LAS BE­LLE­ZAS EGIP­CIAS

Buenas Ideas - - Salud | Jardinería -

En E el l an­ti­guo ti Egip­to, Eit el l cui­da­do id d per­so­nal ocu­pó un lu­gar des­ta­ca­do. Los un­güen­tos con­tra la trans­pi­ra­ción y los ba­ños per­fu­ma­dos fue­ron al­gu­nas de sus prác­ti­cas más ex­ten­di­das. Las mu­je­res os­cu­re­cían sus pes­ta­ñas con pol­vo de galena mez­cla­do con agua, que era apli­ca­do hú­me­do con la ayu­da de pa­li­tos de ma­de­ra, me­tal o hue­so. Es el an­te­ce­den­te de la po­pu­lar más­ca­ra pa­ra pes­ta­ñas. A la ho­ra de pin­tar­se los la­bios, lo ha­cían con óxi­do de hie­rro hu­me­de­ci­do, pa­ra dar­les un tono ro­ji­zo. Ese mis­mo ma­qui­lla­je se apli­ca­ba en los pó­mu­los a mo­do de“co­lo­re­te”. Eran de­vo­tas de las pe­lu­cas, con las que se pro­te­gían de los ra­yos so­la­res. La ma­yo­ría era fa­bri­ca­da con pe­lo hu­mano, aun­que se han en­con­tra­do al­gu­nas for­ma­das por fi­bras ve­ge­ta­les. Tam­bién cu­brían las ca­nas con to­do ti­po de re­me­dios y men­jun­jes. El más po­pu­lar fue la he­na, mien­tras que el más cu­rio­so con­sis­tía en mez­clar la san­gre de una va­ca her­vi­da con acei­te y la gra­sa de una ser­pien­te ne­gra. To­das es­tas son prue­bas de que el sa­cri­fi­cio de las mu­je­res por lu­cir be­llas nun­ca tu­vo lí­mi­tes, in­clu­so en los tiem­pos más re­mo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.