­ra rea­li­zar bue­nos in­te­rro­ga­to­rios y lue­go la so­li­ci­tud de los aná­li­sis co­rres­pon­dien­tes.” ¿Có­mo es el tra­ta­mien­to? “Los tra­ta­mien­tos de­pen­den de las eta­pas en que el pa­cien­te sea diag­nos­ti­ca­do, por­que si es pre­coz se­ría bueno ver la cau­sa y so­lu­cio­nar­la, y si ya es tar­de y la glán­du­la es­tá ca­si muer­ta, no que­da otra op­ción que su­plan­tar la hor­mo­na des­de afue­ra. Pe­ro es­ta no de­be­ría ser la pri­me­ra op­ción. La­men­ta­ble­men­te, la ma­yo­ría de los mé­di­cos no se ocu­pan de ave­ri­guar la cau­sa del hi­po­ti­rois­mo y lo me­di­can de en­tra­da con T4 y así con­de­nan al pa­cien­te a to­mar­la de por vi­da” afir­ma la doc­to­ra. Si el hipotiroidismo es diag­nos­ti­ca­do en su pri­me­ra eta­pa con una fun­ción aún con­ser­va­da, se pue­de ali­men­tar a la glán­du­la pa­ra que se ac­ti­ve y mien­tas in­ten­tar eli­mi­nar la cau­sa que lo pro­du­cía.

Re­me­dios ca­se­ros pa­ra la fa­ti­ga

Exis­ten va­rios re­me­dios po­pu­la­res que ayu­dan a com­ba­tir es­te es­ta­do de fal­ta de ener­gía. Sin em­bar­go, si se sien­te un can­san­cio per­sis­ten­te, se de­be con­sul­tar con el doc­tor.

Men­ta: To­mar una in­fu­sión de men­ta y co­la de ca­ba­llo. Pa­ra ello, se uti­li­za­rán 30 gra­mos de men­ta, 30 gra­mos de co­la de ca­ba­llo que se aña­di­rán a ¼ li­tro de agua re­cién her­vi­da. De­jar re­po­sar por 5 mi­nu­tos. Pa­sa­do ese tiem­po, de­be co­lar­se.

Ave­na: Pa­ra com­ba­tir el can­san­cio y el ago­ta­mien­to, con­su­ma un re­cons­ti­tu­yen­te de ave­na. Pa­ra ela­bo­rar­lo, se de­be mez­clar unas cuan­tas cu­cha­ra­das de ave­na y le­che de ave­na en una ba­ti­do­ra. Si lo desea, se pue­de aña­dir un po­co de miel.

Na­ran­jas: De­bi­do a que la fal­ta de vi­ta­mi­na C cau­sa fa­ti­ga, se de­be pre­pa­rar dia­ria­men­te el ju­go de cua­tro na­ran­jas.

Vino de hier­bas: En un li­tro de vino tinto se de­ben agre­gar 25 gra­mos de ho­jas de ro­me­ro, 20 gra­mos de ho­jas de sal­via y 20 gra­mos de miel. Co­ci­nar a ba­ño Ma­ría por 20 mi­nu­tos y lue­go de­jar re­po­sar has­ta que se en­fríe. Se to­ma un va­si­to an­tes de ca­da co­mi­da. Re­cons­ti­tu­yen­te: Se ob­tie­ne el ju­go de 25 gra­mos de man­za­na, 250 gra­mos de na­ran­ja y 50 gra­mos de li­món y se to­ma en ayu­nas. Es un po­de­ro­so re­cons­ti­tu­yen­te. Ase­so­ró la Dra. Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía, mé­di­ca clí­ni­ca, en­do­cri­nó­lo­ga, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na bio­mo­le­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.