EL BE­BE Y EL LEN­GUA­JE

Buenas Ideas - - Bebés | Manualidad­es -

El be­bé es al­guien que no tie­ne aún la ca­pa­ci­dad del ha­bla, pe­ro ello no quie­re de­cir que no ten­ga re­la­ción con nues­tro len­gua­je: com­pren­de, se ali­men­ta de nues­tro dis­cur­so, es­tá ha­bi­ta­do por el len­gua­je an­tes de po­der em­plear­lo. Es por ello que es con­ve­nien­te ha­blar­le al ni­ño, y de es­ta ma­ne­ra en­tre­mez­clar nues­tras pa­la­bras con su bal­bu­ceo inau­gu­ran­do un víncu­lo ba­sa­do en el in­ter­cam­bio y en al afec­to.

Ha­blar­le, ha­blar de él, an­ti­ci­par lo que ven­drá: “aho­ra nos va­mos a ba­ñar...”, can­tar­le, con­tar­le cuen­tos con­for­man un te­so­ro in­te­rior que lo acom­pa­ña­rá a lo lar­go de su vi­da.

Cuan­to más pe­que­ño es el ni­ño, más im­por­tan­te es lo que ha­bla­mos en for­ma in­di­rec­ta, no só­lo re­ci­be la pa­la­bra que di­ri­gi­mos ha­cia él, tam­bién lo que de­ci­mos de él y el len­gua­je que in­ter­cam­bia nues­tro cuer­po con el de él. En la ma­yor par­te de los ca­sos se em­pie­za a ha­blar del ni­ño mu­cho an­tes de su na­ci­mien­to: en nues­tros de­seos, nues­tros pro­yec­tos, en la elec­ción del nom­bre. Des­de ese mo­men­to, el ni­ño em­pie­za a vi­vir, y se desa­rro­lla­rá y cre­ce­rá si se le otor­ga su­fi­cien­te es­pa­cio, pe­ro no del fí­si­co sino del psí­qui­co, es de­cir to­do lo que de él se di­jo, ima­gi­nó, es­pe­ró aún an­tes de su na­ci­mien­to.

Ase­so­ró: Lic. Ma­ri­sa Rus­so­man­do, psi­có­lo­ga, di­rec­to­ra del Es­pa­cio La Ci­gue­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.