EL PO­ME­LO Y EL LI­MÓN: DOS GRAN­DES ALIA­DOS

Son dos fru­tas sú­per re­fres­can­tes, idea­les pa­ra con­su­mir en la épo­ca es­ti­val, que ade­más pre­vie­nen en­fer­me­da­des y tie­nen un gran nú­me­ro de pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas.

Buenas Ideas - - Nota De Tapa -

Con­su­mir un po­me­lo y un li­món en for­ma dia­ria, son la me­jor ga­ran­tía pa­ra lo­grar una vi­da sa­lu­da­ble. Ayu­dan a pre­ve­nir y tra­tar una gran can­ti­dad de afec­cio­nes. Le con­ta­mos cua­les son sus pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas y có­mo con­su­mir­los.

Un fru­to sa­na­dor

Gran por­ta­dor de vi­ta­mi­na C, el po­me­lo, com­bi­na­do con otros ali­men­tos sa­nos y el ejer­ci­cio fí­si­co ade­cua­do, cons­ti­tu­ye un gran un aval pa­ra man­te­ner la sa­lud y el es­ta­do aními­co en óp­ti­mas con­di­cio­nes.¡Un re­me­dio sano y na­tu­ral al al­can­ce de la mano!

Las pro­pie­da­des del po­me­lo son:

1. Ri­co en vi­ta­mi­na C, be­ta­ca­ro­teno y bio­fla­va­noi­des.

2. Buen pro­tec­tor con­tra el cán­cer.

3. Con­tie­ne pe­que­ñas can­ti­da­des de BI, B2, B3, B5, B6 y E, que au­men­tan las de­fen­sas.

4. Ex­ce­len­te con­tra los pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios.

5. Buen re­me­dio con­tra las vá­ri­ces.

6. For­ta­le­ce los va­sos san­guí­neos.

7. Ideal pa­ra pre­ve­nir las gri­pes y res­fria­dos.

8. Re­du­ce el co­les­te­rol. Un con­se­jo: se pue­de to­mar di­lui­do con agua pa­ra re­ba­jar su sa­bor amar­go- áci­do.

Pe­que­ño pe­ro ul­tra­po­de­ro­so

Si su­pie­ran to­das las cua­li­da­des cu­ra­ti­vas que po­see el li­món, las per­so­nas to­ma­rían mas su ju­go y lo usa­rían con ma­yor fre­cuen­cia en su ali­men­ta­ción. El li­món es el cí­tri­co por ex­ce­len­cia que ayu­da a com­ba­tir mas de 200 en­fer­me­da­des. El es­pec­tro que abar­ca el li­món es am­plio y aún que­da mu­cho por in­ves­ti­gar acer­ca de es­te fru­to que tan bien ha­ce al

or­ga­nis­mo.

Por lo ge­ne­ral uti­li­za­mos el ju­go más que la fru­ta en su to­ta­li­dad, ya que ade­más es más agra­da­ble. Aun­que hay per­so­nas que dis­fru­tan co­mien­do el li­món en­te­ro. Es una cues­tión de gus­tos. To­das las sus­tan­cias ex­tra­ñas y no­ci­vas que se alo­jan en el cuer­po se­rán erra­di­cas a tra­vés de la in­ges­ta de li­món, pues el efec­to que pro­du­ce su ju­go es to­tal­men­te des­in­to­xi­can­te y pu­ri­fi­ca­dor. El li­món com­ba­te las im­pu­re­zas de la san­gre ni­ve­lan­do de mo­do na­tu­ral e im­pla­ca­ble el re­gu­lar fun­cio­na­mien­to de los ór­ga­nos. Pue­de di­sol­ver sus­tan­cias du­ras alo­ja­das en los ór­ga­nos y que cau­san do­lo­res y en­fer­me­da­des di­fí­ci­les de cu­rar. Ade­más, el li­món es te­rri­ble­men­te efi­caz con­tra mi­cro­bios y cier­tos vi­rus.

Los pro­ble­mas más co­mu­nes que se pue­den tra­tar con es­ta fru­ta son: pro­ble­mas es­to­ma­ca­les, co­les­te­rol al­to, obe­si­dad, in­di­ges­tión, gas­tri­tis, in­to­xi­ca­cio­nes pro­du­ci­das por co­mi­das abun­dan­tes, en­fer­me­da­des del co­ra­zón, pal­pi­ta­cio­nes, do­lo­res de ca­be­za, cán­cer, pro­ble­mas en los ri­ño­nes, ure­tri­tis, en­fer­me­da­des del hí­ga­do, tras­tor­nos uri­na­rios, he­mo­rra­gias, in­som­nio, pro­ble­mas de la piel, an­sie­dad, fal­ta de con­cen­tra­ción, en­tre otras. Tam­bién es efi­caz con­tra la pi­ca­du­ra de in­sec­tos, apli­can­do su ju­go so­bre la piel.

Re­ce­tas na­tu­ra­les

Es­tas re­ce­tas pue­den ayu­dar a pre­ve­nir en­fer­me­da­des y/o ali­viar do­lo­res. De to­dos mo­dos, an­te la mí­ni­ma du­da, no de­je de con­sul­tar con su mé­di­co.

Ba­jar de pe­so: Pa­ra ba­jar de pe­so se re­co­mien­da rea­li­zar “la die­ta del po­me­lo”. Se tra­ta de una die­ta de se­mi-ayuno, por lo cual no de­be pro­lon­gar­se más de una se­ma­na. Con­sis­te en con­su­mir, du­ran­te tres días, só­lo po­me­lo, en tro­zos o ju­go. Los 4 días res­tan­tes se de­be rea­li­zar una ali­men­ta­ción va­ria­da, pe­ro sin ex­ce­sos ni fri­tos. En esos días el po­me­lo se con­su­mi­rá co­mo pos­tre. Ca­llos: an­tes de acos­tar­se, cu­bra el ca­llo con un tro­zo de li­món y pro­té­ja­lo con una ven­da o com­pre­sa. Por la ma­ña­na, qui­te el li­món. Re­pi­ta la ope­ra­ción has­ta que el ca­llo se ablan­de y des­pren­da. Có­li­co bi­liar: To­me una cu­cha­ra­da de acei­te en ayu­nas, mez­cla­do con el ju­go de un li­món.

Co­les­te­rol: Gra­cias a sus pro­pie­da­des de­pu­ra­ti­vas, es­te ju­go re­du­ce los ni­ve­les de los com­pues­tos gra­sos que se acu­mu­lan en la san­gre. Ex­pri­mir un po­me­lo y agre­gar­lo en la li­cua­do­ra con una ra­ma de apio.Lue­go in­cor­po­rar cin­co ho­jas de pe­re­jil y un tro­zo de aloe ve­ra. Be­ber, sin co­lar, un va­so en ayu­nas.

Có­li­co Bi­liar: to­me una cu­cha­ra­da de acei­te en ayu­nas, mez­cla­do con el ju­go de un li­món.

Do­lor de ca­be­za: A me­dio va­so de ju­go de po­me­lo, me­dio de na­ran­ja y me­dio de pe­re­jil agre­gar una ra­ma de apio y dos ho­jas de acel­ga, y pa­sar por la li­cua­do­ra. Be­ber dos ve­ces al día, una en ayu­na y la otra, po­co an­tes de dor­mir. Tras 2 me­ses de tra­ta­mien­to los do­lo­res de ca­be­za se­rán ca­da vez me­nos fre­cuen­tes y de me­nor in­ten­si­dad.

Fa­ti­ga: Es­ta re­ce­ta es un po­de­ro­so re­cons­ti­tu­yen­te que se ob­tie­ne al mez­clar el ju­go de dos po­me­los, un li­món y dos man­za­nas pe­la­das. Sin co­lar, be­ber un va­so dia­rio, a cual­quier ho­ra.

Lí­qui­do an­tia­rru­gas: an­tes de acos­tar­se, de­je en un va­so de agua al­gu­nas ra­mas de pe­re­jil y una ro­da­ja de li­món. A la ma­ña­na si­guien­te, con la ayu­da de un al­go­dón, apli­que el re­sul­ta­do en la ca­ra, de­ján­do­lo se­car. El li­món tie­ne en­tre sus pro­pie­da­des mu­cha vi­ta­mi­na E, que ayu­da a neu­tra­li­zar los ra­di­ca­les li­bres. Os­teo­po­ro­sis: su­mer­ja un hue­vo en­te­roy lim­pio en un va­so de agua lleno de ju­go de li­món (hun­da el hue­vo con la cás­ca­ra de li­món). De­je re­po­sar du­ran­te la no­che y, al día si­guien­te, sa­que el hue­vo y to­me el lí­qui­do (es muy ri­co en calcio y mi­ne­ra­les). Há­ga­lo tres ve­ces por se­ma­na. Pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios: Be­ber un va­so de ju­go de po­me­lo to­das las ma­ña­nas. Res­fríos de ve­rano: Pa­ra pre­pa­rar es­te re­me­dio, to­me 115 gra­mos de raíz de jen­gi­bre, lá­ve­la, cór­te­la en ro­da­jas y pón­ga­la a her­vir con 2 y 1/2 ta­zas de agua, du­ran­te 20 mi­nu­tos. Agre­gue la cás­ca­ra ra­lla­da de un li­món y una piz­ca de pi­mien­ta. Cuan­do es­té frío aña­da el res­to del ju­go de li­món. Por úl­ti­mo, cue­le y agre­gue dos cu­cha­ra­das de miel. Bé­ba­lo to­das las ve­ces que desee.

Po­der com­bi­na­do

El li­món y po­me­lo son los prin­ci­pa­les por­ta­do­res de la vi­ta­mi­na C. Una vi­ta­mi­na que es el me­jor es­cu­do con­tra to­do ti­po de cán­ce­res. Gra­cias a es­ta vi­ta­mi­na se pro­du­ce co­lá­geno, im­por­tan­te en el cre­ci­mien­to y re­pa­ra­ción de las cé­lu­las de los te­ji­dos, en­cías, va­sos, hue­sos y dien­tes, y pa­ra la me­ta­bo­li­za­ción de las gra­sas, por lo que se le atri­bu­ye el po­der de re­du­cir el co­les­te­rol. Ade­más, el prin­ci­pal com­po­nen­te vi­ta­mí­ni­co del li­món y po­me­lo per­mi­te una me­jor ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das, ali­viar las en­cías san­gran­tes, re­du­cir el efec­to de mu­chas sus­tan­cias pro­duc­to­ras de aler­gias, pre­ve­nir el res­fria­do co­mún y, en ge­ne­ral, for­ta­le­cer to­das las de­fen­sas del or­ga­nis­mo. Apar­te de la vi­ta­mi­na C, el li­món y el po­me­lo por­tan la B y la E. Son, asi­mis­mo, ri­cos en po­ta­sio, mag­ne­sio, calcio y fós­fo­ro, ade­más de se una fuen­te de cobre, cinc, hie­rro y man­ga­ne­so. Son for­mi­da­bles pa­ra re­for­zar el sis­te­ma in­mu­nu­ló­gi­co, ya que in­ten­si­fi­can la ac­ti­vi­dad de los gló­bu­los blan­cos.

Son ex­ce­len­tes, asi­mis­mo, pa­ra ali­viar los do­lo­res reu­má­ti­cos y ar­trí­ti­cos, pues sus áci­dos son me­ta­bo­li­za­dos en la di­ges­tión pa­ra pro­du­cir car­bo­na­to po­tá­si­co.

Fuen­te: El po­der de los re­me­dios na­tu­ra­les, Txu­ma­ri Al­fa­ro, Pla­za & Ja­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.