EL AR­TE DE LA SEDUCCION

Buenas Ideas - - Salud Natural | Vacaciones -

El ofi­cio de geis­ha, que sig­ni­fi­ca “per­so­na de las ar­tes”, fue inau­gu­ra­do por hom­bres. En sus ini­cios, los hon­ko, que eran jó­ve­nes va­ro­nes del Ja­pón feu­dal, ac­tua­ban e in­ter­pre­ta­ban dan­zas pa­ra los clien­tes de res­tau­ran­tes y sa­las de ca­fé. Fue en 1603 cuan­do sur­gie­ron las on­na geis­has. Así eran lla­ma­das las mu­je­res que se en­car­ga­ban de crear un cli­ma de di­ver­sión y en­can­to. Ma­ne­ja­ban con ha­bi­li­dad el ar­te de la con­ver­sa­ción, sa­bían to­car el ar­pa y se des­ta­ca­ban por su tra­to hos­pi­ta­la­rio. Al­gu­nas so­lían di­bu­jar­se el cue­llo con pin­tu­ra pa­ra re­sal­tar su ero­tis­mo. Otras acos­tum­bra­ban dor­mir so­bre un pe­da­zo de ma­de­ra. De esa ma­ne­ra evi­ta­ban que sus lu­jo­sos tra­jes se arrui­na­ran. Has­ta su for­ma de mi­rar es­ta­ba es­tu­dia­da. Ha­bían si­do en­tre­na­das en áreas co­mo el can­to, el bai­le, la se­duc­ción y el pro­to­co­lo. Pe­ro es­te en­tre­na­mien­to re­que­ría años de es­fuer­zo. Des­de muy pe­que­ñas, in­gre­sa­ban a una es­cue­la de geis­has, don­de se las ini­cia­ba en los se­cre­tos del en­can­to orien­tal. El en­car­ga­do de sol­ven­tar sus gas­tos era el Dan­na, una es­pe­cie de pro­tec­tor que a cam­bio re­ci­bía los ser­vi­cios de las jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.