¿ETER­NOS ADO­LES­CEN­TES?

Hoy los hi­jos pro­lon­gan su es­ta­día en la ca­sa pa­ter­na. ¿ A qué se de­be es­te fe­nó­meno?

Buenas Ideas - - Jóvenes | Cocina -

Se ha­bla de pro­lon­ga­ción de la ado­les­cen­cia cuan­do la re­so­lu­ción del con­flic­to ado­les­cen­te se de­mo­ra, y por tan­to, es tar­día tam­bién la con­so­li­da­ción de la iden­ti­dad. En al­gu­nos ca­sos só­lo se tra­ta de una pos­ter­ga­ción, en otros se con­vier­te en una for­ma de vi­da. En los Es­ta­dos Uni­dos lla­man a es­tos per­pe­tuos ado­les­cen­tes la “ge­ne­ra­ción Odi­sea” por­que co­mo el hé­roe ho­mé­ri­co, se in­ter­nan en una lar­guí­si­ma bús­que­da que pa­re­ce nun­ca ter­mi­nar.

Si bien la cri­sis eco­nó­mi­ca con­tri­bu­ye a es­ta reali­dad, son más bien las fa­mi­lias con dis­po­ni­bi­li­dad las que pue­den pro­lon­gar la ado­les­cen­cia de los hi­jos. Al­gu­nos jó­ve­nes lo ha­cen por­que, al op­tar por una for­ma­ción su­pe­rior, ne­ce­si­tan del apo­yo de sus pa­dres, in­clu­so lue­go de ha­ber­se gra­dua­do. Sa­lir al mer­ca­do la­bo­ral só­lo per­tre­cha­do con el tí­tu­lo de gra­do mu­chas ve­ces sig­ni­fi­ca te­ner que acep­tar tra­ba­jos con mu­cha car­ga ho­ra­ria y suel­dos ba­jos, lo que im­pi­de se­guir ca­pa­ci­tán­do­se. Pe­ro la con­vi­ven­cia no es fá­cil, los víncu­los se re­sien­ten y los pa­dres pier­den es­pa­cio en un mo­men­to don­de de­be­rían te­ner­lo ase­gu­ra­do. Otros jó­ve­nes se que­dan por­que, aun­que tra­ba­jen, no pue­den ni re­mo­ta­men­te pen­sar en pa­gar un al­qui­ler ade­más de sus gas­tos de ma­nu­ten­ción.

Pa­ra es­tos pa­dres, el ejer­ci­cio de la pa­ter­ni­dad no es fá­cil. Por per­te­ne­cer a la ge­ne­ra­ción que rom­pió con los va­lo­res tra­di­cio­na­les, se en­cuen­tran sin re­fe­ren­cia acer­ca de có­mo ac­tuar con sus hi­jos, ya que su pro­pia ge­ne­ra­ción te­nía otros ho­ri­zon­tes.

Si bien no hay una re­ce­ta úni­ca en la re­la­ción pa­dre-hi­jo, el diá­lo­go y la es­cu­cha mu­tua es fun­da­men­tal -ade­más del afec­to y su de­mos­tra­ción- pa­ra lle­gar a buen puer­to en es­te di­fí­cil pe­ro en­ri­que­ce­dor y ma­ra­vi­llo­so víncu­lo.

Fuen­te: Ado­les­cen­tes eter­nos, de Gra­cie­la Mo­res­chi, Pai­dós

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.