UN TO­MA­TE POR DIA

Buenas Ideas - - Hogar Autoayuda -

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre co­no­tras fru­tas y ver­du­ras, el to­ma­te con­ser­va sus efec­tos sa­lu­da­bles in­clu­so des­pués de ha­ber si­do co­ci­na­do. Por lo tan­to, pue­de co­mer­lo cru­do, pro­ce­sa­do, fri­to o en sal­sa y ten­drá la cer­te­za de que no ha si­do des­po­ja­do de sus in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios nu­tri­cio­na­les. Una bue­na me­di­da que pue­de im­ple­men­tar es in­cluir en su die­ta to­ma­tes o sal­sas, al me­nos cua­tro ve­ces a la se­ma­na. Nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do los efec­tos po­si­ti­vos que tie­ne pa­ra la sa­lud, en­tre los que se in­clu­ye la re­duc­ción del número de en­fer­me­da­des gra­ves. De acuer­do a lo re­ve­la­do por cien­tí­fi­cos de la uni­ver­si­dad de Ohio, co­mer cin­co por­cio­nes de to­ma­te en cual­quier for­ma per­mi­te me­jo­rar el estado de los pul­mo­nes y la piel. Ade­más, es­te ve­ge­tal es­tá com­pues­to por un im­por­tan­te agente an­ti­can­ce­rí­geno, que es el li­co­peno. Es­te com­pues­to, que es el en­car­ga­do de dar­le esa co­lo­ra­ción ro­ja que lo ca­rac­te­ri­za, pro­te­ge tam­bién al or­ga­nis­mo de con­traer afec­cio­nes car­día­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.