CO­MO PRE­VE­NIR LA DE­MEN­CIA SE­NIL

Buenas Ideas - - Manualidad­es | Recetas -

Una de las prin­ci­pa­les cau­sas de es­ta en­fer­me­dad es la ma­la lle­ga­da de san­gre al ce­re­bro. La per­so­na pier­de po­co a po­co fun­cio­nes mo­to­ras y psí­qui­cas in­dis­pen­sa­bles, co­mo si vol­vie­ra a un es­ta­do de in­fan­cia. Si bien no exis­te un tra­ta­mien­to que lo­gre su cu­ra­ción de­fi­ni­ti­va, hay cier­tas me­di­das que se pue­den to­mar con an­te­rio­ri­dad pa­ra evi­tar su apa­ri­ción. La pri­me­ra de ellas con­sis­te en adop­tar una ali­men­ta­ción ade­cua­da, en la que se in­clu­yan abun­dan­tes fru­tas, ver­du­ras y hor­ta­li­zas. Tam­bién son bue­nas las le­gum­bres, las cas­ta­ñas y los ce­rea­les, por­que con­tie­nen mag­ne­sio, se­le­nio y fós­fo­ro. En cuan­to a los alia­dos na­tu­ra­les, uno de los más im­por­tan­tes es el ger­men de tri­go. Es­te con­tie­ne una sus­tan­cia lla­ma­da oc­ta­co­na­sol que pro­te­ge a las hor­mo­nas e im­pi­de que se oxi­den o de­ge­ne­ren. Otra im­por­tan­te me­di­da es prac­ti­car ejer­ci­cio de for­ma re­gu­lar. La ejer­ci­ta­ción de­be dar­se no só­lo en el plano fí­si­co, sino que tam­bién le re­sul­ta­rá de gran uti­li­dad la gim­na­sia ce­re­bral. Por ejem­plo, pue­de leer al­gún li­bro, rea­li­zar ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas o apren­der un nue­vo nú­me­ro te­le­fó­ni­co. Es­tas y mu­chas otras ac­ti­vi­da­des pue­den ser rea­li­za­das de for­ma dia­ria pa­ra ejer­ci­tar su men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.