FRU­TA EN­TE­RA VS. JU­GO

¿Es lo mis­mo to­mar el ju­go que con­su­mir la fru­ta en­te­ra? Es­pe­cia­lis­tas di­cen que no.

Buenas Ideas - - Salud Tips -

Al co­mer­la en­te­ra, la fru­ta se apro­ve­cha más que si só­lo be­be­mos el ju­go. En pri­mer lu­gar, con­su­mien­do la fru­ta en su to­ta­li­dad sus fi­bras no se rom­pen (co­mo su­ce­de al li­cuar­las) y así son más úti­les al or­ga­nis­mo. En se­gun­do lu­gar, no se au­men­ta in­ne­ce­sa­ria­men­te el ni­vel de azú­car en la san­gre (en los ju­gos se sue­le agre­ga azú­car y el va­lor ca­ló­ri­co sube). Ade­más, al con­su­mir las fru­tas fres­cas se apro­ve­cha mu­cho más su va­lor nu­tri­ti­vo: el ju­go, en mu­chas opor­tu­ni­da­des, se pre­pa­ra con gran an­te­la­ción, lo que dis­mi­nu­ye sus pro­pie­da­des y vi­ta­mi­nas.

Fuen­te: Mi­tos y reali­da­des de los ali­men­tos, Adria­na Zu­le­ta, Gru­po de. Nor­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.