RA­ZO­NES PA­RA PRAC­TI­CAR PI­LA­TES

Buenas Ideas - - Bienestar Belleza -

No es un ejer­ci­cio co­mo cual­quier otro. Es­te mé­to­do es­tá ba­sa­do en un en­fo­que ho­lís­ti­co que, a tra­vés de la com­bi­na­ción en­tre la men­te y el cuer­po, per­si­gue el ob­je­ti­vo de lo­grar una pos­tu­ra co­rrec­ta. Es­to per­mi­te que las per­so­nas que lo prac­ti­can pue­dan li­be­rar­se de las ten­sio­nes y el es­trés (tan­to fí­si­co co­mo men­tal). Al­gu­nas de sus tan­tas fun­cio­nes son: alar­gar los múscu­los acor­ta­dos mien­tras que re­fuer­za los más dé­bi­les, me­jo­rar el mo­vi­mien­to, es­ta­bi­li­zar el cuer­po, tra­ba­jar con la res­pi­ra­ción y re­la­jar la men­te. En ca­da una de las pos­tu­ras se apro­ve­cha tan­to el po­der men­tal co­mo el fí­si­co. To­dos los mo­vi­mien­tos cons­cien­tes que se rea­li­zan, ha­cen tra­ba­jar a las cé­lu­las ce­re­bra­les. Lo más in­tere­san­te de es­ta téc­ni­ca es que per­mi­te ha­cer­le fren­te a mu­chos de los pro­ble­mas cor­po­ra­les que po­seen un ori­gen emo­cio­nal. Cuan­do la per­so­na con­cu­rre a una se­sión y se ha­ce cons­cien­te de su pos­tu­ra o res­pi­ra­ción, tam­bién es­tá con­tri­bu­yen­do a des­blo­quear aque­lla emo­ción cau­san­te del ma­les­tar.

Fuen­te: Se­cre­tos de lon­ge­vi­dad y re­ju­ve­ne­ci­mien­to. Svetla­na Spitz­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.