LOS NO A LA HO­RA DE DE­CO­RAR

Si aca­ba de mu­dar­se o es­tá pen­san­do en re­no­var al­gún es­pa­cio de su ca­sa, es im­por­tan­te evi­tar cier­tos erro­res al de­co­rar.

Buenas Ideas - - Deco Cocina - Ase­so­ró: Arq. Ma­ría Te­re­sa Pa­rís.

Es­tos son al­gu­nos se­cre­tos pa­ra que pue­da dar sus pri­me­ros pa­sos co­mo de­co­ra­dor/a y no fa­lle en el in­ten­to:

1- No uti­li­zar co­lo­res os­cu­ros en las pa­re­des cuan­do los pi­sos tam­bién lo son. Téc­ni­ca­men­te, com­bi­nar pa­re­des y pi­sos de co­lor os­cu­ro ter­mi­na­rán por ab­sor­ber la luz del am­bien­te y re­sul­ta­rá di­fí­cil con­se­guir en­ton­ces una bue­na ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial.

2- No em­plear cor­ti­nas de dis­tin­tas al­tu­ras pa­ra las ven­ta­nas de un mis­mo am­bien­te. Las cor­ti­nas col­ga­das a dis­tin­tas al­tu­ras y al­tos ge­ne­ran am­bien­tes caó­ti­cos y des­or­de­na­dos. Por eso, es pre­fe­ri­ble que se cuel­guen a la al­tu­ra de 2,10 m, que coin­ci­de con el al­to de las puer­tas. De es­ta ma­ne­ra, los pla­nos de las puer­tas y las cor­ti­nas se uni­fi­can.

3- No uti­li­zar bri­llos en am­bien­tes rús­ti­cos. Ca­da cli­ma de­man­da uni­dad en las tex­tu­ras. Crea­rá un des­equi­li­brio si mez­cla es­tos dos ele­men­tos, ya que los am­bien­tes rús­ti­cos se ca­rac­te­ri­zan por es­tar com­pues­tos por ma­te­ria­les, tex­tu­ras y co­lo­res opa­cos; así co­mo mo­bi­lia­rio de ma­de­ra os­cu­ra.

4- No co­lo­car en am­bien­tes pe­que­ños, mo­bi­lia­rio pe­sa­do en ta­ma­ño y co­lor. El mo­bi­lia­rio de­be res­pe­tar un es­pa­cio ra­zo­na­ble pa­ra cir­cu­lar en los am­bien­tes. El uso de es­pe­jos en am­bien­tes pe­que­ños, ayu­da­rá a dar sen­sa­ción de ma­yor am­pli­tud.

5- No co­lo­car so­bre los si­llo­nes, cua­dros más gran­des que és­tos. Los cua­dros son re­cur­sos de­co­ra­ti­vos muy in­tere­san­tes ya que son muy atrac­ti­vos vi­sual­men­te. Sin em­bar­go, si el ta­ma­ño del mis­mo es su­pe­rior al si­llón de­ba­jo o el mar­co tie­ne un tra­ba­jo muy im­por­tan­te, es­te ele­men­to de de­co­ra­ción ob­ten­dría un pe­so vi­sual ma­yor y le ge­ne­ra­ría al si­llón, un efec­to “aplas­tan­te”.

6- No abu­sar de las plan­tas en los in­te­rio­res. Las plan­tas por ser se­res vi­vos, cre­cen y cam­bian sus for­mas a lo lar­go de su vi­da. Ge­ne­ran co­lor, tex­tu­ra y ta­ma­ño mu­tan­te.

7- No re­car­gar una ha­bi­ta­ción de ni­ños con imá­ge­nes fi­gu­ra­ti­vas en pa­re­des y mue­bles. Ver los mis­mos di­bu­jos en las pa­re­des y en los mue­bles to­dos los días pro­du­ce una re­pe­ti­ción y por con­si­guien­te, lle­va­rá al abu­rri­mien­to de los ni­ños que duer­men y jue­gan allí. Si desean sa­car­le pro­ve­cho a la in­ver­sión en mo­bi­lia­rio y em­pa­pe­la­do, tra­ten de evi­tar imá­ge­nes, ya que las mis­mas pue­den te­ner­las en lám­pa­ras de me­sa, cua­dros, mu­ñe­cos, al­fom­bras, ces­tos, etc.; que son ele­men­tos fá­cil­men­te re­cam­bia­bles por otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.